*
Estás leyendo: Siglo XXI – György Ligeti (5)
Siglo XXI – György Ligeti (5)
Siglo XXI

Siglo XXI – György Ligeti (5)


Por: - 13 de julio de 2013
cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

 

Obras de György Ligeti (programa 5)

Concierto para violín (1990-92) (26.30)
Con flautas, tambores y violines (2000) (13.00)
Concierto de Hamburgo (1998-99) (15.00)

A mediados de la década de 1970, Ligeti comenzó a sufrir una crisis creativa, porque la vanguardia a la que pertenecía ya no funcionaba como tal, el tiempo de los ideales había terminado y el reto contra la cultura musical establecida se había convertido en el nuevo establishment. El autor quería distanciarse de este destino pero quería evitar la tendencia postmodernista a volver a formas, estilos y retóricas de un siglo antes, algo que en cierta medida ironizó en su trío con corno de 1982.

La liberación definitiva la alcanzó en 1985 con su primera serie de estudios, una obra en que el autor reveló una nueva expansión métrica y contrapuntística influida por el jazz y la música africana. Esta expansión fue perfeccionada armónica y melódicamente con los nuevos temperamentos del concierto para piano completado en 1988 y el concierto para violín terminado en 1993, partituras que recurren a armónicos naturales de los bronces e incorporan instrumentos de afinación incierta como ocarinas y flauta dulces.

Vivacissimo luminoso, aria-hoquetus-coral andante con moto, intermezzo presto fluido, passacaglia lento intenso y appassionato agitato molto son los cinco movimientos del Concierto para violín que interpretan Frank Peter Zimmermann y el Asko-Schoenberg Ensemble que dirige Reinbert de Leeuw.

Después de completar el concierto para violín, Ligeti retornó al piano para producir una nueva serie de estudios, compuso una sonata para viola sola y comenzó a proyectar una ópera basada en los libros de Alicia de Lewis Carroll. Aunque no lo concretó, su mundo sonoro pudo asemejarse al que reveló el ciclo “Con flautas, tambores y violines” escrito en 2000 y basado en poesía de su compatriota Sandor Weöres cuyo contenido gira entre lo mítico y lo imaginario, el sin sentido y evocaciones folclóricas.

Fábula, Canción danza, Templo chino, Kuli, Sueño, Dulce y amargo, y Parakeet, son las canciones de este ciclo que interpretan Katalin Karolyi y el Grupo Amadinda.

Junto con este ciclo de canciones y tres obras de una tercera serie de estudios que quedó inconclusa, la última creación de Ligeti fue el Concierto de Hamburgo. Iniciada en 1998 y terminada en 2003, esta demandante partitura experimenta con espectros sonoros muy inusuales al aprovechar las posibilidades timbrísticas del corno, instrumento que Ligeti ya había explorado en su trío de 1982 y que, en este caso, actúa como solista y principal protagonista dentro del grupo orquestal.

Con sus partes preludio, señal danza y coral, aria aksak hoketus, solo intermezzo mixtur canon, espectro, capricho e himno, este Concierto de Hamburgo es interpretado por Marie Louise Neunecker y el Asko Ensemble que dirige Reinbert de Leeuw.

Comentarios