*
Estás leyendo: Siglo XXI – Tod Machover
Siglo XXI – Tod Machover
Siglo XXI

Siglo XXI – Tod Machover


Por: - 5 de junio de 2013
cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

 

Sparkler (2001) Sinfónica Odense / Paul Mann (12.20)
Jeux Deux (2005) Michael Chertock, Sinfónica Odense / Paul Mann (17.05)
Three Hyper-Dim-Sums (2004) iO Quartet (5.05)
…but not simpler… (2005) iO Quartet (14.35)

Presentamos música de Tod Machover.

Nacido en 1953, este artista estadounidense ha desarrollado una carrera paralela tanto en la creación como en la investigación y el diseño de nuevas tecnologías musicales. Luego de realizar sus estudios formales en la Juilliard con Elliott Carter y Roger Sessions, pasó un tiempo en Europa y fue director de investigaciones musicales en el Ircam, volviendo a su país en la década de 1990 y trabajando desde entonces en el MIT.

Una tecnología desarrollada por Machover y sus colegas ha sido el software Hyperscore que permite componer música a quienes no sepan leer o escribirla. Un usuario dibuja en la pantalla del computador y crea melodías, selecciona armonías, construye contrapunto, orquesta o controla tempo y dinámica. El computador puede “ejecutar” o imprimir esta obra en notación convencional para que músicos puedan recrearla con instrumentos.

Este proyecto involucró Toy Symphony, una actividad que partió con talleres y culminó con conciertos que incorporaron una orquesta sinfónica, un coro infantil y niños tocando Music Toys, así como partituras creadas por niños en Hyperscore e interpretadas por la orquesta. Y como obertura para Toy Symphony, Machover compuso una obra que tituló Sparkler, obra que también puede ser interpretada en forma independiente.

Por lo mismo, Sparkler, que combina orquesta con computador y procesos electrónicos en vivo, es una evocación de la niñez, con estados como alegría, curiosidad creciente e incluso terror. Sus diez secciones están construidas a partir de una melodía infinita y un amplio rango de estilos que abarca desde citas de música clásica hasta elementos de otro tipo de músicas como rock o jazz.

Sparkler es interpretada por la Sinfónica de Odense que dirige Paul Mann.

Sparkler fue compuesta en 2001 para orquesta y computador, más procesos electrónicos en vivo. Además de incluir sintetizadores, emplea otro software, creado por Machover y sus colegas del MIT, que se llama Hyperorchestra. Se trata de la versión extendida de la serie Hyperinstruments desarrollada para expandir instrumentos como el cello, la viola, el violín y el piano.

Machover empleó el Hyperpiano en una partitura de 2005, titulada Jeux Deux, que tiene el formato de un concierto para piano y orquesta. Pero usa el Yamaha Disklavier Grand, ampliado con el software, y establece dos tipos de relación, una entre solista y orquesta, otra entre intérprete humano y máquina, todo esto filtrado, además, por el homenaje que Machover realiza a Claude Debussy y su famoso pero críptico ballet Juegos.

Con sus partes Swift and Stealthy, Freely Lyrical y Buoyant and Precise, Jeux Deux es interpretada por Michael Chertock en Hyperpiano y la Sinfónica de Odense que dirige Paul Mann.

Muchos llaman a Machover como “el padrino de Guitar Hero”, gracias a las tecnologías musicales que ha creado, o en las que ha participado. Pero su labor es bastante extensa y abarca desde óperas multimedia, con robots o con interacción del público, hasta arreglos de música tradicional, pasando por obras para instrumentos convencionales, con o sin la asistencia o expansión de procesos electrónicos.

Todo esto confluye en dos cuartetos para cuerdas que escribió entre 2004 y 2005, de los cuales el primero consiste de tres miniaturas construidas con el Hyperscore y el segundo intentó representar la vida actual en Estados Unidos basándose en la independencia y la interdependencia de sus voces individuales. Según el autor, “es una dramatización de la complejidad, la diversidad, la fragmentación y velocidad del día a día”.

Después de terminar el segundo cuarteto, Machover se dio cuenta que había creado una especie de homenaje a su maestro Elliott Carter, así que decidió complementar esta obra con una serie de interludios electrónicos que sirvieran de homenajes a otros quienes han influido en su música y su carrera. El resultado, hasta ahora, suma tributos a Byrd, Bach y Beethoven, así como a The Beatles.

Enseguida tenemos el Interludio N°1 “after Bach”, el Cuarteto N°1 “Three Hyper-Dim-Sums”, el Interludio N°2 “after Byrd” y el Cuarteto N°2 “…but no simpler…”. Versión del iO Quartet que integran Alexander Woods y Sarah Crocker en violines, Elizabeth Weisser en viola y Chris Gross en cello.

Comentarios