*
Estás leyendo: Siglo XXI – The Triumph of Time y otras obras de Harrison Birtwistle
cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Martes 20 de octubre – 24 horas

Obras de Harrison Birtwistle

The Triumph of Time (1971-72) BBC Symphony / Pierre Boulez (27.45)
Silbury Air y Carmen Arcadiae Mechanicae Perpetuum (1977) London Sinfonietta / Elgar Howarth (25.40)

Presentamos obras de Harrison Birtwistle.

Este compositor británico, nacido en 1934, estudió en el Royal Manchester College y en esta entidad cofundó e integró el Manchester Group con Maxwell Davies, Goehr y otros compositores e intérpretes. En 1965 se trasladó a Princeton y tres años más tarde estrenó en Aldeburgh su ópera Punch and Judy, la que de inmediato le situó a la vanguardia del arte musical británico y condujo a que su música se interpretara dentro y fuera del país.

Mientras trabajaba para el National Theatre, en la década de 1970, Birtwistle exploró en el terreno instrumental lo que él mismo denominó “música procesional” y definió como “una cadena de materiales u objetos, discretos y no relacionados entre ellos, pero que se conectan de una manera coherente”. Tal idea gobierna a The Triumph of Time, partitura completada en 1972 y basada en un grabado homónimo de Pieter Brueghel el Viejo.

Tal como el grabado describe la procesión de figuras alegóricas del tiempo, la muerte y la fama, cruzando un paisaje desolado y pisoteando objetos efímeros de la vida terrenal, mientras en el fondo se ven eventos eternos como cambios de mareas y de estaciones, la música sugiere una lenta procesión de ideas musicales con eventos repetitivos y objetos familiares, claro que los objetos recurrentes son vistos desde distintas perspectivas.

The Triumph of Time fue grabada en 1974 por la BBC Symphony y Pierre Boulez.

Otras dos obras de Birtwistle, que también exploraron esta noción “procesional”, fueron Silbury Air y Carmen Arcadiae Mechanicae Perpetuum, completadas en 1977 y 1978, la primera compuesta a pedido de la Fundación Koussevitsky y la segunda concebida para la celebración del décimo aniversario de la London Sinfonietta, conjunto que las estrenó y grabó.

Silbury Air se inspiró en el místico emplazamiento de Silbury Hill, reveló una elaborada exploración del pulso y el “laberinto de pulsos” que incluye el prefacio de la partitura es el que controla todos los cambios de tempo y métrica de la obra. El inicio retorna en dos oportunidades, y siempre comienza con una pulsación elemental, mientras que el Air es la melodía que anticipa los ciclos recurrentes de la pieza.

El “paisaje imaginario” plasmado en Silbury Air, como paralelo musical a aquel paisaje artificial creado por el hombre en Silbury Hill, también aparece en Carmen Arcadiae, su “pieza acompañante”, que se basó en “La máquina temblorosa” de Paul Klee. Si bien se enfoca nuevamente en el pulso, en este caso no intenta modular entre distintos tempi, ya que sus seis mecanismos muchas veces se yuxtaponen sin transiciones.

Silbury Air y Canción Perpetua de la Arcadia Mecánica son interpretadas por la London Sinfonietta que dirige Elgar Howarth.

Comentarios