*
Estás leyendo: ‘Suite Bergamasque’ y otras obras de Debussy
15 compartidos Comentarios
‘Suite Bergamasque’ y otras obras de Debussy
Archivo Maestro

‘Suite Bergamasque’ y otras obras de Debussy


Por: - 2 de abril de 2018

Primer capítulo del ciclo que recuerda a Claude Debussy.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Lunes 19 de marzo

Trio en sol mayor (1879) Jean-Efflam Bavouzet, Daniel Rowland, Jacqueline Thomas (22.00)
Primavera (1887) Orquesta Cleveland / Pierre Boulez (16.45)
Fantasía (1889-90) Aldo Ciccolini, Orquesta Nacional ORTF / Jean Martinon (24.00)
Pequeña Suite (1886–9) Katia y Marielle Labeque (10.30)
Dos Arabescos, Vals Romántico Rêverie y Tarantelle (1890) Jean-Efflam Bavouzet (19.45)
Suite Bergamasque (1890/1905) Jean-Efflam Bavouzet (16.25)

Debussy construyó gradualmente su estilo a partir de varios elementos, y a pesar de que estuvo unos doce años en el conservatorio, asimiló lo que le pareció adecuado, mientras se interesaba por la música coral antigua, compositores como Chabrier, Grieg, Wagner, Chopin y los rusos nacionalistas, la poesía simbolista y el arte asiático.

En 1872 ingresó al Conservatorio de París, tenía diez años de edad y quería convertirse en un virtuoso del piano, pero al no conseguir los premios en los concursos de piano de la entidad, decidió enfocarse en la composición y, tal como sus compañeros, se dedicó a obtener el Prix de Rome.

Entre sus primeras obras estudiantiles aparece un trío para piano y cuerdas que escribió en 1880, mientras trabajaba para Nadezhda von Meck, la patrocinadora de Tchaikovsky. Entonces enseñaba piano a los hijos de la acaudalada mujer, tocaba dúos de piano con ella y la acompañaba en algunos viajes.

Este Trío en sol mayor es interpretado por Jean-Efflam Bavouzet en piano, Daniel Rowland en violín y Jacqueline Thomas en cello.

El Prix de Rome obligaba al ganador a residir dos años en la Villa Medici y remitir una obra cada uno de los cuatro años siguientes a un jurado examinador. Debussy odió esto y calificó a la Villa Medici como una prisión, a sus compañeros como muy arrogantes y al jurado examinador como una ortodoxia contraria a la libertad artística.

Después del primero, Zuleima, considerado por los jueces bizarro e imposible de tocar, Debussy envió Primavera, suite sinfónica inspirada en la pintura de Botticelli también criticada porque “su vago impresionismo era un peligro para una verdadera obra de arte”, siendo la primera vez que se empleó “impresionismo” para describir su música.

Primavera desapareció y quedó solamente un arreglo del propio Debussy para coro con piano a cuatro manos. Consideró orquestar la partitura pero finalmente encargó la tarea al compositor y director Henri Büsser, quien supervisado por el autor, descartó el coro, instrumentó las partes vocales e incorporó el piano a cuatro manos en la orquesta.

Primavera es interpretada por la Orquesta de Cleveland que dirige Pierre Boulez.

Debussy volvió a París en 1887 y sus últimos dos envíos fueron La Doncella Elegida y la Fantasía para piano y orquesta. La única oportunidad para estrenar la Fantasía fue en 1890, pero cuando el director del concierto, Vincent d’Indy, le sugirió que se tocara sólo un movimiento, el autor se enojó y retiró todas las copias de los atriles en el ensayo.

Esta Fantasía es interpretada por Aldo Ciccolini y la Orquesta Nacional de la Radio y Televisión Francesa que dirige Jean Martinon.

Entretanto, Debussy comenzó a relacionarse con poetas y pintores, más que con colegas músicos, y quizás por ello su estilo maduró primero en la canción y no en las partituras para piano de cámara, las que todavía en 1890 contienen reminiscencias “académicas” de Gounod o Massenet.

Fue el caso de la Petite Suite, un homenaje de Debussy a los clavecinistas franceses que él mismo estrenó con su amigo Durand en 1889. Aunque la obra logró cierta fama en su versión original para piano a cuatro manos, fue mucho mayor la popularidad que ganó una década después en la adaptación orquestal de Büsser.

Con sus partes En bateau, Cortege, Menuet y Ballet, esta Petite Suite es interpretada por Katia y Marielle Labeque en piano a cuatro manos.

Alrededor de 1890 también se publicaron las primeras obras para piano solo de Debussy y ellas revelaron la admiración del autor por autores como Chopin, Borodin, Chabrier, Grieg, Tchaikovsky y Schumann. Quizás los elementos más originales estén en los aires exóticos de Arabescos o la ironía del Vals Romántico, Reverie y Tarantelle styrienne.

Jean-Efflam Bavouzet interpreta dos Arabescos, Reverie, Vals Romántico y Tarantelle Styrienne.

La primera obra personal y novedosa para piano de Debussy fue la Suite Bergamasque, iniciada en 1890 y terminada recién en 1905 con la inclusión del famoso Claro de Luna. La partitura fue influida por la poesía de Verlaine, los clavecinistas del barroco francés y la música rusa que escuchó en la Exposición Universal de 1889.

Con sus partes Preludio, Minueto, Claro de Luna y Passepied, esta Suite Bergamasque es interpretada por Jean-Efflam Bavouzet.

Comentarios