Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Hear Ye, El Salón México y Danzón Cubano
10 compartidos Comentarios
Hear Ye, El Salón México y Danzón Cubano Hear Ye, El Salón México y Danzón Cubano
Archivo Maestro

Hear Ye, El Salón México y Danzón Cubano


Por: - 20 de Abril de 2017

A las 22 horas seguimos presentando música orquestal de Aaron Copland

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Jueves 20 de abril – 22 horas

Hear Ye! Hear Ye! (1934)
London Sinfonietta / Oliver Knussen (32.20)

El Salón México (1932-36)
Detroit Symphony / Antal Dorati (11.00)

Danzón Cubano (1942/1946)
Baltimore Symphony / David Zinman (7.00)

Aunque el periodo “jazzista” de Copland culminó en 1926, y desde entonces hasta 1933 exploró nuevos territorios estilísticos con obras como Piano Variations, Oda Sinfónica y Short Symphony, en 1934 retornó brevemente a ese ámbito para responder a un encargo de la coreógrafa y bailarina Ruth Page. Como a ella le encantaba Music for the Theater, le pidió al autor algo parecido para un ballet titulado Hear Ye! Hear Ye!.

Copland accedió y la partitura se acomodó magistralmente al escenario ideado por Page y Nicholas Remisoff, una corte donde tres testigos ofrecen versiones contradictorias del asesinato de un hombre en un club nocturno. El autor exploró la repetición, la variedad, la caracterización dramática, las técnicas programáticas y la acción irracional, en que las tres versiones del crimen son intercaladas con una recreación del mismo.

Las partes de Hear Ye! Hear Ye! Son Preludio, En la corte, Danza del fiscal, Danza del abogado defensor, Discusión, La dueña del club, Primera danza de las coristas, Primera muerte, La pareja de recién casados, Segunda danza de las coristas, Segunda muerte, El mesero, Tercera danza de las coristas, Tercera muerte y El veredicto. Es una versión de la London Sinfonietta dirigida por Oliver Knussen.

Poco antes de componer este ballet, Copland había realizado su primer viaje a México y se sintió cautivado por la gente y su gobierno revolucionario. Fue entonces que inició la creación de su primera obra “populistas”, “música liviana y llena de vitalidad, basada en temas populares mexicanos que intentaba evocar una atmósfera local” según el autor. El Salón México se estrenó en 1937 en Ciudad de México con Chávez y la sinfónica local.

El Salón México por la Sinfónica de Detroit dirigida por Antal Dorati.

Copland volvió a México en muchas ocasiones, sobre todo para vacacionar junto con su pareja, el fotógrafo Victor Kraft, con quien vivió y mantuvo una relación durante buena parte de las décadas de 1930 y 1940. También visitó con frecuencia otros países del sur y centro de América, donde entabló amistad con compositores como Ginastera, presentó conciertos y charlas, así como recibió premios y honores.

En estos viajes también absorbió elementos de la música popular de países como Brasil y Cuba, como se aprecia en su Danzón Cubano, compuesto después de su primera visita a La Habana en 1941. Le encantó esta danza “grotesca pero inconciente, cuya elegancia parece percibida por alguien sin elegancia”, compuso una obra para dos pianos en 1942 y la orquestó cuatro años más tarde incluyendo cencerros y percusiones americanas.

Danzón Cubano con la Sinfónica de Baltimore y David Zinman.

Comentarios


Artículos Relacionados