*
Estás leyendo: Música para piano de Sofia Gubaidulina
10 compartidos Comentarios
Música para piano de Sofia Gubaidulina
Siglo XXI

Música para piano de Sofia Gubaidulina


Por: - 19 de julio de 2018 SOFIA GUBAIDULINA

A las 24 horas recordamos este repertorio temprano de la compositora de origen tártaro

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Jueves 19 de julio – 24 horas

Obras de Sofia Gubaidulina

Sonata (1965) Andreas Haefliger (21.10)
Introitus (1978) Andreas Haefliger, Filarmónica Radio Hanover / Bernhard Klee (23.20)
Chaconne (1962) Andreas Haefliger (9.30)

Presentamos obras para piano de Sofia Gubaidulina interpretadas por Andreas Haefliger.

Comenzamos con Sonata, una partitura que se remonta a 1965 y la misma compositora ha descrito como una de sus primeras creaciones tonales. La obra contrasta elementos del pasado y el presente, inspirados sobre todo en la música de Bach, pero también cita o se inspira en polifonías, ritmos y texturas que abarcan desde la música oriental hasta el jazz.

Recordemos que Gubaidulina nació en 1931 en la ex Unión Soviética y completó sus estudios en Moscú en 1963. Luego trabajó como compositora e investigadora hasta que, a fines de la década de 1970, su música fue prohibida. Sin embargo, en ese momento se hace conocida en occidente gracias a la promoción de Gidon Kremer y desde 1992 vive en Hamburgo.

Sigamos con un concierto para piano y orquesta que Gubaidulina compuso en 1978. Se llama Introitus y se basa en la interacción y/o el contraste entre tres estratos de colores muy distintos: el piano, los instrumentos de viento y los instrumentos de cuerdas. A ello se suma una connotación religiosa, producto del uso de la palabra Introitus en el título, que aludiría a una entrada simbólica a una contemplación religiosa.

Introitus fue grabado en 1993 por Andreas Haefliger y la Filarmónica de Radio Hanover dirigida por Bernhard Klee.

Completamos este programa con una obra temprana de Gubaidulina. Es una Chaconne escrita en 1962 y que sigue este formato desarrollando variaciones sobre un tema cordal de ocho compases. Aunque la partitura se inicia evocando al barroco, poco a poco se va desconectando del pasado y adentrándose en un universo de contrastes, velocidades y dinámicas actuales.

Comentarios