cerrar
Ahora al aire Concierto de apertura Escuchar
TANEYEV Sergei Ivanovich
La Orestiada, Obertura Op.6 17'50
Orquesta Filarmonía
Neeme Jërvi, director

DVORAK Antonin
Obertura Op.93 "Otello" 14'25
Orquesta Sinfónica de Chile
Mika Einchelholz, director

CLEMENTI Muzio
Concierto para piano y orquesta en 22'40
Do My
Pietro Spada, piano
Orquesta Filarmonía
Francesco D'Avalos, director

WILLIAMS John
Marcha de Midway 04'10
Orquesta Boston Pops
John Williams, director

DVORAK Antonin
Sinfonía Nø9, en Mi Mn, Op.95, "Del Nuevo 43'30
Mundo"
Orquesta Sinfónica RCA Víctor
Leopold Stokowski, director

Comentario de la semana

Un festival americanista

EC F. Rettig -OSCH XV Festival

El encuentro dedicado a la música contemporánea que año a año organiza el Departamento de Música Universidad de Chile, mostró una vez más su apertura hacia nuestro continente, con una programación equilibrada e incluyendo momentos significativos.

El Festival de Música Contemporánea del Departamento de Música y Sonología de la Universidad de Chile ha venido al alza en lo que a programación se refiere, por lo menos en los últimos cinco años. Ha presentado un bien logrado equilibrio entre compositores jóvenes y de trayectoria, entre estrenos y obras rescatadas, así como ha sabido manejar aniversarios, homenajes varios y contar con la presencia de invitados internacionales.

En este último ámbito, el festival ha estado impregnado de un espíritu americanista. En la recién pasada versión 2015, la quinceava de este ciclo, estuvieron presentes el guitarrista colombiano Rodrigo Cuadros, la pianista argentina Carolina Aguirre, el tubista mexicano Fabián Campuzano, y la flautista argentina Ana Ligia Mastruzzo, además de los compositores Gonzalo Biffarella (Argentina), Mauricio de Bonis (Brasil) y Marta Lambertini (Argentina). Ese americanismo también se reflejo en la parrilla, que consideró obras de Leo Brouwer (Cuba), Rodrigo Sigal (México) y Mesías Maiguashca (Ecuador).

En cuanto a música nacional, si hay una figura que ha sabido reflejar con fuerza en su música la problemática americanista, ha sido el compositor León Schidlowsky. Y precisamente el festival se inició con un homenaje a él, por ser el último galardonado con el Premio Nacional de Artes Musicales. Un didáctico discurso del musicólogo Luis Merino dio paso a la obra para flauta sola, “Isla Negra”, uno de los más tempranos ejemplos de serialismo integral en Chile, que Schidlowsky compuso en 1959. Wilson Padilla realizó un dedicado trabajo para sacar a relucir las bondades de esta pieza, breve pero a la vez impactante.

Muy conectado con la estética de Schidlowsky, la música de Fernando García contempla la absorción de múltiples posibilidades de la música moderna al servicio de obras cortas, directas, que dan paso a la expresión particular de los intérpretes. Así, sus Tres Piezas Breves para guitarra resultaron un punto alto en el segundo día del festival, gracias a la constante maestría de Luis Orlandini.

Esa jornada se había iniciado con otro homenaje, el de los 90 años que Pierre Boulez cumplirá en marzo próximo. La trasandina Carolina Aguirre mostró un nivel acorde a la complejidad de las “Notaciones” para piano. Luego de 60 años de su creación (son de 1945), esta miniaturas mantienen una frescura desbordante, y la interpretación fue simplemente loable.

El festival ha asegurado en los últimos años los servicios de la Orquesta Sinfónica de Chile en los últimos años para una jornada final en el teatro del CEAC U.Chile juntando obras escogidas de una convocatoria junto a hitos de la música moderna. En esta oportunidad, por problemas organizacionales o simplemente descoordinaciones, la OSCH solo estuvo presente en la primera mitad del concierto, y presentando las obras seleccionadas por la curatoría, bajo la conducción. En la segunda parte se repitió la exitosa versión del grupo Compañía de Música Contemporánea para el “Pierrot Lunaire” de Schoenberg. Se perdió así una oportunidad de escuchar al conjunto nacional en alguna obra de envergadura.

Esperamos que para el próximo año la OSCH sea la anfitriona total del último día, pero en esta oportunidad pudimos apreciar como la agrupación estrenó dos obras de dos compositores muy jóvenes. En primer término, “El Sonido de una Noche” de Sebastián Molina. Se trata de una construcción clara, que paulatinamente va generando mayor interés  a medida que el compositor va presentando una serie de recursos sonoros, entre ellos, clusters orquestales tipo Ligeti. Solo hacia el final de la pieza no queda tan clara la direccionalidad del discurso de Molina, pero la obra tiene momentos de gran lucidez.

La otra obra, “Leyendas de los Bosques” de Ignacio Salvo, busca un macizo sonoro, que resuena con estremecedora fuerza a ratos. La pieza es ilustrativa en cuanto a su título, y los distintos colores de la orquesta aluden a las creaturas de los bosques, como por ejemplo un solo de píccolo nos sugiere el cantar de un ave. Ambas obras tuvieron una calidad acogida por los presentes y en ellas la OSCH mostró todo su profesionalismo.

 

Álvaro Gallegos M.

19/01/2015

Fotos: Loreto Lobato y Roberto Delgadillo

 

Otras Noticias

Comentarios

Biografías

Nacidos en esta semana