1. Inicio
  2. Recomendados
  3. Carola Fredes: innovación educativa en pandemia
Música

Carola Fredes: innovación educativa en pandemia

julio 1, 2021

Antes las complicaciones que la pandemia ha provocado en la formación de los instrumentistas, la violista y académica de las universidades de Chile y de Talca diseñó unos talleres remotos que funcionan como un festival, postuló a un Fondo de la Música y se lo ganó. Hubo 220 inscritos de Chile y otros seis países de Latinoamérica.

Carola Fredes: innovación educativa en pandemia

Carola Fredes Henríquez es violista, se formó en el Instituto de Música UC y se perfeccionó luego en educación artística en la Escuela Superior de Música y Artes Escénicas de Frankfurt am Main. Vivió en Europa entre 2010 y 2013, tocó en la Orquesta Estatal del Teatro de Darmstadt, y fue extra en la Ópera de Frankfurt, así como en Heidelberg. También tocó en la Orquesta de Cámara de Chile.

Hoy es profesora de viola en la Universidad de Chile y en la Universidad de Talca. Desde ese puesto clave en la formación de nuevas generaciones de músicos, fue testigo privilegiado del impacto negativo que la pandemia ha tenido en los estudios de muchos jóvenes estudiantes de interpretación en nuestro país, algunos de los cuales no han podido continuar con sus clases.

"Primero con el estallido social y luego con la pandemia se vio súper complicada la enseñanza presencial. Muchos lugares trataron de seguir en formato híbrido, pero no resultó", comenta. Ante ese escenario, es que está desarrollando el proyecto “Talleres de perfeccionamiento en línea para jóvenes intérpretes de violín, viola, violonchelo y contrabajo”.

La iniciativa cuenta con financiamiento del Fondo para el Fomento de la Música Nacional y que cuenta con apoyo de la Escuela de Música de la Universidad de Talca, donde Carola Fredes es académica.

Aunque la convocatoria se hizo pensando en el ámbito nacional, postularon también jóvenes de Argentina, Colombia, México, Perú, Uruguay y Venezuela: hubo 220 inscritos en total. "El proyecto está teniendo un fuerte impacto social, mayor al que esperábamos", confiesa la violista.

Los talleres se realizan en forma remota y si resulta viable retomar las actividades presenciales, se contará con espacios físicos idóneos de la Universidad de Talca. Hay clases de violín, viola y violonchelo, y la más concurrida es la de violín, con 90 estudiantes pasivos y 10 activos.

Todos los jóvenes instrumentistas participan en forma becada de los talleres. Ninguno debe asumir un costo, pues el fondo concursable del Ministerio de las Culturas financia el trabajo de un equipo de producción que integran cuatro asistentes, todos alumnos de Carola Fredes, y la actividad propiamente pedagógica de esta violista y de otros tres profesores, uno por cuerda.

Las clases de estos talleres son grupales y se realizan dos veces al mes, hasta fin de año.

Tuvieron su primer encuentro inaugural el 31 de mayo, y han programado clases dos veces al mes, desde el 12 de junio hasta el 31 de diciembre. Abordan temas como estrategias de estudio, extractos orquestales, técnica y musicalidad. "Hay muchos estudiantes que están sin clases y necesitan un complemento y al menos una instancia en la que puedan interactuar con sus colegas de otras partes del mundo", destaca Carola Fredes.

"Entonces, este proyecto viene a suplir todas las necesidades que podemos suplir de los estudiantes de instrumentos de Chile y de Sudamérica. Me parece que es una súper buena instancia que se puede aprovechar en muchas maneras, tanto en la parte musical y técnica, como personal de los estudiantes", agrega.

¿Cuál fue exactamente la necesidad que se instaló con la pandemia, que la motivó a desarrollar este proyecto?

"Que muchos de los estudiantes no estaban teniendo clases normales. Para empezar, esto ya no es presencial y, segundo, las clases a veces son sincrónicas y a veces asincrónicas. Pensé en este proyecto como un complemento técnico musical a las clases, y también como un acompañamiento, porque de repente necesitan comunicarse con otra gente. Estar solamente con el profesor, en la cámara y todas las semanas, es súper monótono, entonces ésta es una instancia de comunicación, de conocernos, de intercambiar opiniones, experiencias y también de diálogo intercultural porque la difusión tuvo un montón de éxito y se sumaron personas de casi toda Sudamérica".

Sabemos que al inicio de la pandemia, y en algunas instituciones esto se extendió por varios meses, el principal obstáculo era que los estudiantes no tenían real acceso a internet ni a dispositivos para su propio uso, muchas veces apenas contaban con carga para una hora a la semana, y en un teléfono de uso familiar. Aunque algunas instituciones fueron veloces en ofrecer becas de internet y equipos en préstamos, no fueron todas. ¿Cómo se complementa este taller con esa carencia tan concreta?

"Como gesté este proyecto a mediados del año pasado, y los llamados a concurso fueron en septiembre y octubre, mis alumnos al menos, y varios conocidos, ya habían solucionado el tema de internet y de los dispositivos para las clases. En ese momento, muchos de ellos ya tenían incluso micrófono. Pero la verdad es que, si pensamos solamente en la clase de viola, no se puede hacer música de cámara, no se pueden hacer encuentros, no se puede viajar, entonces yo pensé este proyecto como un punto de encuentro de varios instrumentistas en una clase, y una instancia para compartir experiencias. Ésa es la necesidad que yo vi; la necesidad de juntarse y aprender entre todos. Nosotros no hacemos clases individuales, sino grupales, que funcionan como talleres, y en diferentes ámbitos. Funciona como curso o como un festival de instrumentos de cuerda, pero distribuido en el tiempo a lo largo del año".

La convocatoria de estos talleres ustedes la pensaron inicialmente para estudiantes residentes en Chile, pero postuló gente de varios países. ¿Qué tan sorprendente fue para ustedes que eso sucediera, y por qué cree que sucedió eso?

"La verdad es que nosotros hicimos propaganda en Chile y se empezaron a pasar el dato. Así que dije 'Bueno, ¿por qué no la abrimos para toda Sudamérica?' Pero jamás pensé que iban a llegar tantos jóvenes; tuvimos cerca de 220 inscripciones, de Argentina, Colombia Venezuela y Perú, y también de los rincones más extremos de Chile. Fue súper sorpresivo. Pero los currículum de los profesores son buenos, es una convocatoria llamativa y aparte, por lo que nos han dicho los mismos estudiantes inscritos, es algo novedoso, porque tenemos charlas sobre técnicas de estudio, que es cómo organizar tu estudio, sobre extractos orquestales, sobre cómo enfrentarse al escenario, de extractos de orquesta para concursos. Los comentarios que hemos recibido es que no conocen cursos que tengan esas dinámicas tan diversas en un mismo curso, y de tanta extensión, de tantos meses".

Me imagino que cuando diseñaron los talleres se retrotrajeron a la época en que ustedes eran estudiantes y pensaron qué es lo que les hubiera servido en ese momento, y por eso es original el diseño. ¿Se enfocaron, por ejemplo, en su propia experiencia, en lo que usted vivió hace unos 15 años?

"Claro. Yo asistí a muchos festivales, en Europa y en Sudamérica, y claro, eran todos así: música de cámara y orquesta todo el día. En general duraban un mes los festivales y la verdad es que yo siempre sentí porque era poco tiempo, que faltaba tiempo para aprender cosas anexas que todos necesitábamos. Y por eso lo dividí de esa manera en este proyecto".

¿Cuánto siente usted que se logra en la enseñanza remota en este ámbito del estudio de un instrumento?

"Creo que los objetivos se logran, un poco más lento. En realidad, yo vengo años ya enseñando en línea, porque trabajé muchos años en la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles, y en el programa de orquestas regionales los chicos no siempre tenían posibilidades de viajar. Este problema se agudizó con el estallido social. Ya trabajábamos así dos años antes de la pandemia, y como tengo esa experiencia ya me manejo bien en lo que hay que hacer y en las estrategias; cómo decir las cosas, la posición de la cámara, que se necesita un micrófono, y todo tipo de cosas".

¿Con el éxito de esta convocatoria, están pensando ya en una segunda versión?

"Sí, absolutamente. La idea es que ésta sea la primera versión para desarrollar una segunda el año que viene; poder postular de nuevo al Fondo de la Música, y desarrollarlos aun más, integrando otros temas que sirvan de ayuda o complemento para todos los estudiantes". 

Por Romina de la Sotta Donoso 01|07|2021.

Compartir:

Contenido relacionado

Música

Carmen Gloria Larenas y el renovado quehacer del Municipal

La directora del Teatro Municipal de Santiago hace un balance del retorno presencial y confirma su compromiso con la música chilena y los nuevos públicos.

Música

Miguel Farías: XXX Festival de Música Contemporánea UC

El coordinador del evento adelanta las claves de la programación presencial que materializará del 9 al 13 de noviembre, en el Centro de Extensión Oriente

Música

Gonzalo Arias: "Quiero retribuir todo lo que se me ha dado"

El talentoso guitarrista acaba de terminar un doctorado y lanza su tercer disco: Master Sonatas for Guitar, que incluye un estreno de Darwin Vargas. A los 32 años, cree que llegó el momento de retribuir.

Música

Roberto Bravo retoma su agenda de conciertos

El pianista está tocando Piazzolla y música chilena. Celebra el retorno de Radio Beethoven y la presencialidad: "No es una cuestión de que te aplaudan más o menos; es una comunión de energía, y eso es impagable".

Música

Samuel Poblete: "Contribuir a la música en mi universidad es un privilegio"

A punto de titularse como violista, actuará con cuatro profesores en la temporada de Música UC, en un homenaje a Dvorák. "Si mal no calculo, debería ser el último concierto que doy en calidad de estudiante", dice, y habla de lo que representa para él, que en junio estuvo en gira con Gustavo Dudamel.

Música

Ninoska Medel: el debut profesional de una directora del siglo XXI

Tiene 29 años y debutará con la Sinfónica de Antofagasta con un programa con acento femenino que incluye un estreno de Valeria Valle y el rescate de Ethel Smyth. Conozca a la prometedora directora chilena que fundó la Orquesta de Mujeres de Chile. "Ojalá en 50 años más podamos reunirnos y que ya haya cambiado todo. Que esto sea un recuerdo de una lucha que fue necesaria", dice.

Música

Romilio Orellana: seminario rinde homenaje a Ernesto Quezada

Un seminario en línea y gratuito que se extenderá hasta noviembre organiza el académico de la Universidad de Chile en homenaje al maestro. "Al profesor Quezada lo veo heroico, su labor produjo un cambio en la guitarra clásica en Chile", dice. Participarán Hopkinson Smith, Berta Rojas, Juan Carlos Laguna y Álex Garrobé, y también los virtuosos chilenos José Antonio Escobar y Alexis Vallejos.

Música

Italo Riffo: 135 años de una comunidad profundamente musical

El director coral está preparando un documental sobre la historia musical de los 135 años que cumple la comunidad de la iglesia El Redentor. Aquí revela los hitos de este relato y de su trabajo con el Coro Frohsinn, el más antiguo del país, y con el Coro Dietrich Bonhoeffer, que conducirá en un concierto de aniversario este 15 de agosto.

Música

Felipe Pinto d'Aguiar: "Como compositor, uno aprende mucho del intérprete"

El compositor chileno acaba de publicar un disco y ya está trabajando en el próximo, con el Ensamble Contemporáneo UC. Además, el flautista Rubén Cáceres estrenará en Chile su obra Shreds of Memory. Decano de Arquitectura y Artes de la Universidad Austral, Felipe Pinto d'Aguiar habla de sus procesos creativos y de cómo es vivir y trabajar en Valdivia.