*
Estás leyendo: Trío Op.65 y otras obras de Dvorak
Trío Op.65 y otras obras de Dvorak
Archivo Maestro

Trío Op.65 y otras obras de Dvorak


Por: - 1 de abril de 2018

Segundo programa con música de cámara de Antonín Dvorak.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Música de cámara de Antonín Dvorak

Martes 13 de marzo

Polonesa y Danzas Eslavas para cello y piano (Raphael Wallfisch, Linn Hendry) (17.00)
Cuarteto para cuerdas Op.61 (Emerson) (39.10)
Trío para piano y cuerdas Op.65 (Emanuel Ax, Young Uck Kim, Yo-Yo Ma) (40.40)
Nocturno Op.40 y Balada Op.15 N°1 (Marwood, Tomes) (11.10)

Fue con la publicación de sus Danzas Eslavas en 1878 que Dvorak logró su primer éxito internacional. Ya tenía treinta y siete años, una carrera prestigiosa en Praga y numerosas partituras en diversos ámbitos, pero todo esto habría pasado inadvertido de no ser por la intervención de Brahms para que la música del checo comenzara a ser publicada por el editor Simrock.

Un año después de la aparición de sus danzas, Dvorak adaptó una de ellas para cello con piano, así como compuso una polonesa para la misma combinación instrumental, ambas aparentemente para su amigo Alois Neruda, cellista con el que compartió presentaciones de música de cámara integrando tríos y cuartetos de cuerdas antes de que el autor dejara esta actividad.

Polonesa en la mayor y Danzas Eslavas N°8 y N°3 del Op.46 con Raphael Wallfisch en el cello y Linn Hendry en el piano.

Dvorak retornó al cuarteto para cuerdas en 1881 y lo hizo con su undécima obra dentro del género. Por dos décadas este formato le había permitido experimentar con un amplio rango de colores y texturas, así como enfrentar y resolver diversos problemas formales y estructurales. Primero trabajó en la tradición de Haydn, Mozart y Beethoven, luego pasó por un periodo wagneriano y después combinó un estilo clásico con elementos eslavos.

Sin embargo, cuando compuso su undécimo cuarteto, por encargo del violinista Joseph Hellmesberger para el cuarteto que dirigía en Viena, el autor quiso aminorar el colorido folclórico y volver a Beethoven y Schubert. De hecho, los tintes eslavos aparecen recién al final de la partitura y después de un largo camino trazado por una enorme cantidad de ideas melódicas y algunos cromatismos armónicos avanzados.

Este Cuarteto en do mayor Op.61 es interpretado por el Cuarteto Emerson.

Al parecer, esta decisión de Dvorak de adoptar un estilo menos eslavo y más dramático, alrededor de 1881, tuvo que ver con la tendencia “anti checa” que estaba invadiendo las salas de conciertos y teatros vieneses producto de la tensión política de la época. En ese momento, el mismo autor solicitó a su editor Simrock que sus partituras y textos fueran publicados tanto en alemán como en checo.

Estas dificultades e incertidumbres sobre su sitial como compositor nacionalista, unidas a la reciente muerte de la madre de Dvorak, afectaron al tercer trío para piano y cuerdas, una partitura que sufrió varias revisiones, cortes y re-escrituras entre febrero y marzo de 1883. La tensión entre los dos aspectos de su naturaleza creativa surge en el movimiento inicial que une la influencia de Brahms con un modelamiento melódico checo.

Trío en fa menor Op.65 por Emanuel Ax en piano, Young Uck Kim en violín y Yo-Yo Ma en cello.

Mientras componía este trío, Dvorak fue invitado por la Philharmonic Society a Londres y en marzo de 1884 viajó por primera vez a la capital británica para dirigir su música. El éxito de sus presentaciones condujo a que volviera ocho veces más al Reino Unido entre 1885 y 1896, oportunidades en que estrenó obras como la séptima sinfonía, el concierto para cello, el Réquiem y el oratorio Santa Ludmila.

Dos obras para violín y piano de Dvorak se relacionan con su primera visita londinense: el nocturno Op.40 y la balada Op.15 N°1. La primera de ellas provenía de un cuarteto, y fue arreglada para orquesta por el autor para su debut londinense. La segunda apareció a fines de 1884 en una publicación inglesa y comprimió el estilo dramático de obras como la séptima sinfonía, la obertura Los Husitas y el tercer trío con piano.

Nocturno en si mayor y Balada en re menor por Anthony Marwood en violín y Susan Tomes en piano.

Comentarios