*
Estás leyendo: ‘El Mar’ y otras obras de Debussy
12 compartidos Comentarios
‘El Mar’ y otras obras de Debussy
Archivo Maestro

‘El Mar’ y otras obras de Debussy


Por: - 2 de abril de 2018

Tercer capítulo del ciclo que recuerda a Claude Debussy.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Miércoles 21 de marzo

El Mar (1903–5) Orquesta Cleveland / Pierre Boulez (23.30)
Máscaras y La isla alegre (1904) Jean-Efflam Bavouzet (9.45)
Danzas Sagrada y Profana (1904) Lisa Wellbaum, Orquesta Cleveland / Pierre Boulez (10.20)
Imágenes (1905–12) Orquesta Cleveland / Pierre Boulez (34.00)
Children’s Corner (1906–9) Jean-Efflam Bavouzet (15.45)
Rapsodias para clarinete y para saxo (1901-1911) Orquesta Nacional ORTF / Jean Martinon (18.00)

Muchas de las ideas plasmadas en Preludio a la Siesta de un Fauno y Nocturnos fueron perfeccionadas en El Mar, tríptico sinfónico que Debussy compuso entre 1903 y 1905. Desde el Preludio el autor trató a la orquesta de acuerdo a sus propios ideales sonoras y creó una mezcla muy personal de sus componentes tradicionales.

Sus experimentos con las sonoridades también se dirigieron hacia la individualización de los timbres, ya que para Debussy el timbre no era un simple abrigo que se agregaba a la textura musical, sino un elemento esencial de su lenguaje, como lo demuestra El Mar con su tratamiento de cuerdas, vientos y percusión casi de manera intercambiable.

El Mar también promovió negativamente el apelativo de “músico impresionista” para Debussy, usado por primera vez por el jurado del Institut de France en 1887 y que hasta la actualidad se emplea para aludir a sus líneas veladas, la desintegración de sonidos y la predominancia del color en la orquestación.

Aunque algunos ven este tríptico sinfónico como equivalente musical de las pinturas de Monet, Turner o Hokusai, es una partitura menos literal y más evocativa, recuerdos y memorias del paisaje marino, plasmados con libertad formal y armónica, fragmentos temáticos que no alcanzan la plenitud melódica y una exquisita instrumentación.

Desde el amanecer al mediodía en el mar, Juego de olas y Diálogo del viento y el mar son las partes de El Mar. Interpreta la Orquesta de Cleveland que dirige Pierre Boulez.

Máscaras y La Isla Alegre, escritas entre 1903 y 1904, también revelaron una búsqueda de color y riqueza sonora. Fueron las más extensas y desarrolladas de Debussy para el piano y configuraron un par de obras contrastantes que capturaron dos momentos de la vida del autor, uno alegre y otro triste, como el día y la noche.

La Isla Alegre y Masques son interpretadas por Jean-Efflam Bavouzet.

Contemporánea de El Mar es una de las “obras de circunstancia” de Debussy, solicitada para probar un nuevo tipo de arpa en una competencia para instrumentistas y titulada Dos Danzas. La primera posee una atmósfera solemne que contrasta con el deliberado arcaísmo de la segunda.

Danzas Sagrada y Profana con Lisa Wellbaum y la Orquesta de Cleveland.

Después del estreno del tríptico sinfónico El Mar en 1905, que al igual que las partituras orquestales anteriores del autor tuvo una fría recepción de la crítica, Debussy comenzó a trabajar en otra obra sinfónica, Imágenes, que le tomó unos siete años en concluir. Iberia y Rondas de Primavera fueron estrenadas en 1910 y la partitura completa en 1913.

Si se considera a las primeras obras orquestales maduras de Debussy, es decir Preludio a la siesta de un fauno, Nocturnos y El Mar, como una gran trilogía que comparte ciertos elementos idiomáticos, sonoros e incluso de contenido, Imágenes es una trilogía con un carácter y un contenido distintos basada en evocaciones más concretas.

La primera parte, Gigas, representa a los ingleses e incluye una versión distorsionada de una canción popular británica. La segunda, Iberia, posee un lenguaje exótico con ciertos códigos que los franceses asignaban tradicionalmente a España. Y la tercera, Rondas de primavera, cita una canción de cuna francesa de manera nostálgica y melancólica.

Imágenes es interpretada por la Orquesta de Cleveland que dirige Pierre Boulez.

Mientras completaba las Imágenes para orquesta, Debussy compuso una suite dedicada a su hija de tres años. La terminó en 1908 y tituló Children’s Corner como una manera de burlarse de la anglomanía que prevalecía entonces y aludir a su institutriz inglesa, Mrs Dolly.

A pesar de su contexto, esta partitura no fue pensada en intérpretes niños o amateurs, ya que solicita al ejecutante más sensibilidad, delicadeza e imaginación que virtuosismo. A una primera parte que alude con humor a los ejercicios de Clementi y al escepticismo de Debussy por ese tipo de educación musical, siguen evocaciones del mundo de los niños.

Con sus partes Doctor Gradus ad Parnassum, Canción de cuna de Jimbo, Serenata para la muñeca, La nieve está bailando, El pastorcito y Golliwogg’s cakewalk, escuchemos Children’s Corner interpretada por Jean-Efflam Bavouzet.

Otras “obras de circunstancia” de Debussy en este periodo fueron las rapsodias para saxo y para clarinete. La primera fue completada en 1908 por encargo de la intérprete estadounidense Elise Hall y la segunda en 1910 a pedido del Conservatorio de París como pieza de prueba para los estudiantes.

Estas Rapsodias son interpretadas por Guy Dangain en clarinete y Jean-Marie Londeux en saxofón junto a la Orquesta Nacional de la Radio Televisión Francesa que dirige Jean Martinon.

Comentarios