*
Estás leyendo: Conociendo a Paul Bley, por Felipe Riveros
67 compartidos Comentarios
Conociendo a Paul Bley, por Felipe Riveros
Puro Jazz

Conociendo a Paul Bley, por Felipe Riveros


Por: - 15 de febrero de 2018

Un extraordinario testimonio, esta noche desde las 21:00

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

En julio del año 2000, tuve el gran privilegio de conocer al maestro del piano de jazz Paul Bley. Esto sucedió en Nueva York, en la antigua Nueva York, un año antes de 9-11. Era una noche cálida y yo fui al Blue Note a escuchar a Paul, con Lee Konitz y Marc Johnson, Gary Peacock se suponía que era el bajista por alguna razón que no llegó.

El concierto fue fantástico y me quedé para las dos salidas. Ya que había trabajado en el Blue Note mientras hacía mi maestría en el Manhattan School of Music, (llevando bandejas de platos con comida siguiendo las camareras y también le llevaba su comida a los artistas), siempre me dejaban entrar gratis a los conciertos, incluso cuando ya no trabajaba allí.

Después de dejar el club, caminando a mi casa vi a Paul en la esquina de la 6a avenida y la calle 3. No pude evitar saludarlo y hacerle algunas preguntas. En esa época analizaba detalladamente la grabación de su trío “Footloose”, incluso aprendí un par de sus solos del disco (“When will the blues leave” y Syndrome”). También me apasionaba su grabación en Montreal con Charlie Haden y Paul Motian, por lo tanto hablar con él ese momento fue lo mejor que me pudo suceder.

Lo saludé y lo felicité por su actuación, le dije que soy pianista de jazz, que recién había grabado mi primer disco, que Jay Anderson era el contrabajista (que hizo algunas grabaciones con Paul) y que yo era un gran fan de su manera de tocar. Entonces le pregunté ¿cómo se consigue que esa libertad?

Me miró con mucha calma y dijo, “bueno … si tú sabes lo que sabes, entonces toca lo que no sabes”.

Comenzamos una discusión muy entretenida y en un momento dice, “siempre es interesante hablar de ello, vamos a tomar una copa!”.

No lo podía creer, estaba con mi héroe en un café de Bleeker Street. Él tomó un jugo de arándanos y yo un par de Heinekens.

La conversación duró alrededor de dos horas, luego caminamos hacia la casa donde se alojaba, que era de Steve Swallow y Carla Bley. Lo dejé en la puerta y nos despedimos.

Durante los siguientes siete años cada vez que tocaba en Nueva York lo fui a escuchar y, si me encontraba con él antes del espectáculo, siempre me dejaban entrar gratis, informaba a la gente en el club …. “es un colega pianista amigo mío”.

Esto sucedió tanto en Birdland como en el Iridium o el Lincoln Center. Una vez en Iridium tocaba dúo con Gary Peacock, el club estaba lleno, y antes del concierto yo estaba sentado con Jenny, mi primera esposa. Después de la primera salida, se vino directo a nuestra mesa y continuar nuestra conversación sobre una grabación que hizo con Bill Evans. Luego fuimos a cenar los tres a un buen restaurante del Upper West Side, lo pasamos increíble.

Mi amistad duró hasta 2007, el año en que me fui de Nueva York y nunca más vi a Paul. Mi padre fue a verlo con Verónica, mi segunda esposa, por el año 2010, en el Jazz la Villete en París tocando en solitario, y me contó que Paul estuvo genial, como siempre.

Hay muchas cosas que me había olvidado de nuestras pocas conversaciones que quedaron en la memoria a lo largo de los años. Mi querido amigo, y fantástico pianista Leo Genovese sugirió que escribiera acerca de las conversaciones que sostuve con Paul, … así que aquí están. Usted tiene que entender que Paul tenía un profundo sentido del humor que es evidente en sus sugerencias y radicales comentarios, pero si uno conoce su música sabrá cuál es su mensaje.

A continuación algunas de sus palabras y sugerencias.

1. Si sabes lo que sabes, entonces toca lo que no sabes.

2. Sólo deberías escuchar tu propia música.

3. Toca lo que te gusta, haz que a ellos (el público) les guste lo que toques, por ejemplo, que tengo un buen tono, desde allí los conquisto.

4. Coge todos los discos de tus pianistas favoritos y arrójalos a la papelera.

5. Improvisar en una habitación solo es la cosa más fácil del mundo, todo cambia si aparece una persona.

6. La gente escucha demasiada música hoy en día, en el pasado escuchaban música una vez por semana, en la iglesia.

7. Olvídate del público, quieren hacerte daño, te quieren arrojar tomates.

8. Quiero saber si te escucho tocar si me ofenderás, quiero que me ofendas.

9. Si quieres ser un gran músico, cásate con un gran músico.

10. No es necesario preocuparse de sonar bien, sólo tienes que preocuparte de sonar como nadie más.

11. Lo único que hay que hacer es hacer que el baterista suene bien.

12. En esta música no se practica, no se ensaya.

13. Hay que tocar solamente cuando es absolutamente necesario.

14. Siempre deberías tocar a la sala, y estar consciente de la temperatura, el clima exterior, la nacionalidad de la audiencia, todos esos factores pueden afectar tu manera de tocar.

15. Por supuesto me gusta Herbie Hancock, ¿a ti no?

16. Cuando hice la grabación con Bill Evans hice lo posible de tocar lo más osado posible, él hizo lo mismo y tocó mucho más avanzado que yo.

17.Sonny Rollins era un músico muy adversario, hacía lo imposible para que todo fuera difícil para mí, y yo hacía lo mismo con él. Lo pasábamos muy bien tocando juntos.

18. Ornette fue el músico que hizo que el Free Jazz fuera aceptable.

19. Mi momento favorito de Woody Allen (en la película Deconstructing Harry) es cuando el personaje de Robin Williams está fuera de foco en la pantalla y cuando va al médico y el médico le dice … “Usted está bien, no hay nada malo con usted, excepto que está fuera de foco”.

20. Mucha práctica hará que retrocedas.

21. Tocar free jazz en el sentido de que tocas dentro de la armonía o fuera de ella depende de lo que se requiere en el momento.

22. Si la banda está tocando bien sin ti entonces no toques, sólo toca cuando sientas que necesitan ayuda.

23. Lo mejor que puedes sonar lo determina el peor músico de la banda.

24. Si realmente estás improvisando no puedes esperar que suene siempre bien.

25. La mayoría de los estudiantes necesitan un impulso en su ego, cuando tocas delante de 5000 personas, no hay ego lo suficientemente grande.

26. Es un piano solo si estas de acuerdo que es un piano.

27. Tú tocas lo que tú quieres, tú haces que lo que toques le guste a la gente, por ejemplo yo tengo un buen tono en el piano y me agarro de eso.

28. El truco es no rendirse.

Eso es todo lo que recuerdo por ahora … Tengo que decir que él era una persona increíblemente carismática, de bajo perfil, una persona extraordinaria, siempre muy amable, tuve la suerte de ese encuentro y me dio el empuje que necesitaba en esa época, creo que sus consejos radicales de hecho, eran lo que sentía que yo necesitaba en ese momento, convicción. De todos modos, espero que disfruten de esta data como diría mi amigo Leo, y espero que todos tengan una gran noche.

Paz y amor para todos.

PD.
Paul Bley, (noviembre 10, 1932 hasta enero 03, 2016) fue un pianista canadiense conocido por sus contribuciones al movimiento libre del jazz de la década de 1960, así como sus innovaciones e influencias que en formato de trío y sus primera presentaciones en vivo en sintetizadores de audio Moog y Arp. Bley fue residente en los Estados Unidos durante décadas. Su música ha sido descrita por Ben Ratliff del New York Times como “profundamente original y estéticamente agresiva.” La prolífica producción de Bley incluye grabaciones influyentes de la década de 1950 a través de los registros de piano solo de la década de 2000.
Se le considera uno de los verdaderos maestros de piano de la historia del jazz, tocó con algunos de los grandes gigantes del jazz como Charlie Parker, Charles Mingus, Art Blakey, Sonny Rollins, Chet Baker, Coleman Hawkins, Gary Peacock, Pat Metheny, Jaco Pastorious (con él fueron descubiertos y grabaron su primer disco) John Scofield, Ornette Coleman, Charlie Haden, Paul Motian, entre muchos otros. Fue un innovador y una gran fuerza que expandió la improvisación del jazz a nuevos territorios.

===============================

Selecciones y comentarios de la música de Paul Bley de Felipe Riveros.

01 Felipe Riveros

02 CHROMATIC UNIVERSE. Paul me contó que cuando llegó al estudio para grabar junto a Bill Evans, solo pensaba que iba a tocar lo mas outside de la armonía posible para poder contrastar el estilo de Bill, que era armónicamente muy tradicional. Paul amaba la música de Evans, me confesó, pero igual dijo “le tendré que tirar el lavaplatos de la cocina para que esto funcione”, además Bill tocando inside era el máximo maestro. Para sorpresa de Bley, Evans le respondió todo aún más outside y con la maestría y sensibilidad que lo caracteriza. Bley después le dijo a Evans: ” no sabía que podías tocar así”, Evans le dijo…”solo quería responder tu conversación”. Tuvieron una gran sesión y gran respeto y simpatía por el resto de sus carreras.

George Russell Jazz In The Space Age – New York, December 29, 1959
Bill Evans (p) and Paul Bley (p) Milt Hinton (b) Don Lamond (d) George Russell (arr,dir,beads on tuned drums)

03 Felipe Riveros

04 AFTERTHOUGHTS, es una bellísima improvisation de solo piano basada en el standard My Old Flame. Bley sigue la forma armónica del tema de manera rubato poniendo sus propias melodías llenas de nostalgia y romanticismo hasta que hay un quiebre radical y e improvisa en otro tempo en octavas en el estilo bebop, pero free armónicamente, para luego volver a la estructura original del tema y el tempo de balada inicial. Esto hace que se sienta es quiebre como un interludio con un sentido del humor que contrasta la sinceridad y casi dramatismo romántico de la primera parte.

05 SOFT TOUCH. Esta improvisación también se destaca por una sugerencia rítmica constante que es interrumpida por los motivos en la mano izquierda de Bley; la armonia es free, sin embargo se escuchan acordes y progresiones en la improvisación libre de piano solo más standard de lo usual.

In The Evenings Out There – Oslo, Norway, September, 1991
John Surman (bar,b-cl) Paul Bley (p) Gary Peacock (b) Tony Oxley (d)

06 Felipe Riveros

07 SYNDROME, del innovador disco Footloose; transcribí este solo alrededor del año 2000, es un tema modal. Aunque el tema sugiere el modo mixolidio, Bley propone otros modos durante su solo, como es usual; hay un swing constante, como el bajo no hace walking, mantiene todo en suspenso. Hay además un buen uso de desplazamiento rítmico en el solo de Bley, que hace que todo sea aún más interesante.

Paul Bley Trio New York, September 12, 1963
Paul Bley (p) Steve Swallow (b) Pete La Roca (d)

08 Felipe Riveros

09 TURNAROUND – WHEN WILL THE BLUES LEAVE ?, del disco Montreal Tapes de Charlie Haden, es un blues tocado muy free por el trío. Lla forma de 12 compases se mantiene, aunque armónicamente se mueven con completa libertad creando diferentes moods durante el solo de Bley; solo en los últimos coros se escucha la armonía del blues más claramente con referencias bastantes irónicas y graciosas al Bebop.

10 NEW BEGINNING, del mismo disco, es una balada improvisada sobre los cambios del standard I can get started, que Bley tocó durante toda su carrera. Esta versión me conmovió mucho cuando la escuché; no sé por qué, tal vez porque creo que hay un abandono completo en este solo, con grandes contrastes de moods pasando entre el romanticismo, la angustia, la vanguardia y la calma.

The Montreal Tapes – “Festival International de Jazz de Montreal”, Montreal, July 7, 1989 Paul Bley (p) Charlie Haden (b) Paul Motian (d)

11 Felipe Riveros

12 NOT ZERO IN THREE PARTS Este track es muy interesante ya que la improvisación se reparte entre el trio. Comienza el piano solo, luego la batería sola y luego el contrabajo. Cuando el piano se une al contrabajo y a la batería Bley usa las cuerdas del interior del piano añadiéndose al groove como si fuera otro instrumento de percusión que crea un efecto casi tecno, pero acústico.

Not Two, Not One – New York, January, 1998
Paul Bley (p) Gary Peacock (b) Paul Motian (d)

————
Felipe Riveros,
Santiago 26 de octubre, 2017

Comentarios