*
Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Obras de Jean Barraqué (segunda parte)
Obras de Jean Barraqué (segunda parte)
Siglo XXI

Obras de Jean Barraqué (segunda parte)


Por: - 20 de diciembre de 2017

A las 24 horas continuamos recordando al autor francés con dos de sus siete obras.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Miércoles 20 de diciembre – 24 horas

…au-delà du hasard (1958-59) Solistas, Klangforum Wien / Jürg Wyttenbach (41.45)
Etude (1952-53) (cinta magnética) (5.05)

Continuamos con un pequeño ciclo de programas dedicado a Jean Barraqué, compositor francés que vivió entre 1928 y 1973.

Barraqué compuso solamente siete obras entre 1952 y 1968. Su carrera creativa se vio afectada por una profunda autocrítica, que no sólo le llevó a destruir todas sus partituras juveniles, sino también a escribir lentamente y revisar muchas veces cada creación. Su labor también fue menoscaba por el alcoholismo y la depresión, así como un accidente automovilístico que, en 1964, interrumpió una vez más su producción.

Fue en 1955 que Barraqué decidió dedicar el resto de su vida creativa a un vasto sistema de partituras relacionado con la novela “La muerte de Virgilio” de Hermann Bloch. La leyó ese año y casi al instante comenzó a componer la primera partitura basada en ella, “Le temps restitué” (El tiempo restituido), que terminó en 1958, y luego escribió “…au delà du hasard” (Más allá de la casualidad), que completó en 1959.

De la novela que examina la preocupación del artista por destruir lo que ha creado, Barraqué se centró en la segunda parte que trata de la noche de angustia y desesperanza en que Virgilio enfrenta lo que ve como el error de su épica. Asimismo, el carácter de la música se vio afectado por el amor de Barraqué por el salvaje mar bretón y la imagen que él tenía de si mismo como descendiente de Beethoven y de Debussy.

En cada una de las tres partituras completas del ciclo aparece una soprano solista, pero parece que ella hablara directamente al poeta más que desde o hacia él, como si cada obra de Barraqué dialogara consigo mismo como creador. Típica es aquella cascada de voces alternativas, ya sea del coro, el piano solista o los grupos de instrumentos, lo que cada vez pone en duda el centro expresivo de la partitura.

“Más allá de la casualidad” es interpretada por Julie Moffat, Deborah Miles-Johnson y Christina Ascher en voces, Florian Müller en piano, Bernhard Zachhuber en clarinete y Klangforum Wien dirigidos por Jürg Wyttenbach.

Barraqué comenzó a ganar reputación internacional a fines de la década de 1950, tras la aparición de la primera grabación de su obra Sequence en 1958, y poco después se unió como investigador al Centre National des Recherches Scientifiques, mientras seguía una actividad académica dando clases privadas de análisis y composición. Hacia el final de su vida apareció en varios festivales y pudo asistir a la grabación del resto de sus obras.

Una faceta poco conocida de Barraqué fue su incursión en la música concreta, algo que realizó en el estudio de Pierre Schaeffer y dio como resultado su única obra de este tipo en 1953 después de tres años de trabajo. Al terminar este Estudio de Música Concreta él mismo reconoció que estaba poco preparado para el futuro tecnológico de la música y no volvió a explorar este ámbito.

Comentarios