*
Estás leyendo: ‘Preludios’ y otras obras de Debussy
‘Preludios’ y otras obras de Debussy
Archivo Maestro

‘Preludios’ y otras obras de Debussy


Por: - 2 de abril de 2018

Cuarto capítulo del ciclo que recuerda a Claude Debussy.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Jueves 22 de marzo

Preludios I (1909-10) Zoltan Kocsis (37.50)
Khamma (1910-12) Orquesta Nacional ORTF / Jean Martinon (20.35)
Preludios II (1912-13) Zoltan Kocsis (37.20)
Juegos (1912–13) Orquesta Cleveland / Pierre Boulez (16.00)

Los dos libros de Preludios para piano compuestos entre 1909 y 1913 expandieron todas las exploraciones tonales realizadas por Claude Debussy en sus anteriores obras. Si bien la idea de realizar una colección de preludios estuvo en su mente por unos tres años, fue entre diciembre de 1909 y febrero de 1910 que concretó el primer volumen.

Esta colección fue publicada en 1910 y las doce piezas que la conforman aluden a temas y contenidos diversos inspirados por fotografías y pinturas, poesía de Verlaine, Leconte de Lisle y Baudelaire, teatro de Shakespeare, naturaleza, leyendas y mitología, música y personajes callejeros.

Sin embargo, Debussy decidió colocar el título de cada preludio al final de la partitura, como una manera de no afectar ni guiar la percepción del intérprete o el auditor. De esa forma cada preludio revelaría su particular universo sonoro, apoyado por la innovadora escritura pianística del autor, innovadora en armonías, sonoridades y efectos.

El libro primero de Preludios lo conforman Danzarinas de Delfos, Velos, El viento en la planicie, Sonidos y perfumes que inundan el aire de la noche, Las colinas de Anacapri, Huellas en la nieve, Lo que ha visto el viento del oeste, La niña de los cabellos de lino, La serenata interrumpida, La catedral sumergida, La danza de Puck y Minstrels.

Interpreta Zoltan Kocsis.

Entre las dos colecciones de Preludios para piano, Debussy compuso un ballet llamado Khamma. Sin embargo, la orquestación no fue terminada por el autor y quedó en manos de Charles Koechlin, quien supervisado por Debussy incorporó algunas de las originales sonoridades desarrolladas por él hasta entonces.

Khamma fue escrito por encargo de la bailarina inglesa Maud Allan y su trama tenía lugar en el templo de Amon-Ra, donde Khamma danza rogando para que su país sea salvado de los invasores. Una vez que su solicitud es aceptada, ella muere y su sacrificio es bendecido por el Sumo Sacerdote.

Jean Martinon dirige a la Orquesta Nacional de la Radio Televisión Francesa.

El segundo libro de Preludios, completado en 1912 y publicado en 1913, reveló un tipo de acercamiento distinto a la textura, la armonía y la rítmica pianísticas, a pesar de que todavía están los aromas mediterráneos, la poesía, las imágenes, las celebraciones y la fantasía.

El rango de caracterización musical es extraordinario y abarca desde la abstracción de la pieza “Las terceras alternadas”, que anticipa las exploraciones de Debussy en su serie de Estudios, hasta el sensual encanto de “La Puerta del Vino”, partitura que, según el autor, posee “bruscos contrastes entre una violencia extrema y una apasionada dulzura”.

Aunque todas estas alusiones a imágenes y sonidos tan diversos, épocas muy diferentes y parajes tan lejanos, podría haber conducido fácilmente al caos, Debussy logra unificar el ciclo con una lógica interna y una claridad estructural, con un sistema muy elaborado de referencias cruzadas, transferencias de motivos y una configuración tonal integrada.

De hecho, la ambigüedad bitonal de la primera pieza, “Nieblas”, se va desarrollando en el esquema tonal de los siguientes preludios hasta alcanzar su reversión en la última del ciclo, “Fuegos de Artificio”, la que funde poesía y virtuosismo de una manera que era imposible de integrar en la primera serie de preludios.

El segundo libro de Preludios lo conforman las piezas Nieblas, Hojas muertas, La puerta del vino, Las hadas son exquisitas bailarinas, Los brezos, El excéntrico General Lavine, La terraza de las audiencias al claro de luna, Ondina, Homenaje a Pickwick, Canope, Las terceras alternadas y Fuegos artificiales.

Interpreta Zoltan Kocsis.

Otro ballet siguió al segundo libro de Preludios. Fue escrita a pedido de Diaghilev para un ballet que transcurre en una cancha de tenis donde hay un encuentro casual de dos mujeres y dos hombres al buscar una pelota perdida. Se estrenó en 1913 y marcó otro paso adelante en la evolución de su estilo.

La puesta en escena, que tenía como trasfondo un paisaje misterioso y nocturnal, como si hubiera algo siniestro en las sombras, no ayudó mucho a la pobre recepción que tuvo la música y la coreografía. Muchos consideraron a la partitura demasiado elusiva y pasó bastante tiempo antes de que fuera apreciada por su modernismo.

De hecho, la música se desarrolla de manera continua, asociativa y que avanza desde un punto al siguiente sin recapitulaciones, apareciendo veintitrés motivos temáticos que interactúan constantemente mientras progresan. Este tipo de escritura sería influyente en autores posteriores como Boulez o Stockhausen.

Juegos es interpretada por la Orquesta de Cleveland que dirige Pierre Boulez.

Comentarios