*
Estás leyendo: Cuadernos de Composición, de Martín Gubbins y Daniel Reyes León, en el Espacio Alta Tensión del MAC: ¡La entrada es liberada!

La instalación extrapola las posibilidades objetuales y sonoras de la obra visual de Gubbins en una colaboración que se completa con una serie de conciertos de cámara para Okidata 320 donde participan intérpretes, performers, músicos y poetas invitados por ambos artistas.

Hasta el 20 de enero estará disponible, en el Espacio Alta Tensión de la sede Parque Forestal del Museo de Arte Contemporáneo, la exposición Cuadernos de Composición de Martín Gubbins y Daniel Reyes León.

La instalación extrapola las posibilidades objetuales y sonoras de la obra visual de Gubbins en una colaboración que se completa con una serie de conciertos de cámara para Okidata 320 donde participan intérpretes, performers, músicos y poetas invitados por ambos artistas.

La obra, curada por Alessandra Burotto, articula poesía visual y tecnologías en una lógica colaborativa valiéndose de las particularidades arquitectónicas de la sala 14 para la realización de un site specific.

Este libro es mi enunciación como poeta para tratar de observar la literatura como un arte de la palabra en términos más amplios que simplemente la escritura en verso. El deseo que hay detrás de la creación de este libro es señalar que no hay renglones, ni límites en el proceso artístico con el lenguaje”, comenta Martín Gubbins.

Por su parte, Francisca García, investigadora chilena, quien escribió un texto que acompaña la exhibición, recalca:

“En Cuadernos de Composición se trenzan dos intervenciones que operan bajo un mismo principio poético: escriben a partir de elementos no verbales abordando materialidad y sonido”.

En estas sesiones, concebidas como conciertos de cámara, se busca generar diálogos entre diversos instrumentos electrónicos, acústicos y vocales y las impresoras, cuyos carros han sido modificados para generar tres tonos al unísono al tiempo que imprimen el poema sobre papel continuo.

Uno de los objetivos es poder conectar el arte, la poesía y la sonoridad haciendo caso omiso a esa ingente pulsión disciplinaria que ronda la escena del arte local. De alguna manera este es otro objetivo, combatir el activismo de la discriminación disciplinaria que hace que músicos, poetas y artistas ya no tengan espacios de diálogo creativo”, comenta Daniel Reyes León.

Por otra parte, el artista destaca que “la pieza se pensó desde un principio como una activación donde el contexto nos hablara de cierta contaminación estilística indistinguible, un flujo donde la poesía, las máquinas y la sonoridad pudieran convivir en una armonía dispar que integrase al espectador. También, los conciertos nos permiten tener instancias de diálogo con otros agentes creativos que participan de este experimento permitiéndonos ampliar los campos de acción de manera colectiva”.

Cuadernos de Composición establece, entonces, una estructura narrativa que se ubica en los desplazamientos del medio, en su alteración y en el tránsito de sus signos en distintas formas de habla, donde la sonoridad – silente o musical- recoge el influjo de la poesía concreta anglosajona para instalarse de lleno en la tridimensionalidad, invitando desde ese vértice a otros artistas, músicos y poetas a dar nuevas voces al espacio intervenido mediante cinco sesiones de improvisación en vivo”, señala Burotto por su lado.

La obra puede visitarse de martes a sábado entre 11:00 y 19:00 horas (último acceso 18:30) y el día domingo de 11:00 a 18:00 horas (último acceso 17:30). La entrada es liberada.

Fotografía de Mónica Bate

Comentarios