*
Estás leyendo: Icebreaker en Siglo XXI
Icebreaker en Siglo XXI
Siglo XXI

Icebreaker en Siglo XXI


Por: - 23 de febrero de 2018

A las 24 horas este conjunto británico en obras de Gordon, Lang y Andriessen.

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Viernes 23 de febrero – 24 horas

Icebreaker

Michael Gordon – Yo Shakespeare (1992) (10.45)
David Lang – Slow Movement (1993) (23.45)
Louis Andriessen – de Snelheid (1982-83) (16.25)

Recordamos el disco debut del conjunto Icebreaker que se tituló Terminal Velocity y fue editado en 1994.

El grupo británico Icebreaker fue fundado en 1989 por James Poke y John Godfrey con la intención de presentar en un festival inglés la famosa obra Hoketus de Andriessen. Al poco tiempo, comenzó a desarrollar un repertorio propio con encargos que se adecuaran a su particular sonido que funde música docta, jazz y rock.

Entre los primeros autores en aceptar el desafío propuesto por la formación y el estilo de Icebreaker estuvieron los neoyorquinos Michael Gordon y David Lang, cofundadores y directores del conjunto y el festival Bang on a Can, entidades que tienen bastantes similitudes con el enfoque musical de Icebreaker.

Comencemos con el primer aporte de Michael Gordon para Icebreaker escrito en 1992 y que se titula Yo Shakespeare. La partitura está construida con tres líneas independientes, cada una con una métrica propia y diferente, mientras que su nombre, según Gordon, es una alusión a Shakespeare como única referencia cultural para muchas estadounidenses.

En el caso de David Lang, su partitura para Icebreaker propone una antitesis a la energía rítmica asociada comúnmente con Icebreaker al explorar textura y armonía dentro de un desarrollo más lento y estático. Slow Movement se llama esta obra de 1993, descrita por Lang como “un objeto sucio y siniestro que lentamente atrae a su interior al auditor”.

Y tal como una obra de Louis Andriessen fue la inspiración y el punto de partida para la formación de Icebreaker, otras partituras del autor holandés han seguido alimentando el repertorio del grupo británico, ya sea en su forma original o en adaptaciones, como es el caso de aquella titulada De Snelheid y que fue arreglada por James Poke.

Concebida originalmente para tres grupos orquestales en 1983, De Snelheid trabaja con el concepto de velocidad en términos musicales. El pulso marcado por cajas de madera, que está presente en toda la partitura, se acelera mientras el material musical permanece casi sin cambios de velocidad.

Grabación de 1993 con Richard Craig, Catherine Shrubshall y Emma Fowler en saxos, James Poke y Katherine Pendry en flautas, Damian le Gassick y Tom Armstrong en teclados, John Godfrey y James Woodrow en guitarras eléctricas, Tracey Goldsmith en acordeón, Joanna Parker en violín, Audrey Riley en cello, Pete Wilson en bajo eléctrico, Robert Millett, Alex Neal y Graham Cole en percusiones.

Comentarios