*
Estás leyendo: Las Estaciones y Schöpfungmesse de Haydn
Las Estaciones y Schöpfungmesse de Haydn
Archivo Maestro

Las Estaciones y Schöpfungmesse de Haydn


Por: - 5 de marzo de 2018

Cuarto programa con misas y oratorios de Joseph Haydn.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Las Estaciones (segunda parte)
Coro Monteverdi y Solistas Barrocos Ingleses / John Eliot Gardiner (66.00)

Misa en si bemol mayor “de la Creación” o “Schöpfungmesse” (1801)
Collegium Musicum 90 / Richard Hickox (43.45)

El oratorio “Las Estaciones” fue compuesto por Haydn entre 1799 y 1801 como secuela, tanto musical como temática, del exitoso oratorio “La Creación” estrenado en 1798. De hecho, el libreto escrito por Gottfried van Swieten, y basado en un poema homónimo de James Thomson, gira en torno a una visión idealista de la vida después del Paraíso.

Aunque la recepción inicial de “Las Estaciones” fue favorable, la opinión crítica cambió pronto su apreciación de la obra y comenzó a mostrar reparos respecto al contenido, que era menos sublime y más corriente que el de “La Creación”, y una creciente resistencia estética a sus “excesivas” ilustraciones musicales.

El mismo Haydn contribuyó a generar ambas ideas cuando criticó, de manera indiscreta, el croar de las ranas o el absurdo himno coral al trabajo incluidos en el libreto, o cuando supuestamente comentó al Emperador que “en ‘La Creación’ los ángeles hablan de Dios y cuenta sobre Él, mientras que en ‘Las Estaciones’ solamente habla Simón”.

Van Swieten acortó drásticamente el extenso poema de Thomson, que alude a las etapas de la vida desde el nacimiento hasta la muerte, y convirtió a su narrador poético original y anónimo en tres campesinos cuyas palabras mezclan descripciones e idealizaciones de la vida campesina con una tendencia moralista y deísta típica de la época.

A pesar de poseer un contenido menos “elevado”, el oratorio “Las Estaciones” siguió un cuidadoso esquema tonal, tal como en “La Creación” el paso de do menor a do mayor es el viaje del caos a la luz. Primavera y verano son versiones “terrenales” con su tonalidad relacionada, mientras que el invierno recrea literalmente el mismo recorrido.

Es probable que este plan resultara de la asociación con el contenido, el rango vocal o la búsqueda de variedad, pero revela la concepción de un díptico que representa la historia del mundo, desde el comienzo hasta el final de los tiempos, incluyendo el Día del Juicio y la salvación.

Y es así que después de la embriaguez que cierra “El Otoño”, la orientación implícita en todo el oratorio se vuelve explícita en “El Invierno” cuando el texto presenta la analogía entre el ritmo de las estaciones y el ritmo de nuestras vidas, mientras la música se dirige a la mayor representación de Haydn de lo sublime como un fin, como salvación.

Interpretan el Coro Monteverdi y los Solistas Barrocos Ingleses, más la soprano Barbara Bonney como Ana, el tenor Anthony Rolfe Johnson como Lucas y el bajo Andreas Schmidt como Simón.

Después del estreno de “Las Estaciones” en Viena, en abril de 1801, Haydn retornó a la composición de misas y con esto continuó respondiendo al encargo de Nicolás Segundo. Y tal como sus cuatro antecesoras, la nueva misa celebró el onomástico de la esposa del príncipe y tuvo su primera audición en septiembre en Eisenstadt.

Si bien Haydn no le dio el nombre, esta misa fue conocida como “Misa de la Creación”, porque el compositor citó material de su oratorio “La Creación”, una inclusión que, sin embargo, no fue bienvenida por la emperatriz y obligó a Haydn a completar una versión diferente de la partitura para su amiga.

Escuchamos esta Misa en si bemol mayor o “Misa de la creación” con la soprano Susan Gritton, la mezzo Pamela Helen Stephen, el tenor Mark Padmore y el barítono Stephen Varcoe, el Collegium 90 dirigidos por Richard Hickox.

Comentarios