*
Estás leyendo: Tributos de Peter Eötvös a Bela Bartok y Frank Zappa

Obras interpretadas por el Cuarteto de Percusiones de Colonia y el dúo Grau-Schumacher

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Obras de Peter Eötvös

Sonata per sei (2006) Dúo Grau Schumacher, Cuarteto Colonia, Paulo Alvares (19.55)
Psalm 151 (in memoriam Frank Zappa) (1993) Cuarteto Colonia (19.10)
Kosmos (1961, 1999) Dúo Grau Schumacher (14.45)

Presentamos un disco del sello Wergo con música de Peter Eötvös.

Este compositor y director húngaro compuso una obra para los 125 años del nacimiento de Bela Bartok en 2006. Se tituló CAP-KO (abreviatura de “concerto for acoustic piano, keyboard an orchestra”) y recurrió al computador para ampliar los recursos del teclado y agregar nuevos sonidos, así como introdujo las famosas cascadas de octavas y sextas del autor en el corazón del concierto.

Posteriormente, arregló la instrumentación de CAP-KO para producir dos nuevas obras: un concierto para dos pianos y orquesta y una sonata para dos pianos, tres percusionistas y sampler. La última, titulada Sonata per Sei, se asemeja al original en procedimientos y materiales, pero el sampler y la percusión no remplazan a la orquesta, sino que llevan su escritura al mundo de la música de cámara con los dos pianos como protagonistas.

Además, la sonata de Eötvös alude a la sonata barroca, y no al género o formato clásico, así como homenajea a Bartok y su señera sonata para dos pianos y percusión de 1937, al explorar la diferenciación sonora de los instrumentos, potenciar una ejecución mecánica de los pianos y recurrir al sampler para extender y alterar el sonido instrumental, como si se tratara de un mediador entre pianos y percusiones.

Sonata per Sei fue grabada en 2008 por los pianistas Andreas Grau y Götz Schumacher, el tecladista Paulo Álvares y miembros del Cuarteto de Percusiones de Colonia.

En 1993 apareció otro homenaje musical de Eötvös y fue dedicado a Frank Zappa. En él plantea una protesta contra Dios por la muerte prematura y sin sentido de un artista cuya experimentación traspasó y se nutrió de distintos mundos musicales. Como no encontró un salmo sobre protesta, decidió titular la obra como Salmo 151 y concibió una especie de rito que se inicia con una invocación y sigue con la alternancia de versos y refranes.

Con siete campanas tubulares, dos láminas de metal y dos gongs formando un círculo en torno a un gran tambor, uno o cuatro percusionistas interpretan los versos en el tambor y los refranes en los otros instrumentos, primero campanas, luego láminas y gongs. El rito es enfatizado por el uso de una piel de animal como parche en el tambor y la instrucción de tocar los instrumentos como si se golpearan a animales o personas.

Este Salmo 151 “In Memoriam Frank Zappa” en una grabación de 2010 con el Cuarteto de Percusiones de Colonia que integran Thomas Meixner, Boris Müller, Dirk Rothbrust y Achim Seyler.

Eötvös escribió otro tributo a Bartok en 1961, cuando tenía diecisiete y aún estudiaba en Budapest. Fascinado por el ciclo Mikrokosmos de su predecesor y el viaje de Gagarin al espacio, el joven compuso Kosmos para dos pianos y le dio un formato episódico que se inicia con un Big Bang, sigue con la expansión del universo y un interludio que cita una pieza nocturnal de Bartok, retorna a su viaje interestelar y termina con otro Big Bang.

La idea es que la partitura se toque simultáneamente en dos pianos, pero sin coordinar la música para que se produzca un desfase entre ambos y alternando el protagonismo para evitar el efecto de un canon. En sólo dos momentos se sincroniza el sonido: en el primer acorde o Big Bang y en la cita a Bartok hacia el final. Agreguemos que el material de la obra fue reformulado en Psychokosmos de 1993 y en Psy de 1996 y revisado en 1999.

Kosmos fue grabada en 2002 por Andreas Grau y Götz Schumacher en pianos.

Comentarios


Artículos Relacionados