*
Estás leyendo: Celebramos el día de la mujer repasando a grandes compositoras
83 compartidos Comentarios
Celebramos el día de la mujer repasando a grandes compositoras
Noticias

Celebramos el día de la mujer repasando a grandes compositoras


Por: - 8 de marzo de 2018 FOTO: Magali Teatro

Destacamos a todas aquellas compositoras que han quedado al margen en la historia dado el rol que se le ha otorgado a la mujer en la sociedad.

Históricamente nuestra cultura nos ha llevado a resaltar más el rol de los hombres que el de las mujeres, tanto en lo social, político y religioso como en lo artístico. Esto se condice con la escasa información que tenemos sobre compositoras en contraste con sus pares hombres.

Por ese motivo, este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, en Radio Beethoven hemos decidido dedicar esta nota a todas aquellas mujeres cuya obra no ha sido suficientemente destacada y que han quedado al margen de la historia cuando han sido elemento clave de sus épocas.

Hildegard Von Bingen (1098-1179)

Nacida Bermersheim vor der Höhe, Alemania, esta santa es considerada por lo especialistas como una de las personalidades más fascinantes y polifacéticas del Occidente europeo y una de las mujeres más influyentes de la Edad Media.

Conocida como la sibila del Rin y como la profetisa teutónica, esta abadesa, escritora, mística, médica y compositora era una vidente para su época dada las alucinaciones que experimentó desde una edad precoz. A sus 42 años tuvo el más fuerte de estos “episodios sobrenaturales”, lo que la impulsó a dejar por escrito este tipo de vivencias. Esto dio como resultado su primer libro, llamado Scivias (Conoce los caminos), que no concluyó hasta 1151. Además escribió varios códices, de los cuales el más conocido es el de Wiesbaden, también llamado Riesencodex.

Su obra musical, que si bien emplea la técnica monofónica, el melisma y la notación propias de su época, se diferencia por el uso de amplios rangos tonales que exigen a la cantante o al coro subir a agudos intensos estando en una nota intermedia o baja. Además contrae frases melódicas que impulsan a la voz a ser más rápida para luego ralentizarse. También usa igualmente intervalos de cuarta y quinta, cuando el canto de su época rara vez pasaba de terceras.

La totalidad de sus obras fueron creadas para uso litúrgico de su propia comunidad, así como para la didáctica teológico-moral en el caso del Ordo Virtutum. Compuso setenta y ocho obras musicales, agrupadas en Symphonia armonie celestium revelationum (Sinfonía de la armonía de las revelaciones celestes) y un auto sacramental musicalizado llamado Ordo Virtutum (“Orden de las virtudes”, en latín), sobre las virtudes.

Barbara Strozzi (1619-1677):

Nacida en Venecia, esta cantante y compositora del barroco trabajó múltiples cantatas para soprano solista y bajo continuo, por lo que se tiene a pensar que fueron escritas para ser interpretadas por ella misma.  Su música está arraigada a la técnica llamada Seconda prattica, cuyo principal exponente es Claudio Monteverdi, pero sus trabajos presentan mayor énfasis lírico, quizá basados en la extensión de su propia voz.

Escribió arias, cantatas dramáticas, madrigales y dúo. Publicó ocho volúmenes de obras, incluyendo más cantatas que cualquier otro compositor del siglo XVII.

Fanny Mendelssohn (1805-1847)

Nacida en Hamburgo, “con los dedos para tocar fugas de Bach” según su madre, la hermana de Félix Mendelssohn obviamente no fue tan reconocida como su hermano, a pesar de ser una mejor pianista que él. Esto dado a la convicción cultural de que por ser mujer debía dedicarse a ser buena ama de casa y madre. De ahí que no recibiera tanto apoyo como su hermano de parte de su padre para continuar sus estudios musicales, a pesar de que este siempre recibió las críticas y enseñanzas que ella se hacía. Ambos fueron un ejemplo de amor fraternal.

Compuso un total de 466 piezas musicales. Contempla una cuantiosa cantidad de libros con piezas para piano y canciones dentro de las que se incluye un trío con piano Op. 11. Varias de sus canciones fueron originalmente publicadas bajo el nombre de su hermano en sus opus ocho y nueve. Una de sus canciones, “Italia”, era la preferida de la reina Victoria, quien creía que la había compuesto Félix.

Sus piezas para piano, al igual que las de Félix, adoptan en general la forma de “Canciones sin palabras”. Se podría decir que fue una predecesora del género. Dentro de su obra destacan canciones como: “Italien”, “Im Herbste”, “Sehnsucht”, “Bergeslust”, “Ferne”, “Harfners Lied”, “Warum sind denn die Rosen so blass”, “Ach! Die Augen sind es weider”, “Ich wandelte unter den Baumen”, “Abendbild”, “Nach Suden”, “Kommen und Scheiden”, “Gondellied” y “Lied für Klavier’ (este último solo para piano).

Clara Schumann (1819-1896)

Nacida en Leipzig como Clara Josephine Wieck, esta pianista y compositora también quedó a la sombra de los hombres dado el rol que la sociedad en la que vivía le asignó. Aún así conoció a importantes compositores como Mendelssohn, Chopin o Paganini. Se casó con Rocert Schumann y tuvo una relación intelectual y artística que tomó colores amorosos con Johannes Brahms.

Sus composiciones no son demasiadas, pero las obras que se conservan de ella tienen gran mérito. Sus composiciones fueron para piano solo, canciones para voz y piano, música de cámara, orquesta y música coral a capella de gran belleza.

Además del papel que jugaba la mujer en ese tiempo y sus ocho hijos, ella no se dedicó tanto a componer en pro de su carrera como concertista.

Sylvia Soublette (1923-)

Nacida en Viña del Mar, esta compositora,  cantante, instrumentista, directora coral, gestora cultural y pedagoga nacional es la creadora del Coro de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el Octeto de Santiago, el Conjunto de Música Antigua de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Camerata Nacional Juvenil de Caracas, la Canturía San Francisco y el Instituto de Música de Santiago (actual Instituto de Música de la Universidad Alberto Hurtado).

Dentro de los múltiples galardones que ha recibido se incluye la Medalla de la Música del Consejo de la Música, debido a su permanente dedicación a la difusión de la música docta en Chile.

Sonetos sobre textos de Pablo Neruda, Anoche estando durmiendo y Suite para violín y piano son algunas de sus obras más destacadas.

Leni Alexander Polack (1924-2005)

Nacida en Breslavia, Polonia y nacionalizada chilena, estudió piano, violoncelo, armonía y contrapunto, con el sistema de música Montessori, diplomándose en 1942 y siendo docente trabajó con niños jóvenes y discapacitados desarrollando interés en la composición de ellos.

Fue una fuerte defensora de los derecho humanos y opositora a la dictadura de Augusto Pinochet llegando a trabajar en Amnistía Internacional y con el Comité de Solidaridad con Chile.

Cantata de la muerte a la mañana, La vida es más corta que un día de invierno, Merkabah, la historia de un viaje, son algunas de su obras destacadas. Murió en Santiago el 2005.

Aprovechamos de recordar que el Día Internacional de la Mujer tuvo su origen tras el incendio realizado en 1908 por obra del dueño de la compañía Textil Cotton de Nueva York en respuesta a una manifestación que llevaban a cabo sus empleadas por sus bajos salarios, extensas jornadas de trabajo y deficientes condiciones laborales. Murieron 120 mujeres. 

FOTO: Magali Teatro

Comentarios


Artículos Relacionados