*
Estás leyendo: Museo Louvre de París exhibe obras robadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial para que se reencuentren con sus dueños
76 compartidos Comentarios

Dentro de éstas puede contemplarse desde un paisaje de Théodore Rousseau hasta un retrato de Élisabeth Vigée-Le Brun, la pintora oficial de María Antonieta.

En el trascurso de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), durante la ocupación nazi de Francia, los soldados alemanes usurparon cerca de 100.000 obras de arte a familias judías. De estas, 60.000 fueron repatriadas y 45.000 devueltas a sus dueños. Hoy, con ese mismo objetivo, el Museo Louvre de París expone las que siguen en su poder.

De 1.700 obras de arte que custodia el museo, alrededor de 800 son pinturas, actualmente colgadas en dos nuevas salas ubicadas entre la galería dedicada a Rubens y la que expone la obra de Poussin. Dentro de éstas puede contemplarse desde un paisaje de Théodore Rousseau hasta un retrato de Élisabeth Vigée-Le Brun, la pintora oficial de María Antonieta.

“A veces, se nos ha acusado de querer quedárnoslas. En realidad, se han hecho muchas cosas para que no sea así...Para evitar ese tipo de críticas se crean salas como estas. Nuestro objetivo es restituir todo lo que podamos. Somos conscientes de que esas obras no nos pertenecen”, señala a El País el director del departamento de Pintura del Louvre, Sébastien Allard.

Todas las pinturas están marcadas con el epígrafe MNR, que significa Museos Nacionales Recuperación, referido al programa para rescatar obras después de la guerra. Las obras que llevan el epígrafe no pueden salir de Francia ni figuran en listados de colecciones públicas. 

“Cabeza de leona” de Géricault o “El bosque” de Boucher son más de las obras que el museo pretende hacer llegar a sus propietarios o a los herederos de estos, los que pueden reclamarlas ante la Dirección General de Patrimonio presentando pruebas como recibos de compra o fotografías donde aparezca la obra reclamada.

FOTO: Centro Tampa

Comentarios


Artículos Relacionados