*
Estás leyendo: Grabaciones del cellista Siegfried Palm
Grabaciones del cellista Siegfried Palm
Siglo XXI

Grabaciones del cellista Siegfried Palm


Por: - 9 de octubre de 2019

A las 24 horas recordamos sus registros de obras de Xenakis, Penderecki, Yun, Kagel, Brown, Zimmermann y Berg.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Miércoles 9 de octubre – 24 horas

Anton Webern – Drei kleine Stücke Op.11 (1914) (2.00)
Krzysztof Penderecki – Capriccio per Siegfried Palm (1968) (6.50)
Earle Brown – Music for Cello and Piano (1955) (8.10)
Bernd Alois Zimmermann – Vier kurze Studien (1970) (2.20)
Iannis Xenakis – Nomos Alpha (1965) (14.30)
Mauricio Kagel – Unguis incarnatus est (1972) (5.35)
Isang Yun – Glissées (1970) (14.00)

Recordamos a Siegfried Palm, el famoso cellista alemán nacido en 1927 y fallecido en 2005.

Siegfried Palm fue uno de los principales exponentes del repertorio contemporáneo para su instrumento y estrenó importantes obras escritas para él por compositores como Hans Werner Henze, György Ligeti, Iannis Xenakis y Krzysztof Penderecki.

Comencemos con dos facetas de su arte. Con el pianista Aloys Kontarsky interpreta las Tres Pequeñas Piezas Op.11, escritas en 1914 por Anton Webern, y luego como solista, el Capriccio per Siegfried Palm, compuesto en 1968 por Penderecki.

Además de abordar música solista y orquestal, Palm colaboró con los pianistas Alfons y Aloys Kontarsky y el percusionista Christoph Caskel en la construcción de un repertorio caracterizado por nuevos recursos técnicos, sonoridades y colores.

Un ejemplo de esa colaboración fue la obra Music for Cello and Piano que Earle Brown escribió en 1955, época en que el autor estadounidense visitaba con frecuencia centros europeos como Darmstadt, Colonia o París para intercambiar experiencias.

También realizaba charlas sobre técnicas en las que era un precursor, como la notación gráfica, la notación tiempo-espacio y la forma móvil, las que aparecen en esta obra que, además, funde exitosamente los diferentes colores tonales del piano y del cello.

Continuamos con dos obras dedicadas a Siegfried Palm. La primera fue escrita en 1970 por Bernd Alois Zimmermann y que comprende Cuatro Estudios Breves enfocados en un problema técnico: ritmo, color, virtuosismo y manera de entender la música.

Después tenemos la obra que Iannis Xenakis le dedicó en 1965, Nomos Alpha, partitura basada en figuras geométricas y el lanzamiento de dos dados para determinar elementos como el color, la densidad y la dirección en que se desarrolla el argumento musical.

Palm fue uno de los intérpretes que ayudó a que la ciudad de Colonia fuera la cuna de la vanguardia europea, no sólo como primer cello de la Orquesta Sinfónica de la WDR, sino también como profesor y director de la Hochschule desde la década de 1960.

Otra colaboración entre Siegfried Palm y Aloys Kontarsky es Unguis incarnatus est, una obra de 1972 de Mauricio Kagel que entabla un diálogo con la música tardía de Franz Liszt: sus cinco notas iniciales son idénticas a las de Nuages Gris de Liszt.

Esas cinco notas sufren diferentes procesos, mientras el pedal del piano emite diversos ruidos, y la desesperación parece apoderarse de los intérpretes. El grito final, basado en las letras de Liszt, quizá sea la liberación del dolor provocado por una uña encarnada.

Completamos este recorrido por el arte de Siegfried Palm con una obra escrita para él en 1970 por el coreano Isang Yun, uno de los primeros compositores en forjar un lazo entre las músicas europea y oriental, sobre todo después de radicarse en Alemania en 1970.

La partitura se llama Glissées, aludiendo al extenso uso de glissandi en su escritura, y tal como todas las obras que hemos escuchado, fue grabada en 1974 por Siegfried Palm para un disco publicado por Deutsche Grammophon.

Comentarios