*
Estás leyendo: Tres obras orquestales de Magnus Lindberg
Tres obras orquestales de Magnus Lindberg
Siglo XXI

Tres obras orquestales de Magnus Lindberg


Por: - 5 de diciembre de 2018

A la medianoche presentamos Chorale, Gran Duo y Concerto for Orchestra del compositor finlandés.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Miércoles 5 de diciembre – 24 horas

Obras de Magnus Lindberg

Chorale (2001-02) Sinfónica Radio Finlandesa / Sakari Oramo (6.00)
Gran Duo (1999-2000) Sinfónica Radio Finlandesa / Sakari Oramo (19.25)
Concerto for Orchestra (2003) Sinfónica Radio Finlandesa / Sakari Oramo (30.00)

Presentamos obras orquestales de Magnus Lindberg interpretadas por la Sinfónica de la Radio Finlandesa dirigida por Sakari Oramo.

Comenzamos con una obra que ilustra la afinidad del autor con la música barroca. Se llama Chorale y recoge una melodía que Bach usó en una de sus cantatas, y que es la misma que Berg empleó en su Concierto para Violín, lo que Lindberg aprovecha para desarrollar nuevamente una estructura en el formato de chacona.

Recordemos que Lindberg nació en 1958, estudió con Einojuhani Rautavaara y Paavo Heininen en la Academia Sibelius y perfeccionó su formación con Gerard Grisey y Vinko Globokar en París. Han pasado más de dos décadas desde entonces y hoy en día su música es interpretada por prestigiosas orquestas como las filarmónicas de Berlín, Los Ángeles y Nueva York, o las sinfónicas de Chicago y BBC.

Seguimos con una obra para bronces y madera que se llama Gran Dúo, data de 2000 y se puede asociar a la Gran Partita de Mozart o las Sinfonías de Vientos de Stravinsky. Si bien la música se basa en el diálogo de los dos grupos, cada una con material propio que evoca a los estereotipos poéticos masculino y femenino, la distinción desvanece poco a poco, mientras las grandes masas dan paso a subgrupos “camarísticos” y líneas solistas.

Completamos esta selección con el Concierto para Orquesta que Lindberg completó en 2003 para la Sinfónica BBC. Se inspiró en los conciertos de Lutoslawski y Carter, mientras su estructura simétrica en cinco movimientos también evoca a la famosa obra de Bartok. Y como tantas otras partituras del finlandés, sigue el formato de una gran chacona con dos progresiones armónicas que actúan independientemente y se encuentran sólo al final.

Comentarios