cerrar
Ahora al aire Música sacra Escuchar
BUSNOIS Antoine
Misa "El hombre armado" 31'00
Pro Cantione Antiqua
Bruno Turner, director

HASSE Johann Adolf
Miserere en Mi Mn 23'00
Greta de Reyghere, soprano
Susanna Moncayo von Hasse, contralto
Ian Honeyman, bajo
Dirk Snellings, bajo
Coro y Orquesta Il Fondamento
Paul Dombrecht, director

Comentario de la semana

Variedad en lo actual

ECUC 3

El Festival de Música Contemporánea UC siguió con su tradición de combinar distintas tendencias del presente, darle cabida a compositores chilenos y presentar hitos de la modernidad, como el Concierto para Piano de György Ligeti, que se interpretó íntegramente.

Contando el Instituto de Música UC con dos de los principales conjuntos dedicados a la nueva música en el país, es natural que ambos tengan un espacio de honor en el tradicional Festival de Música Contemporánea de esa casa de estudios, que este año tuvo su versión número 26. Estos dos grupos son el Ensamble Contemporáneo UC y el Taller de Música Contemporánea UC, que dirigen respectivamente los también compositores Aliocha Solovera y Pablo Aranda, y que estuvieron en las jornadas segunda y tercera del encuentro.

Aquella segunda noche (lunes 21, Centro Gabriela Mistral) fue coronada con la interpretación del Concierto para Piano de György Ligeti, con la participación de Luis Alberto Latorre como solista. Los mismos intérpretes habían presentado esta exigente obra hace escasos meses, aunque en aquella oportunidad se mostraron solo tres movimientos. Esta vez escuchamos los cinco en gloria y majestad, notándose una maduración de la interpretación, y un fortalecimiento sobre todo al comienzo. Latorre como siempre, brillando, y el resto de los músicos haciendo un gran trabajo bajo la guía de Solovera, quien siempre ha mostrado un conocimiento cabal sobre el gran compositor húngaro.

Anteriormente, el conjunto mostró atractivas obras de Pedro Álvarez y Felipe Pinto D’Aguiar, además de una pieza del incipiente compositor Camilo Roca, quien es signo de la buena salud que goza la enseñanza de esta disciplina en el país, ya que con sus poco más de veinte años mostró un seguro manejo de la forma y el desarrollo. Este concierto había comenzado con una obra del propio Solovera, para guitarra sola y a cargo del virtuoso Luis Orlandini, quien aplicó toda su maestría en el característico lenguaje del compositor.

Más ecléctica resultó la noche del martes 22. Se inició con una obra del también violinista David Núñez, titulada “Canon Disimétrico”, para instrumentos y electrónica bajo la dirección de Núñez. El discurso contaba con coloraciones atractivas, pero en su extensión resultaba un poco cansadora para la escucha. Más dinámica en contraste fue la siguiente pieza, “Tandems” de Marcos Stuardo, a cargo del Dúo Qiri, integrado por la flautista Karina Fischer y la clarinetista Kathya Galleguillos. Ambos timbres dialogan, confluyen y se aúnan en un juego que resultó brillante gracias al trabajo de estas dos intérpretes, consagradas como expertas y notables exponentes de sus instrumentos.

Núñez volvió a escena para interpretar “L’ame Ailée”, dejando en claro que se trata de uno de los más proficientes exponentes del violín, y que ha protagonizado grandes momentos en obras exigentes para el instrumento en solitario, como es esta pieza, hipnótica, un trance en que una única altura va mutando a través de sutiles manejos microtonales. La velada se enalteció con la presencia programática del maestro León Schidlowsky, de quien la pianista Fernanda Ortega y la mezzo Nancy Gómez volvieron a echar mano a “Sound Poem”, presentada en el concierto homenaje a nuestro eminente compositor realizado en julio pasado. Siendo esta una de sus partituras gráficas, se proyecto esta en una pantalla, tal como Schidlowsky exige en este tipo de obras. La interpretación, fluida y comprometida, tal como la vez anterior.

Los percusionistas Simone Caiafa y Gonzalo Ramírez dieron vida a “Welcome Invasor” del compositor argentino Marcos Franciosi, un creador cercano a lo teatral, que ha hecho varias óperas, y que en esta pieza presenta un microdrama de encuentros y desencuentros, con ambos músicos moviendo en escena e interpretando tam tams, serruchos, y otros artilugios. La plana general del Taller y su director, Pablo Aranda, salieron a escena para mostrar una pieza de Aurélien Dumont, “Berceuse et des poussieres”, rica en recursos técnicos. Finalmente, una obra de Cristián Morales-Ossio, compositor chileno de amplia trayectoria, que está en mitad de un doctorado en Inglaterra, y sin estar él presente, los músicos en escena, incluyendo al dedicado Diego Castro en guitarra eléctrica hicieron un gran trabajo con sus “Eleven Fragments”, que muestran una nueva faceta de Morales, no tan cercana al espectralismo francés, pero siempre con una cuidadosa preocupación por el timbre.

La última jornada del encuentro contó Compañía de Música Contemporánea, grupo de la Universidad de Chile que dirige Carlos Valenzuela, que presentó obras de comprometidos compositores jóvenes como Juan Manuel Quinteros y Francisco Rañilao. Y sin haber estado presente, este comentador se enteró de lo bien recibidas de estas nuevas composiciones. Como siempre, el festival de la UC aportando un panorama amplio y otorgando un espacio vital a nuestros compositores. A esperar el próximo año.

 

Álvaro Gallegos M.

25/11/2016

Fotos: Félix Rodríguez

 

Otras Noticias

Comentarios

Biografías

Nacidos en esta semana