Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Jean-Efflam Bavouzet interpreta Debussy (2)
Jean-Efflam Bavouzet interpreta Debussy (2)
Archivo Maestro

Jean-Efflam Bavouzet interpreta Debussy (2)


Por: - 24 de julio de 2017
cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Jean-Efflam Bavouzet interpreta Claude Debussy

Primera y segunda serie de Imágenes (27.30)
Children’s Corner (15.40)
La Isla Alegre y Máscaras (9.50)

Continuamos con la premiada grabación de Jean-Efflam Bavouzet dedicada a la música para piano de Claude Debussy.

A diferencia de otros compositores-pianistas como Schumann, Chopin o Liszt, Debussy se demoró en alcanzar individualidad en el instrumento, pero finalmente el piano fue un elemento fundamental para convertirse en el primer creador occidental que concibió una música donde los sonidos fueron más importantes que las notas.

El despegue definitivo de Debussy como compositor para el piano fue Imágenes, un par de trilogías compuesta entre 1905 y 1907 que reunió sensibilidad y refinamiento poético con mayores contrastes entre virtuosismo y sutileza. La inspiración provino del barroco musical francés, la naturaleza, el arte oriental o simplemente un sonido.

Los títulos son Reflejos en el agua, Homenaje a Rameau, Movimiento, Campanas a través de las hojas, Y la luna desciende sobre el templo que fue y Peces dorados.

Antes de terminar la primera serie de Imágenes, Debussy compuso entre 1903 y 1904 dos importantes obras, La Isla Alegre y Máscaras, las que también exploraron el color y la riqueza sonora. Además, fueron los aportes individuales más extensos y desarrollados del autor para piano y conformaron un par contrastante “como el día y la noche”.

La Isla Alegre y Masques.

Entre ambas series de Imágenes, Debussy hizo una pausa en su exploración pianística y compuso una suite dedicada a su hija de tres años. La completó en 1908 y tituló Children’s Corner, como una manera de burlarse de la anglomanía que prevalecía entonces y aludir a su institutriz inglesa, Mrs Dolly.

A pesar de su contexto, esta partitura no fue pensada en intérpretes niños o amateurs, ya que solicita al ejecutante más sensibilidad, delicadeza e imaginación que virtuosismo. A una primera parte que alude con humor a los ejercicios de Clementi y al escepticismo de Debussy por ese tipo de educación musical, siguen evocaciones del mundo de los niños.

Las partes son Doctor Gradus ad Parnassum, Canción de cuna de Jimbo, Serenata para la muñeca, La nieve está bailando, El pastorcito y Golliwogg’s cakewalk.

Comentarios