*
Estás leyendo: Música orquestal de Roberto Gerhard
11 compartidos Comentarios
Música orquestal de Roberto Gerhard
Siglo XXI

Música orquestal de Roberto Gerhard


Por: - 5 de febrero de 2018

A las 24 horas presentamos la Sinfonía N°4 'Nueva York' y Concierto para Orquesta

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Lunes 5 de febrero – 24 horas

Obras de Roberto Gerhard

Sinfonía N°4 “Nueva York” (1966-68) Sinfónica BBC / Matthias Bamert (26.55)
Concierto para Orquesta (1965) Sinfónica BBC / Matthias Bamert (23.30)

Presentamos los últimos aportes orquestales de Roberto Gerhard.

Este compositor catalán nació en 1896, estudió con Granados, Pedrell y Schoenberg, fue profesor en la Escola Normal de la Generalitat de Barcelona y en 1939 se autoexilió en Inglaterra. Residió en Cambridge hasta su muerte en 1970 y desarrolló una importante labor como profesor e investigador que también le llevó a Tanglewood y Michigan.

Después de componer en un estilo “nacionalista”, Gerhard se adentró en el serialismo, la aleatoriedad y los medios electrónicos para desarrollar una estética inspirada en Varese y en Schoenberg, logrando particular reconocimiento en Gran Bretaña y Estados Unidos con sinfonías y otras obras orquestales, música de cámara y vocal.

Comenzamos con la cuarta sinfonía escrita en 1966 para los 125 años de la Filarmónica de Nueva York y estrenada por esta orquesta dirigida por William Steinberg en 1967. Sin embargo, Gerhard revisó la partitura y su versión “definitiva” fue presentada por la Filarmónica de Estocolmo dirigida por Antal Dorati en 1968.

Gerhard aprovechó de subtitular la obra como “Nueva York” pero con la idea de evocar un clásico de García Lorca, “Un poeta en Nueva York”, una extraordinaria evocación de “una ciudad de soledad metafísica” cuya imaginería está dominada “por la inhumanidad del concreto, el vidrio y el acero, pesadillas de nuestro mundo moderno”.

Estos elementos se reflejan en las sonoridades de la sinfonía, a veces reminiscentes del ruido y la música electrónica, elementos que se entrecruzan con evocaciones folclóricas fragmentarias y reducidas a su esencia, un universo surrealista con ecos de la tragedia de 1936 o de las máquinas humanoides de Dalí.

El último concierto de Gerhard fue encargado en 1965 por el Festival de Cheltenham y estrenado por la BBC Symphony dirigida por Antal Dorati en Boston. Pronto se convirtió en una de sus obras más famosas y enfatiza el despliegue grupal de diversos solistas y grupos dentro de la orquesta.

Varese y Schoenberg, las principales influencias que absorbió Gerhard, reaparecen en los procedimientos tímbricos y armónicos de la partitura, tal como lo hacen las melodías catalanas que tanto habían marcado sus inicios creativos, claro que no son más que unos fragmentos dentro del mosaico temático.

Grabaciones de 1997 por la Sinfónica BBC dirigida por Matthias Bamert.

Comentarios