1. Inicio
  2. Agenda cultural
  3. Mavi: Suelo, de Francisca Sánchez
Exposición

Mavi: Suelo, de Francisca Sánchez

Esculturas en yeso, una maqueta de Aculeo, dibujos, videos y un libro conforman esta muestra.

Dibujo de Francisca Sánchez. Detalle.

Desde el jueves 18 de noviembre, el Museo de Artes Visuales, Mavi, exhibe la exposición "Suelo", de Francisca Sánchez, que representa una pregunta desde la escultura por aquello que nos sostiene y por nuestra manera de movernos.

Se reúne una serie de esculturas en yeso, una maqueta de la topografía del suelo de Aculeo, dibujos en diferentes formatos, dos piezas de video y el libro de dibujos Arriba del suelo, abajo del suelo; con los que la artista
apunta a mostrar su práctica escultórica de los últimos cuatro años. En ella reflexiona sobre modos de su hacer material en torno al suelo y el valor de fijar un piso desde donde modelar imágenes en un presente en constante cambio.

Inscripción gratuita en Mavi.cl. El proyecto fue financiado por Fondart 2019.

Suelo surge primeramente de la curiosidad por ver el molde desaguado de la Laguna de Aculeo, ver la topografía expuesta. Surge de la pregunta por ese espacio inédito e intenta dar cuenta de él desde las caminatas y cruces con el hacer artístico.

A partir de esas salidas a terreno, la expositora comienza a llamar a esta planicie: suelo, porque esta palabra nombra mejor la actual cara de la “laguna”. Este nombre a su vez se relaciona con sus trabajos previos, en los que excavar en el suelo es un modo dibujar y obtener esculturas vaciadas en dichos moldes.

El diálogo entre las visitas a la laguna y las reflexiones del hacer del taller tienen eco en una serie de esculturas que alimentó su consciencia del movimiento y la continuidad de los espacios como el constante entrar y salir de un hoyo, llenar vertiendo dentro un molde o prolongar una estructura fuera de él. Las esculturas usan el suelo de textura, de contenedor, de soporte; asumen la escala del cuerpo y sus movimientos.

Cerca de la laguna de Aculeo, Sánchez tiene su taller que define como una espacio de soberanía personal, en este lugar explica “no tengo que estar inventándome y reinventándome, está todo lo que necesito, no hay ingenio, una cosa lleva a la siguiente”.

Al mismo tiempo que el suelo es entendido como una zona de actividad escultórica, sus materiales son usados para dibujar sobre papel, imágenes de gran formato fabricados con arena y tinta china que replican bidimensionalmente formas afines a las ensayadas por las esculturas expuestas en las salas del MAVI.

“Me esfuerzo por reconocer en el andar dentro de ese molde un relato personal, que ponga al centro una relación táctil con el lugar, hacer consciente cómo nos desplazamos y nuestra escala en ese paisaje. Explorar la experiencia de ese vacío haciendo en materiales imágenes tangibles”, señala Francisca Sánchez.

La exposición busca reponer el lugar de la mano, del pie, de la pausa: “por mucho tiempo pensé que las fotografías de algo eran lo cierto, hasta que se hicieron tan livianas que dejé de creerles, algo similar pasó con las palabras, nombrar algo comenzó a funcionar más como distancia que como puente. Para acortar camino usé la mano y dibujé excavando. El suelo es el primer hecho escultórico cierto que me permitió recuperar la certeza”.

Dibujo de Francisca Sánchez.

Para la artista, las reflexiones provienen del hacer y en este sentido dibujar es la manera de escribir propia del taller. Esta escritura se expresa en el libro Arriba del suelo, abajo del suelo, una publicación hecha en colaboración con Magdalena Recordón, que narra en dibujos, la ficción de una figura que en su transformación comunica los espacios del arriba y del
abajo del suelo.

“En mi comprensión, lo que he estado haciendo constantemente es conectando lo de abajo con lo de arriba. Pensando el suelo como una dimensión de dos caras, como el espejo de Alicia en la historia de Lewis Carroll; dos mundos comunicados, que no se reflejan sino que nos permite ver lo que tiene de inverso el uno del otro, ver la infidelidad de los fantasmas con las cosas del mundo”, indica.

La última escena de la exposición es una sala de proyección en la que se exhiben dos piezas de video: Los lados de una tortuga de Carolina Saquel y La caída de Claudia Aravena. Cada pieza es resultado del encargo de realizar un video, tomando como punto de partida, la visita a la laguna de Aculeo y el peregrinar sobre su suelo.

Sinopsis 2020

Durante el año 2020, como preámbulo de esta exposición presencial, Francisca Sánchez desarrolló y dio a conocer material que no se ve regularmente en las exposiciones, pero que está detrás de ellas. “Se trata de la trama de anotaciones, dibujos, conversaciones e imágenes que van dando forma y contenido a lo que luego se exhibe”, explica la artista.

Para esa sinopsis, editó sus notas con el pie forzado de acompañarlas de imágenes. De esto surgió el video que llamó El Molde de Aculeo y la secuencia de imágenes fotográficas titulada Suelo, difundidas en las redes sociales @mavichile y el sitio web del Mavi.

Escultura de Francisca Sánchez.

Francisca Sánchez (1975, es licenciada en Arte y Antropología, y magíster en Artes Visuales de la Universidad de Chile. En el 2004 participa en la residencia De Ateliers en Amsterdam y dos años después se integra al
programa de investigación artística La Seine de l’École Nationale Supérieure des Beaux Arts de Paris. Becada, mientras reside en el extranjero se dedica exclusivamente a la experimentación y al trabajo sistemático en el taller. Esto marcará su quehacer artístico proponiendo la práctica de la escultura como una metodología para entender el mundo. Francisca ha expuesto en Santiago, Ámsterdam, Madrid, Lima, Seúl, París,
Nueva York, Praga, Montevideo y Santa Cruz.

El 2009, de regreso en Chile, funda junto a María Berríos e Ignacio Gumucio el colectivo y editorial vaticanochico, que postula la curiosidad como motor del conocimiento y del autoaprendizaje. Enseña en la Escuela de Arte de la Universidad Diego Portales.

Información: Mavi.

Compartir: