*
Estás leyendo: Eighth Blackbird
Eighth Blackbird
Siglo XXI

Eighth Blackbird


Por: - 21 de febrero de 2018

A las 24 horas presentamos a este conjunto estadounidense en obras de Kellogg, Rzewski y Fitzell

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Miércoles 21 de febrero – 24 horas

Eighth Blackbird

Daniel Kellogg – Divinum Mysterium (2000) (33.00)
Frederic Rzewski – Les Moutons de Panurge (1969) (11.40)
Gordon Fitzell – Violence (2001) (9.50)

Presentamos al grupo Eighth Blackbird.

En dos décadas de carrera, Eighth Blackbird se ha convertido en uno de los principales conjuntos de música contemporánea de los Estados Unidos, encargando, estrenando y grabando nuevas creaciones de una veintena de compositores y cosechando importantes premios de la crítica y la industria discográfica en ese país y Europa.

Comencemos con una obra que Daniel Kellogg compuso en 2000 para Eighth Blackbird y se titula Divinum Mysterium. Se basa en un texto de Prudentius y en los versículos iniciales del Evangelio según San Juan, que tienen relación con la Creación y la luz que vence a la oscuridad.

La obra es una respuesta personal a la belleza sobrecogedora de la creación y las fuerzas que estuvieron involucradas en el comienzo. El himno Divinum Mysterium, cantado por el coro al inicio de la partitura, invade toda la música y al final la melodía es tocada por el piano y el cello.

Preludio, El comienzo, El espíritu de Dios recorrió la cara de las aguas, Luz, Descanso y Alegría son las partes de Divinum Mysterium y al sexteto Eighth Blackbird se suma el Coro Chanticleer.

Sigamos con una obra compuesta en 1969 por Frederic Rzewski. Se llama Les Moutons de Panurge y recuerda una típica frase francesa sobre el individuo que sigue ciegamente al resto sin considerar las consecuencias. También alude a un momento en Pantagruel de Rabelais en que una oveja es lanzada al mar y el resto del rebaño la sigue y se ahoga.

La instrumentación y la cantidad de músicos son libres. La partitura consiste de 65 notas que deben ser interpretadas de izquierda a derecha en forma sumatoria (es decir 1; 1 y 2; 1, 2, y 3; 1, 2, 3 y 4) hasta completar la melodía y luego deben ser interpretadas desde el comienzo pero sustrayendo notas hasta que todos los intérpretes se reúnen en la nota 65.

Finalmente tenemos una partitura del canadiense Gordon Fitzell titulada Violence. Data de 2001 y combina instrumentos, improvisación y electrónica en vivo. Según el autor, la música explora el concepto de violencia artística, pero no su representación sino más bien la violencia inherente en la estructura de un objeto artístico.

En estas grabaciones, realizadas entre 2003 y 2005, el conjunto Eighth Blackbird estaba integrado por Michael Maccaferri en clarinetes, Molly Alicia Barth en flautas, Matt Albert en violín, Nicholas Photinos en cello, Lisa Kaplan en piano y Matthew Duvall en percusión.

Foto: www.tedhearne.com

Tags

Comentarios


Artículos Relacionados