Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Archivo Maestro – Salvatore Accardo interpreta Paganini (2)
cerrar Copiar link
cerrar Incrustar Player
cerrar Suscríbete a este programa

Sonata Napoleone para violín y orquesta (9.15)
Le Streghe, variaciones sobre un tema de Las Bodas de Benevento de Süssmayr (9.50)
Concierto N°1 para violín y orquesta en re mayor Op.6 (37.40)

Después de estudiar en su Génova natal y actuar con bastante éxito en Parma, Livorno y Módena, Paganini pasó un tiempo en Lucca como director de la orquesta de la corte. De hecho, trabajaba para la princesa Elisa Baciocchi, hermana de Napoleón, y en 1807 creó su Sonata Napoleone destinada al onomástico del emperador.

Como es habitual en Paganini, el término sonata era utilizado en su significado original, es decir, “una obra para ser tocada”, y rara vez sus obras llamadas así seguían el formato sonata clásico. De hecho, prefería la estructura tema con variaciones y esta Sonata no es la excepción con su introducción, tema, tres variaciones y coda.

También en Lucca comenzó a desarrollar la peculiar espectacularidad para demostrar el talento que tenía como violinista, y determinado a conquistar Milán, centro de la cultura italiana de la época, llegó a esta ciudad en 1813 y, en dos meses, ofreció once conciertos que tuvieron una triunfal acogida.

En uno de esos conciertos estrenó una obra llamada Las Brujas y basada en un tema que precisamente alude a la entrada de las brujas del ballet “Il noce de Benevento” de Franz Xaver Süssmayr, el alumno de Mozart. La partitura de Paganini posee una introducción, el tema y tres variaciones.

Si bien Paganini logró fama nacional, gracias a sus exitosos conciertos en Milán durante 1813, tardó quince años en desarrollar su carrera internacional. Quizá no se sentía listo o capaz de enfrentar al público de Viena o de París, pero sabía que para acceder a él, tenía que probar que no sólo era un mago de la técnica, sino también un creativo compositor.

Hasta entonces, cuando actuaba con orquesta, abordaba conciertos de Viotti y Kreutzer, pero la audiencia esperaba que un gran virtuoso brillara con sus propios conciertos, y así se embarcó en sus primeras partituras para violín y orquesta basadas en temas de óperas y, luego, en tres conciertos que estrenó entre 1819 y 1826.

Comentarios