*
Estás leyendo: Obras de Rebecca Saunders
Obras de Rebecca Saunders
Siglo XXI

Obras de Rebecca Saunders


Por: - 8 de octubre de 2019

A las 24 horas presentamos música de la compositora británica que acaba de ganar el premio Ernst von Siemens.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Martes 8 de octubre – 24 horas

MusikFabrik interpreta Rebecca Saunders

Quartet (1998) (13.55)
Into the Blue (1996) (12.50)
Molly’s Song 3 – Shades of Crimson (1995-95) (9.10)
Dichroic Seventeen (1998) (16.15)

Esta compositora inglesa nació en 1967, estudió en Edimburgo y Karlsruhe, enseñó en Darmstadt y reside en Alemania. A otros importantes premios, acaba de sumar el Ernst von Siemens en la categoría principal, siendo la segunda mujer y primera compositora en obtenerlo, si bien ya había logrado este galardón en la categoría creación.

La música de Saunders es básicamente una construcción de objetos sonoros en la que cada sonoridad o timbre específico adquiere un rol fundamental, como un laboratorio de sonidos, con instrucciones muy específicas para los intérpretes y el uso de objetos muy diversos para modificar el timbre de los instrumentos. Ejemplo de esto es Quartet, escrita en 1998 para acordeón, clarinete, contrabajo y piano.

La siguiente obra, Into the Blue, fue escrita en 1996 para clarinete, fagot, piano, percusión, cello y contrabajo. Al igual que Quartet, explora técnicas expandidas de interpretación en los instrumentos de cuerda y de viento, mientras que el piano es abordado tanto en su interior como en el exterior, acompañado por ruidos y percusiones.

Agreguemos que Into the Blue es un tributo a Derek Jarman, cineasta y pintor inglés que falleció en 1994 y en sus últimos años usó el conocimiento de su infección por VIH de una singular y consciente manera artística. De hecho, la obra está acompañada de un aforismo de Jarman: “el azul trasciende la solemne geografía de los límites humanos”.

El color y la literatura también son aludidas en el contenido de Molly’s Song, una serie de obras inspirada en un pasaje del obsesivo monólogo de Molly Bloom en Ulises de James Joyce. En el caso de Molly’s Song 3, subtitulada “sombras de carmín”, el rojo es un símbolo de la agresión positiva, la agilidad vital y la energía positiva de Molly.

Molly’s Song fue concebida en 1996 para flauta alto, viola, guitarra acústica con cuerdas de metal, cuatro radios y una caja de música, por lo que el potencial tímbrico, ya otorgado por el uso de técnicas instrumentales expandidas, es perpetuado a una especie de mundo onírico con el empleo de los objetos sonoros no musicales.

El fenómeno del color alcanza otra dimensión en la Dichroic Seventeen, obra de 1996 para acordeón, guitarra eléctrica, piano, dos percusionistas, cello y dos contrabajos. Su título alude a la propiedad que tienen algunos cuerpos de presentar dos coloraciones diferentes según la dirección en que se los mire.

Al igual que en las otras partituras de Saunders, en esta obra aparecen frecuentes transiciones entre sonido y ruido, inmediatez física y ricos colores, objetos sonoros que se ven reforzados, en este caso, con un vasto y variado aparato percusivo, la singular irrupción de la guitarra eléctrica y el eco aparentemente perpetuo de un disco de vinilo.

Estas grabaciones fueron realizadas en 1999 por MusikFabrik integrado por Helen Bledsoe en flauta, Nándor Götz en clarinete, Alban Wesly en fagot, Tomoro Kiba en violín, Dominique Eyckmans en viola, Anton Lukoszevieze en cello, Michael Tiepold y Anne Hofmann en contrabajos, Ulrich Löffler en piano, Seth Josel en guitarras, Teodoro Anzellotti en acordeón, Thomas Oesterdiekhoff y Arnold Marinissen en percusiones.

Comentarios