1. Inicio
  2. Recomendados
  3. El Moldava y Mi madre la oca: la nueva apuesta de Música UC para niñas y niños
Música

El Moldava y Mi madre la oca: la nueva apuesta de Música UC para niñas y niños

julio 5, 2024

Con versiones de cámara de las obras de Smetana y Ravel, y con dos conciertos, el sábado 6 de julio continúa la segunda temporada de esta iniciativa para el público familiar que más que duplicó sus asistentes respecto de 2023. Con la dirección de Christian Lorca, se proyectarán ilustraciones y la narración estará a cargo de Magdalena Amenábar.

El Moldava y Mi madre la oca: la nueva apuesta de Música UC para niñas y niños

El director Christian Lorca, retorna a la Temporada Música UC para niñas y niños. Vuelve con su propia adaptación para cuarteto de Mi madre la Oca de Maurice Ravel, arreglo que fue estrenado en enero en la misma temporada, y que ahora contará con nuevos intérpretes en escena. Además, se presentará una versión de cámara de uno de los más conocidos poemas sinfónicos del repertorio universal: El Moldava, de Bedrich Smetana.

Serán dos funciones, ambas el sábado 6 de julio en el Auditorio del Centro de Extensión Oriente UC (Jaime Guzmán 3.300): a las 11 horas (inscripción gratuita) y a las 13 horas (inscripción gratuita). Actuará una decena de intérpretes, entre profesores y estudiantes del Instituto de Música UC, más invitados, y esta propuesta diseñada especialmente para un público infanto-juvenil contará con narración a cargo de la soprano Magdalena Amenábar y con ilustraciones de Pedro Naranjo.

Director titular de la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana OSEM, y asistente de ópera en el Teatro Municipal de Santiago, Christian Lorca ya ha dirigido seis conciertos en la Temporada Música UC para niñas y niños, desde que el ciclo debutó, en octubre del año pasado. Y sus presentaciones del 6 de julio no serán las últimas de este año. El director chileno destaca que se está consolidando un público comprometido con asistir a todas las entregas de la temporada.

De hecho, con un promedio de 320 asistentes por función durante la segunda edición de la Temporada Música UC para niñas y niños, el incremento del público es significativo: se más que duplicó.

A sala repleta se vivieron los dos conciertos que abrieron la 2a Temporada Música UC para niñas y niños, en mayo pasado.

Para el director invitado, las ilustraciones y la narración refuerzan ciertos énfasis claves a la hora de acercar a las primeras audiencias. «El concierto anterior que tuvimos juntos, creo que las ilustraciones de El Carnaval de los Animales ayudaron justamente a captar una atención mucho mayor de los niños y las niñas, e incluso de los papás y las mamás también, porque efectivamente lograban tener una conexión más tácita con el contenido muchas veces no verbal que tiene la música», opina.

Christian Lorca aclara que ahora, en los conciertos del 6 de julio, los relatos visuales tendrán un impacto distinto, ya no sólo representar literalmente los personajes de El Carnaval de los Animales. Ahora, para El Moldava, indica, podrán reflejar emociones: «Es un aporte el tener ilustraciones para hacer mucho más cercano y mucho más fácil de comprender cómo el compositor o cómo el arreglador imagina o da su impresión de una determinada escena». 

Ilustración de Pedro Naranjo.

El Moldava es uno de los poemas sinfónicos que forman parte del ciclo Mi Patria del célebre compositor Bedrich Smetana. Escrita en 1874, se trata de una partitura sumamente colorida que describe el curso del río Moldava, exaltando el valor identitario que tiene la naturaleza para la República Checa. En esta ocasión, un ensamble instrumental interpretará la versión de cámara que ha desarrollado Wolfgang Renz.

«La construcción del arreglo es bastante fiel a al versión original, que es para orquesta. Es un arreglo muy exigente y que nos va a llevar a explorar un montón de facetas instrumentales, incluso algunas que no fueron originalmente escritas para esos instrumentos, pero sí inspiradas en ellos. Luis Alberto Latorre estará en el piano, que tiene harto protagonismo atmosférico, y tenemos un quinteto de cuerdas», señala Christian Lorca.

Actuarán Guillermo Lavado en flauta, Juan Nail en oboe, David Medina en clarinete, Monzerrat Miranda en fagot, Miguel Ángel Muñoz y Carla San Martín en violines, Luciano España en viola, Celso López en violonchelo, Carlos Arenas en contrabajo, Luis Alberto Latorre, en piano y Gamaliel Roa en marimba.

El profesor Guillermo Lavado es el líder de esta iniciativa que ha sido financiada a través del Concurso de Creación y Cultura Artística de la Dirección de Artes y Cultura de la Vicerrectoría de Investigación UC, tanto en la primera como en la actual edición.

En términos de curaduría, el flautista indica que la clave está en el equilibrio, porque entre el año pasado y el actual se han programado algunos hitos de la literatura infanto-juvenil, como Pedro y el Lobo y Mi madre la Oca, pero también se ha buscado innovar en ese repertorio. «Además de esas obras, que son maravillosas, siempre tratamos de buscar títulos nuevos, que sean obras que se adapten a un relato y que puedan ser introducidas al público familiar, ampliando un poco también su campo de escucha de un repertorio que originalmente no está pensado para niños», explica.

En estos conciertos del 6 de julio, esa innovación vendrá dada por la versión de Wolfgang Renz del El Moldava

Ilustración de Pedro Naranjo.

«Wolfgang Renz,  oboísta de origen alemán, tiene realmente muchas obras adaptadas con gran maestría para formaciones más pequeñas. Ya tocamos de él su versión de Cuadros de una Exposición, y en el caso de El Moldava es una obra que da para desarrollar un argumento y acompañarlo como un relato donde se vean las distintas escenas desde el nacimiento del Moldava como la unión de afluentes de arroyos de montañas, de deshielo, hasta su llegada al mar, pasando por un casamiento de campesinos, una cacería, una escena bucólica de las ninfas, antes de llegar a los rápidos y la desembocadura final en un amplio río que ya no es para nada la turbulencia de rápidos que nos describe al inicio este poema sinfónico que forma parte del ciclo Mi Patria de Smetana, y que describe magistralmente cada una de las escenas. Creo que hacer este recorrido será una experiencia muy nutritiva, tanto para los niños como para sus padres y sus familias».

Magdalena Amenábar será la narradora en los conciertos del 6 de julio. «El Moldava nos va a llenar de asombro no sólo porque no es un repertorio habitual en nuestro país, sino que además porque Bedrich Smetana, su autor, dejó escrito de su puño y letra todo cuanto nos describe la música con su poder y sonido. Es un poema sinfónico en el que vamos a escuchar el viaje de las aguas del río Moldava entre valles, pastos, bosques, castillos y más…», revela la académica de la Escuela de Teatro UC.

La soprano ya participó en la 1a Temporada Música UC para niñas y niños, en enero pasad, y valora muy positivamente la iniciativa, en cuanto «pone al alcance de chicos y grandes obras del repertorio universal bien realizadas en lo musical, con un encuadre narrativo comprensible y un bello formato visual. Además, los niños pueden interactuar con los intérpretes y aproximarse a algunos instrumentos después de la función. Es una extraordinaria manera de introducir a las futuras audiencias a la música de tradición escrita y acceder en forma de cuento a las historias que quisieron contar sus creadores».

En enero, Magdalena Amenábar estuvo a cargo de la narración de dos obras, una de ellas fue Mi madre la Oca, de Maurice Ravel. Ahora recuerda esa experiencia: «Con su obra Mi madre la Oca, Maurice Ravel creó una partitura llena de imágenes y sutilezas que vale la pena revisitar muchas veces. En ella podemos experimentar sensiblemente los cuentos, diálogos, imágenes y recuerdos en los cuales se inspiró el compositor al momento de crearla. Cuando la hicimos en el mes de enero tuvimos dos funciones llenas de familias ávidas de hacer de un concierto una experiencia compartida».

 Ilustración de Pedro Naranjo.

El compositor francés Maurice Ravel se inspiró en una serie de cuentos tradicionales para crear Mi madre la Oca, originalmente para piano a cuatro manos. Y con esa partitura trabajó Christian Lorca cuando el Ensamble Zero le comisionó esta adaptación que tuvo su estreno absoluto en enero pasado. Ahora, dos intérpretes han cambiado respecto de esa función. Tres son profesores del Instituto de Música UC: se mantienen el flautista Guillermo Lavado y el pianista Luis Alberto Latorre, y se sumarán Celso López en violonchelo y el estudiante Gamaliel Roa en percusión.

«Es motivo de mucha felicidad para mí que se vuelva a tocar la adaptación para cuarteto que hice de Mi madre la Oca. El momento del estreno fue muy íntimo y los relatos de Magdalena Amenábar lo hicieron aun más interesante para mí. En esta oportunidad no habrá cambios porque todo está escrito, pero vamos a explorar texturas musicales y timbres, así como otros tipos de colores del ensamble porque vamos a tener a dos integrantes nuevos. Haber hecho este arreglo y tener la oportunidad de dirigirlo es el sueño de cualquier arreglador, no sólo por verlo interpretado, sino también valorado por colegas», comenta Christian Lorca.

El poder descriptivo que tienen tanto Mi madre la Oca como El Moldava es fundamental también en que el acercamiento a las primeras audiencias sea muy bien logrado, ¡no?

«Sí, es fundamental el poder descriptivo y cómo con elementos sencillos muchas veces se logra una obra de arte. En el caso de Ravel, si bien nos cuenta diferentes cuentos para niños,  musicalmente hablando, están armados con una sencillez muy compleja. En su génesis es muy sencillo, pero si uno va al total, ve que es sublime. Lo mismo ocurre con El Moldava, que también es muy sencillo, de hecho, a mí en lo personal me recuerda mucho a La mar estaba serena, esta canción que a veces cantábamos. Es exactamente lo mismo, y es tan simple la melodía, ¡pero está tan bien tratada, tan bien armonizadas! En este arreglo, la descripción es muy fidedigna a la historia que nos quieren contar».

 Ilustración de Pedro Naranjo.

Christian Lorca comenta que también como parte de su trabajo con la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana los conciertos son guiados, enfoque que coincide con sus colaboraciones con el programa El Pequeño Municipal para Amadeus, el luthier, y con Carmen Lavanchy para Camerata Educa de la Universidad de los Andes.

«Siempre he estado vinculado, sin buscarlo, a la acción de educar en base a un momento artístico, ni siquiera musical. Quiero decir, para mí, un momento artístico siempre ha sido un momento de educación y de vinculación con el medio. Y cada vez me agrada más, porque uno va descubriendo las razones de por qué uno hace esto. Yo he tenido la posibilidad de trabajar con la Sinfónica de Chile y con la Filarmónica, hago asistencia en el Teatro Municipal de Santiago con óperas que son increíbles, pero el vínculo muchas veces no es tan cercano como cuando uno hace un concierto de música de cámara con una historia y con multidisciplina; es una experiencia muy rica», reconoce Christian Lorca.

«Siempre agradezco al Instituto de Música, que confíe y dé la oportunidad de poder hacer estas bellas locuras, porque así es como nosotros aprendemos. La verdad es que yo aprendí música jugando, no solo en un conservatorio estudiando las lecciones, aprendí en forma práctica, involucrándome y esa fue la manera que encontré para enamorarme de lo que hago. Espero que otros también se enamoren de la misma manera o que por lo menos disfruten al encontrarse con un mundo muchas veces inesperado», agrega.

«Creo que es muy bueno no cerrarse a ningún estilo musical», declara el director. Porque su próximo compromiso será conducir el 27 de julio a más de 100 intérpretes en un homenaje de la agrupación Kokorone Music al trabajo de Joe Hisaishi para Studio Ghibli. Para el segundo semestre, adelanta, con la OSEM trabajarán conde Aida. «Además, estamos haciendo todos los esfuerzos para estrenar en Chile una obra de Marianne von Martinez, una compositora contemporánea de Haydn y Mozart que es espectacular. Se llama La Tempestad, y es para mezzosoprano y orquesta; estamos trabajando para que esto salga a luz dentro del segundo semestre». Por otra parte, en octubre estará a cargo de la dirección musical de Nijinska, secreto de la vanguardia, en el Teatro Municipal de Santiago.

Por Romina de la Sotta Donoso | 04-07-2024 | Publicado originalmente en musica.uc.cl.

Compartir:

Contenido relacionado

Música

Luis Toro Araya: "Lo peor que le puede pasar a uno es apurarse, sobre todo en esta profesión, que es una profesión tan larga"

Hace diez años, era parte de los violines de la Sinfónica de Chile, cuando Juan Pablo Izquierdo dirigió Así habló Zarathustra. Ahora, el 19 y 20 de julio, Luis Toro conducirá esa misma obra, en su debut con la orquesta. "Es una linda coincidencia, que me hace mucha ilusión", dice. Serán los primeros de once conciertos que tendrá en Chile este segundo semestre.

Música

La intensa y desafiante semana de Paolo Bortolameolli: dirige a la Filarmónica y a la Sinfónica Nacional Juvenil en hitos del repertorio

La semana, dice, "se ve bien entretenida". En el Teatro Municipal dirigirá la Séptima de Beethoven y obras de Wagner y Mozart, y con el elenco de la FOJI, el Bolero de Ravel y obras de Revueltas, Gershwin y Márquez. Este año completó el Ciclo Mahler y volvió a actuar con la Sinfónica de Chile. Adelanta, además, debuts en el extranjero y nueva fecha de Clásica No Convencional.

Música

El Concierto de Aniversario UC 2024 llega al aire: edición especial de Camerata estrenará registro en vivo

A las 20 horas del viernes 7 de junio se emitirá la grabación del concierto efectuado el día anterior en Salón Fresno, que contó con la dirección de Emmanuel Siffert y la actuación de la Orquesta de Cámara UC. Se escuchará el Concierto Emperador de Beethoven, con el solista Luis Alberto Latorre, y el último movimiento de la Primera Sinfonía del artista alemán.

Música

Concierto de Aniversario UC: el Concierto Emperador de Beethoven y la Sinfonía nº1 dirigirá Emmanuel Siffert con Luis Alberto Latorre como solista

El director invitado y el pianista adelantan las claves de las obras que tocarán con una orquesta de estudiantes y profesores del Instituto de Música UC. "La tenacidad y la voluntad en seguir escribiendo a pesar de la sordera y la pobreza, es increíble en Beethoven", dice Luis Alberto Latorre y Emmanuel Siffert asegura que "Beethoven logra construir un castillo con sólo un motivo musical".

Música

Esteban Correa, el compositor que lidera innovador proyecto que instala la creación colectiva y la improvisación en el estudiantado de la Universidad de La Serena

El académico de la Universidad de La Serena trabajó con su agrupación Niño Fantasma y con el también académico Manuel Figueroa y su Orquesta Estudiantil La Serena en una obra que está en permanente creación y cuya partitura es un sitio web. El resultado de esta novedosa iniciativa se presentará el 29 de mayo.