*
Estás leyendo: Sinfonía Turangalila de Olivier Messiaen
Sinfonía Turangalila de Olivier Messiaen
Siglo XXI

Sinfonía Turangalila de Olivier Messiaen


Por: - 3 de diciembre de 2018

A las 24 horas presentamos la primera parte de esta famosa obra para piano, ondas Martenot y orquesta.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Lunes 3 de diciembre – 24 horas

Obras de Olivier Messiaen (primera parte)

Le Tombeau Resplendissant (1931) para orquesta
Orquesta Opera Bastilla / Myung-Whun Chung (15.25)

Primera parte de la Sinfonía Turangalila (1946-48) para piano, ondas Martenot y orquesta
Yvonne y Jeanne Loriod, Orquesta Ópera Bastilla / Myung Whun Chung (37.50)

Presentamos la Sinfonía Turangalila y otras obras de Olivier Messiaen.

Antes tenemos una obra temprana de este compositor, profesor y pianista francés que vivió entre 1908 y 1992. Se titula La Tumba Resplandeciente, data de 1931 y fue una de sus primeras partituras en alcanzar reconocimiento en la escena parisina después de que Messiaen se graduó del conservatorio en 1930.

La Tumba Resplandeciente se inspiró en uno de los textos más impetuosos y pesimistas de Messiaen, sobre la muerte en la juventud, la rabia incontrolable, la desilusión hacia el futuro y el descubrimiento de la verdad en la fe. Por entonces, el autor se sentía afectado por la reciente pérdida a su madre, así como la incertidumbre laboral y creativa.

Interpreta la Orquesta de la Ópera Bastilla dirigida por Myung-Whun Chung.

A pesar de que Messiaen comenzó su carrera profesional como organista, sus primeros éxitos fueron partituras orquestales enmarcadas en un estilo que evitaba ciertos clichés de las creaciones de los compositores que admiraba, como su profesor Paul Dukas o los emblemáticos Maurice Ravel y Claude Debussy.

Aunque la situación de Messiaen durante la guerra fue complicada, e incluso se le envió a un campo de detención, su música sufrió un cambio considerable en esta etapa debido, por un lado, a su creciente interés en la música oriental, y por el otro, a una relación que estableció con Yvonne Loriod, quien era pianista y alumna suya en el conservatorio.

Ambos estrenaron Visiones del Amen para dos pianos en 1943 y Messiaen escribió para ella desde Tres Pequeñas Liturgias de la presencia divina, Veinte Miradas sobre el Niño Jesús, Harawi, Turangalila y Cinq Rechants, entre 1944 y 1949, hasta Une Vitrail et des Oiseaux en 1988.

Turangalila es una palabra sánscrita que puede significar canción de amor, fuerza vital o el juego de la creación, el ritmo y el movimiento. La sinfonía retrata un amor idealista y carnal, filtrado por el mito de Tristán e Isolda, y música basada en íconos melódicos que simbolizan la unión de dos entidades y temas cíclicos que cruzan los diez movimientos.

Iniciamos la audición de la sinfonía Turangalila con las secciones Introducción, Canción de amor 1, Turangalila 1, Canción de amor 2 y Alegría de la sangre de las estrellas. Una versión con Yvonne Loriod en piano, Jeanne Loriod en ondas Martenot y la Orquesta de la Ópera Bastilla que dirige Myung-Whun Chung.

Comentarios