*
Estás leyendo: Simon Rattle dirige Benjamin Britten
Simon Rattle dirige Benjamin Britten
Archivo Maestro

Simon Rattle dirige Benjamin Britten


Por: - 1 de junio de 2017

Presentamos The Young Person's Guide to the Orchestra y la primera parte de War Requiem

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

The Young Person’s Guide to the Orchestra Op.34 (1945) Sinf. Birmingham (16.55)
War Requiem Op.66 (parte 1) (1962) Solistas, Coros y Sinf. Birmingham (38.00)

Una de las intenciones de Britten, al volver a Inglaterra en 1942, era contribuir con algo nuevo y poderoso a la música de su país, y aunque la forma pudo parecer arriesgada, ya que decidió hacerlo a través de una ópera, el exitoso estreno de Peter Grimes en 1945 le ubicó de inmediato en un sitial privilegiado dentro del arte británico.

La excelente recepción de Peter Grimes condujo a una actividad creativa muy prolífica y renovada, apareciendo en 1945 una de las partituras más famosas de Britten, un ciclo de variaciones sobre una danza de Purcell escrita para un documental de la Crown Film Unit y el Ministerio de Educación.

Esta serie de trece variaciones sobre un tema de Abdelazer fue adaptada por Britten para la sala de conciertos con el título The Young Person’s Guide to the Orchestra y destaca, consecutiva y brillantemente, a los instrumentos de la orquesta (maderas, cuerdas, arpa, bronces y percusión), antes de concluir con una energética fuga.

The Young Person’s Guide to the Orchestra Op.34 es interpretada por la Sinfónica de la Ciudad de Birmingham dirigida por Simon Rattle.

Si bien el éxito de Peter Grimes determinó el camino creativo que Britten con un énfasis en la ópera, fue otro tipo de obra, el War Requiem, lo que marcó su consagración a nivel internacional. Fue escrito en 1962 para la reapertura de la catedral de Coventry y tributó a cuatro amigos del autor, tres de ellos fallecidos en la Segunda Guerra Mundial.

La partitura contrasta los textos litúrgicos de la misa de difuntos con poemas de Wilfred Owen. Los poemas son interpretados por tenor y barítono, acompañados por orquesta de cámara, y no sólo se entremezclan con la liturgia de manera dramática e intensa, a veces irónica, sino que también enfatizan un lado inusualmente crudo del ritual religioso.

Por otro lado, el texto litúrgico gira entre la serenidad, representada por las voces de los niños y el órgano, y una mezcla de luto, súplica y culpabilidad humanas, recreada por la soprano, el coro adulto y toda la orquesta. De este modo, los poemas de Owen y la misa de difuntos interactúan en un constante estado de tensión y ambigüedad.

Comencemos la audición del War Requiem Op.66 con las secciones Requiem aeternam y Dies Irae. La soprano Elisabeth Söderström, el tenor Robert Tear, el barítono Thomas Allen, el Coro de Niños de la Iglesia de Cristo de Oxford y el Coro con la Sinfónica de la Ciudad de Birmingham son dirigidos por Simon Rattle.

Comentarios