*
Estás leyendo: Charleston y otras obras de Franck Bedrossian
32 compartidos Comentarios
Charleston y otras obras de Franck Bedrossian
Siglo XXI

Charleston y otras obras de Franck Bedrossian


Por: - 12 de febrero de 2018

A las 24 horas tenemos una muestra de la "música saturada" de este compositor francés

cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Lunes 12 de febrero – 24 horas

Obras de Fracnk Bedrossian

Charleston (2005-2007) L’Itineraire / Mark Foster (13.45)
Digital (2003) Yann Dubost, Christophe Bredeloup (13.00)
Transmisión (2002) Brice Martin (10.30)
L’usage de la parole (1999) Renaud Desbazeille, Florian Lauridon, David Chevalier (6.45)
La solitude du coureur de fond (2000) Jerome Laran (6.00)

Presentamos música de Frank Bedrossian.

Este compositor francés, nacido en 1971, estudió en el Conservatorio Nacional de París con Gerard Grisey y Marco Stroppa. También realizó cursos con Philippe Leroux, Brian Ferneyhough, Philippe Manoury y Helmut Lachenmann, así como en el Ircam, y desde 2008 es profesor asistente de composición en la Universidad de California en Berkeley.

En 2008 apareció, bajo etiqueta Sismal Records, un disco monográfico con una muestra del particular estilo de Bedrossian, definido por algunos como “música saturada”, el que también es asociado a autores como Raphael Cendo y Yann Robin y que incluso podría remontarse a Fausto Romitelli.

La obra que da título al disco se llama Charleston, fue completada en 2007 y dedicada a Philippe Leroux. Es una partitura que toma ciertos elementos, les da una función formal y expresiva, los distorsiona con fines dramáticos y los conduce a una total desaparición. Esos elementos fueron tomados del jazz y por ello el título Charleston de la obra.

Charleston para quince músicos es interpretada por L’Itineraire que dirige Mark Foster.

Continuamos con Digital, obra de 2003 para bajo, percusión y electrónica que, según el autor, cuestiona el concepto de estilo y sus posibilidades formales. Hacia el final de esta partitura, los instrumentos revelan su identidad perdida en un mundo de excesos, el rock aparece como única solución estética y el volumen se llevado al límite de audibilidad.

Digital con Yann Dubost en contrabajo y Christophe Bredeloup en percusiones.

Una de las obras más famosas de Bedrossian, llamada Transmission, fue escrita en 2002 en el Ircam. Fagot y electrónica colisionan, advertencias y señales de alerta se suceden, hay una crisis de comunicación, los excesos perturban el mensaje y el fagot se convierte en híbrido y quimera, mitad humano y mitad guitarra eléctrica.

Transmisión con el fagotista Brice Martin.

Sigamos con una partitura que Bedrossian escribió mientras estaba en el conservatorio, en 1991, y que se convirtió en el primer Opus de su catálogo. Concebida para clarinete, cello y piano, se llama “L’usage de la parole” y se inspiró en Not I de Samuel Beckett. La obra explora el ritmo de la palabra humana, anamorfosis y sonidos saturados.

“L’usage de la parole” por Renaud Desbazeille en clarinete, Florian Lauridon en cello y David Chevalier en piano.

Otra partitura con inspiración extramusical es “La solitude du coureur de fond” que data de 2000. Recuerda al protagonista de “The loneliness of the long distance runner”, filme de Tony Richardson basado en un relato de Allan Sillitoe. El saxofonista se convierte en este personaje y despliega toda su capacidad laríngea hasta alcanzar la distorsión total.

“La solitude du coureur de fond” es interpretada por Jerome Laran en saxo alto.

Comentarios