*
Estás leyendo: ‘Aura’ de Sánchez-Verdú
‘Aura’ de Sánchez-Verdú
Siglo XXI

‘Aura’ de Sánchez-Verdú


Por: - 12 de octubre de 2018

A las 24 horas presentamos esta ópera estrenada en 2009 y basada en una historia de Carlos Fuentes.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Viernes 12 de octubre – 24 horas

José María Sánchez-Verdú
Aura (2007-2009)
Neue Vocalsolisten Stuttgart, Kammerensemble Neue Musik Berlín

Presentamos la ópera Aura del español José María Sánchez Verdú que fue publicada en 2010 por el sello Kairos.

José María Sánchez-Verdú nació en 1968 en Algeciras y estudió en el conservatorio de Madrid y la Musikhochschule de Frankfurt. Aura es su cuarta ópera, fue completada en 2009, estrenada en el Teatro de la Zarzuela en Madrid y ha sido presentada en ciudades como Berlín, Stuttgart, Hamburgo y Venecia.

El libreto fue preparado por el propio compositor y reduce la narración a una estructura de varios momentos centrales y diálogos con frases cortas y significativas. El argumento no existe y es la vida interna de los sonidos la que establece el ambiente de amenaza que cruza toda la obra.

Aura se basa en el relato homónimo escrito por el mexicano Carlos Fuentes en 1961, un relato de fantasmas que, según el propio autor, es sobre todo una historia de erotismo y necrofilia que pertenece a una larga tradición de historias sobre la fidelidad eterna y el reencuentro con el ser querido a través de la muerte.

Todo comienza cuando el joven historiador Felipe Montero lee y responde a un anuncio clasificado que parece hecho a su medida. Llega a la casa de Consuelo, una anciana que le encarga poner en orden las memorias de su marido, el General Llorente, muerto hace mucho tiempo.

En la casa también vive Aura, la joven sobrina de Consuelo, que fascina a Felipe desde el principio y de la que se enamora desesperadamente. Pronto, sin embargo, se diluyen las fronteras entre los diferentes personajes. Consuelo y Aura parecen actuar con una sincronía extraña.

Felipe descubre una antigua fotografía del general y se reconoce a sí mismo en ella. La realidad y la imaginación se confunden. Felipe comprende que Aura es una proyección pero para entonces ya está atrapado en la tela de araña del mundo de Consuelo y ha sido condenado irremediablemente al pasado.

La música de Aura es delicada, casi intangible, con una imagen sonora etérea y flotante, apoyada sobre todo por dos acordeones, flauta baja y flauta Paetzold contrabajo, en que aparecen largos periodos cercanos al silencio y un sentido de inmovilidad que recuerda la negación de la temporalidad en el nivel narrativo.

Un rol importante en el sonido de la ópera lo cumple el Auraphon, un instrumento que Sánchez-Verdú desarrolló de manera conjunta con el Estudio Experimental de la SWR de Freiburg para esta ópera. Se compone de tres gongs y dos tam-tams que pueden ser considerados como actores musicales.

La voz de los cantantes o determinados instrumentos del ensamble activan, por medios electrónicos, los gongs y tam-tams, y éstos resuenan creando sonidos de la nada. Por lo mismo, el público no se limita a oír lo que ocurre en escena, sino que percibe esta aura como algo que parece provenir de la lejanía, de otro mundo.

El Auraphon funciona como una especie de “meta-instrumento” que absorbe y afecta a todas las otras fuentes sonoras en sí, con un “auraphonista” que controla, desde la mesa de audio, las relaciones entre cantantes, músicos y el propio Auraphon como si se tratara de un verdadero director de los eventos musicales.

Los cinco instrumentos del Auraphon corresponden a los cinco cantantes, que son Aura, Consuelo, Felipe y dos voces lejanas, así como a los cinco instrumentos que tienen una función casi solista y que son la flauta baja, la flauta Paetzold contrabajo, la tuba baja y los dos acordeones. A ellos se une un quinteto de cuerdas.

Además, las flautas y la tuba se relacionan con Aura, Consuelo y Felipe y los tres gongs que están afinados en Do, Fa y La, que en el sistema alemán son las letras C, F y A, las iniciales de los personajes. Los dos acordeones son compañeros de las dos voces lejanas y los dos tam-tams.

Aura fue grabada en 2010 por los Neue Vocalsolisten de Stuttgart, con la soprano Sarah Sun como Aura, la mezzosoprano Truike van der Poel como Consuelo, el bajo Andreas Fischer como Felipe, el tenor Martin Nagy y el barítono Guillermo Anzorena como las voces lejanas.

A ellos se unen el Kammerensemble Neue Musik de Berlín en flautas y cuerdas, el dúo Alberdi y Aizpiolea en acordeones, Joachim Haas en auraphon y la proyección sonora, José María Sánchez Verdú en la dirección y el Estudio Experimental de la SWR en la realización electrónica en vivo.

Comentarios