*
Estás leyendo: Cuarteto Op.51 y otras obras de Dvorak
Cuarteto Op.51 y otras obras de Dvorak
Archivo Maestro

Cuarteto Op.51 y otras obras de Dvorak


Por: - 1 de abril de 2018

Presentamos un ciclo de programas con música de cámara de Antonín Dvorak.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Música de cámara de Antonín Dvorak

Lunes 12 de marzo

Sexteto para cuerdas Op.48 (Miembros Octeto Viena) (33.25)
Bagatelas para armonio y cuerdas Op.47 (Rudolf Firkusny, Cuarteto Juilliard) (18.15)
Cuarteto para cuerdas Op.51 (Cuarteto Emerson) (32.00)
Sonata para violín y piano Op.57 (Anthony Marwood, Susan Tomes) (23.05)

Además de ser compositor, este artista checo nacido en 1841 y fallecido en 1904, fue un notable intérprete de violín y de viola, y de hecho, fue primer viola en la nueva orquesta del Teatro Provisional Checo durante la década de 1860. Como tal, no sólo interpretó un nutrido repertorio alemán, francés, italiano, checo y eslavo, sino también fue dirigido en 1863 por Wagner y desde 1866 por Smetana.

Un momento clave fue el apoyo que encontró en Brahms, quien integraba un jurado que decidía la entrega de un sueldo estatal austriaco a los artistas. Dvorak no sólo obtuvo esa beca en varias oportunidades, a partir de 1874, sino que también accedió a Simrock, que era el editor de Brahms, y pudo comenzar a publicar su música y recibir encargos desde otros países.

Fue el caso del Sexteto Op.48, obra con el carácter nacional de las anteriores y exitosas Danzas Eslavas Op.46 cuyos dos movimientos centrales tienen origen popular: Dumka, un lamento que alterna secciones lentas y rápidas, y Furiant, una danza campesina. Este sexteto fue estrenado en Berlín en 1879 por Joachim y este mismo violinista lo presentó en Viena logrando un éxito que ayudó a fomentar la fama del compositor.

Este Sexteto en la mayor Op.48 por Anton Fietz y Wilhelm Hübner en violines, Günther Breitenbach y Josef Staar en violas, Ferenc Mihaly y Adalbert Skocic en cellos.

El mismo espíritu de las Danzas Eslavas Op.46 y el Sexteto Op.48 invade a las llamadas Bagatelas que Dvorak compuso en mayo de 1878. Aunque se trata de obras más simples concebidas para una interpretación doméstica, son bastante originales, no sólo porque su instrumentación incorpora armonio, sino también por la estructura en forma de suite con cinco movimientos interconectados.

Estas Cinco Bagatelas Op.47 por Rudolf Firkusny en armonio y miembros del Cuarteto Juilliard: Robert Mann y Earl Carlyss en violines, Joel Krosnick en cello.

La música de cámara ocupó un sitial relevante en la producción de Dvorak y su primera partitura publicada fue un quinteto para cuerdas en 1861. Por entonces su estilo revelaba la influencia de Mozart y Beethoven, luego siguió a Mendelssohn, Schumann y Wagner, pero algunos reveses creativos obligaron a Dvorak a redefinir su lenguaje, y así decidió dejó la esfera alemana y combinar un formato clásico con elementos del folclore.

Dos décadas después de aquel Op.1 apareció el décimo cuarteto para cuerdas dentro del catálogo de Dvorak, una obra de carácter nacional que continuó con la exitosa senda de las Danzas Eslavas y el Sexteto. Fue compuesto en 1879 por encargo de Jean Becker, el primer violín del Cuarteto Florentino, quien solicitó específicamente la incorporación de materiales eslavos, y de hecho, el cuarteto a veces se denomina “eslavo”.

Este Cuarteto en mi bemol mayor Op.51 es interpretado por el Cuarteto Emerson.

Después del décimo cuarteto apareció la única sonata para violín publicada por Dvorak. Fue escrita en marzo de 1880 e interpretada por el autor con el famoso violinista Joseph Joachim. Si bien contiene elementos cercanos a Brahms, es una obra donde reaparece el aspecto eslavo típico de la música del autor en esta época, tratado con mayor sutileza y refinamiento estilístico que en su sexteto y cuarteto para cuerdas anteriores.

Sonata en fa mayor Op.57 con Anthony Marwood en violín y Susan Tomes en piano.

Comentarios