*
Estás leyendo: Sinfonía Buenos Aires y Concierto Aconcagua
Sinfonía Buenos Aires y Concierto Aconcagua
Siglo XXI

Sinfonía Buenos Aires y Concierto Aconcagua


Por: - 8 de febrero de 2019

A las 24 horas presentamos estas obras orquestales de Astor Piazzolla.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Viernes 08 de febrero – 24 horas

Obras de Astor Piazzolla

Sinfonía Buenos Aires (1951) Daniel Binelli, Sinfónica de Nashville / Giancarlo Guerrero (26.20)
Concierto Aconcagua (1979) Daniel Binelli, Sinfónica de Nashville / Giancarlo Guerrero (25.00)

Presentamos dos obras de Astor Piazzolla.

Nacido en 1921 y fallecido en 1992, este famoso compositor y bandoneonista argentino tuvo dos maestros importantes: Nadia Boulanger y Alberto Ginastera. Con este último estudió de manera privada desde 1941 y su influencia pronto se reflejó en las obras más “clásicas” del joven autor, una influencia que culminó en la Sinfonía Buenos Aires que Piazzolla compuso en 1951.

Titulada originalmente “Buenos Aires: Tres Movimientos Sinfónicos”, la sinfonía ganó un concurso de composición que permitió a Piazzolla ser becado para viajar a Francia y seguir sus estudios con Nadia Boulanger. El concurso era administrado por el director de la Sinfónica de Indianapolis, llamado Fabien Sevitzky, quien se trasladó a Buenos Aires para conducir la partitura en agosto de 1953, en un concierto que incluyó protestas y reclamos de una parte del público que desaprobó la música.

Esta Sinfonía Buenos Aires Op.15 es interpretada por Daniel Binelli en bandoneón y la Sinfónica de Nashville que dirige Giancarlo Guerrero.

Piazzolla estudió con Nadia Boulanger en 1954 y su enseñanza cambió para siempre las intenciones creativas del joven compositor, ya que la profesora francesa le condujo a asumir sus raíces tangueras y validar su compromiso artístico con ese trasfondo musical. Además, el bandoneón se convirtió en su principal herramienta, tal como el piano lo fue para Mozart o Beethoven, así como en el protagonista de su música.

Piazzolla también dio al bandoneón el carácter de un instrumento de concierto y una de sus partituras más importantes en este contexto fue la que compuso en 1979 y se conoce como “Aconcagua”. Es un concierto para bandoneón, cuerdas y percusión que explota el virtuosismo del solista transitando por el impulso rítmico, el lirismo, el dramatismo y la intensidad.

Este Concierto “Aconcagua” también es interpretado por Daniel Binelli en bandoneón y la Sinfónica de Nashville que dirige Giancarlo Guerrero.

Comentarios