*
Estás leyendo: Renaud Capuçon interpreta obras de Mantovani y Dusapin

A las 24 horas presentamos nuevos conciertos para violín estrenados en 2012.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Miércoles 12 de diciembre – 24 horas

Bruno Mantovani
Jeux d’Eau (2011-12) para violín y orquesta
Renaud Capuçon, Orquesta de la Ópera Nacional de París / Philippe Jordan (19.35)

Pascal Dusapin
Aufgang (2008-11) para violín y orquesta
Renaud Capuçon, Orquesta Filarmónica de Radio France / Myung-Whun Chung (30.20)

Presentamos dos conciertos estrenados y grabados por el violinista Renaud Capuçon para un disco publicado por Erato en 2016.

Comenzamos con la obra de Bruno Mantovani que se titula Jeux d’eau (Juegos de agua). Escrita entre 2011 y 2012, se inspira en el sonido del agua fluyendo en un torrente desde la montaña, pero también pone atención y reflexiona sobre la tremenda herencia musical del concierto para violín como formato y sobre la naturaleza misma del instrumento.

De este modo, el autor desarrolla una escritura que se mueve entre la cualidad melódica y lineal propia del violín y el sonido constante y completo del movimiento del agua. El resultado es un torrente sonoro permanente conducido por el violín y acentuado en uno u otro momento por un oboe, una flauta, un clarinete y un contrabajo.

Grabación realizada en la Sala Pleyel de París en 2012 por Renaud Capuçon junto con la Orquesta de la Ópera Nacional de París dirigida por Philippe Jordan.

Continuamos con el concierto de Pascal Dusapin titulado Aufgang (Ascensión). La obra fue iniciada en 2008, después que Dusapin recibió un encargo de Marek Janowski para escribir una partitura para violín y orquesta, pero el proyecto quedó en pausa por algún tiempo y recién en 2011 fue retomado gracias al impulso de Renaud Capuçon.

De acuerdo a Dusapin, el título del concierto alude tanto a su larga gestación como a la manera en que abordó su composición, que él mismo describe como una reconciliación de los elementos en conflicto para volver a escribir la partitura. La idea del ascenso o la elevación además puede ser vista como la luz o la claridad después de la oscuridad.

Dusapin comenta “escribir una obra para violín y orquesta puede ser comparado a esta batalla entre la oscuridad y el brillo. Al comienzo, el violín está arriba y la orquesta está abajo. Ambos cantan. La orquesta es oscura, el violín es casi inaudible, y su sonido es tan tenue y melancólico que parece tener el brillo de un reflejo”.

Y agrega “Aufgang une opuestos y los lleva por un flujo constante, mientras el conflicto entre oscuridad y resplandor se convierte en la fuerza motriz de la música”. Y al final, la riqueza del timbre luminoso del violín, unida al vibrante color de la orquesta, enfatiza el poderoso y variado lenguaje de la obra.

Grabación realizada en la Philharmonie de París en 2015 por Renaud Capuçon junto con la Orquesta Filarmónica de Radio France dirigida por Myung-Whun Chung.

Comentarios