Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Archivo Maestro – Salvatore Accardo interpreta Paganini (4)
cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Concierto N°3 para violín y orquesta en mi mayor (36.50)
Maestosa Suonata Sentimentale, variaciones sobre el himno nacional austriaco (15.30)

La fama internacional de Paganini comenzó con los catorce conciertos que ofreció entre marzo y julio de 1828 en Viena, donde fue adorado por el público y condecorado por el emperador. Menos auspicioso fue su paso por Praga, donde tuvo que ser operado para la extracción de todos sus dientes y sus conciertos tuvieron moderado éxito.

Entre 1829 y 1831 recorrió Alemania y retomó el camino del éxito y las ganancias, tuvo mejor recepción de la crítica y conoció a Goethe, Schumann y Heine. Spohr describió su estilo como una extraña mezcla de genialidad y carencia de gusto, Ernst copió sus obras no publicadas y Karl Guhr editó un análisis profesional de su arte.

Fue en 1828 en Viena que Paganini estrenó su tercer concierto para violín, una obra que logró similar éxito al de sus otras partituras interpretadas entonces y que continuó con el formato concertante parisino creado por Viotti. Claro que el despliegue de virtuosismo y el contenido melódico superaron lejos a cualquier concierto de esa escuela francesa.

Si bien la personalidad, el magnetismo y la mística de Paganini fueron inimitables, parte importante de los aspectos técnicos de sus interpretaciones fueron analizados y copiados pronto, mientras que muchos de los virtuosos que le sucedieron, como los franco-belgas Vieuxtemps y Beriot, estuvieron más cercanos a la escuela de Viotti que a Paganini.

De hecho, el arte de Paganini dejó una marca profunda en intérpretes y compositores no violinistas como Berlioz, Chopin, Liszt, Schumann, Brahms y Rachmaninov, quienes le vieron como fuente de inspiración musical y técnica, estudiando y adaptando muchas de sus partituras.

De 1828 y destinada a Viena, no sin una cuota de oportunismo, son las variaciones sobre el himno al emperador de Haydn y que el italiano tituló Maestosa Sonata Sentimentale. Cuatro variaciones emergen tras el lucimiento inicial del solista a la manera de una prima donna operática.

Comentarios