*
Estás leyendo: Gustavo Dudamel habla sobre Venezuela: “Me duele mucho, más que cualquier cosa, ver a mi país en un conflicto permanente entre hermanos”
71 compartidos Comentarios

Respaldando su creencia de que el arte es una vía para la solución y la paz aseguró haber visto "al hijo de un ministro y a la hija de un líder político que se opone al gobierno, sentados ambos en un concierto escuchando a sus hijos tocar juntos".

El exitoso director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel,  titular de la Filarmónica de Los Ángeles, de la Sinfónica de Gotemburgo y de la Sinfónica Simón Bolivar, viajó a Madrid para dirigir a la Filarmónica de Viena el próximo 13 de enero. 

En el marco de ese viaje, se le presentó la oportunidad de expresarse en una rueda de prensa, reproducida por ElMundo.es, donde se refirió a la situación por la que pasa su país natal, agudizada desde que Nicolás Maduro asumió el poder. 

En un principio, el más joven en dirigir el Concierto de Año Nuevo en Viena (en su penúltima edición), fue duramente criticado por no manifestarse públicamente en contra del chavismo, situación que dio un giro durante el año 2017, cuando formuló una serie de críticas al régimen de Nicolás Maduro que le valieron la ira de éste y con ello la suspensión de una gira al frente de la Orquesta Simón Bolívar, hija también del Sistema, por Estados Unidos.

En ese contexto, Dudamel se refirió a la importancia del arte para superar problemas:

“De alguna manera, la gente se ha creado una imagen de mí por las circunstancias que se viven. Pero más aún yo he afirmado que para mí ha sido importante que la música ha sido un elemento de unión en un momento de polarización en Venezuela”.

Luego, con fe en la superación de la crisis de tipo político económica que vive el país bolivariano, habló sobre la preocupación que le genera la crisis humana:

“A mí me duele mucho, más que cualquier cosa, ver a mi país en un conflicto permanente entre hermanos. Eso es lo más terrible. Porque estoy seguro de que vamos a salir de esta crisis económica que estamos viviendo. Pero me importa mucho la crisis humana.”

Continuó señalando las formas que el cree posibles vías de solución y se dirigió a los líderes políticos de la nación:

“Si yo vengo aquí, ahorita y empiezo a hablar de política enardecido, voy a crear más odio del que ya existe. Ya basta de ese odio. ¿Y quiénes dan el ejemplo para poder unir? Los líderes. Cuando yo hice mi comunicado, le hablé a los líderes políticos. Les dije: vamos a dejar las ideologías y los egos. Porque cuando te encumbras, el ego te arropa y no puedes mirar. El pueblo, como tal, no puede estar en conflicto”.

E insistió:

“Dejémonos ya de crear tantos muros entre nosotros y creemos muchos más puentes. Venezuela es un país, no dos. Puedes ser de izquierdas o de derechas, y quizá soy muy naíf, pero creo que sentados en torno a una mesa se puede llegar a un acuerdo de cómo salir de esto y cómo educar a nuestro pueblo”.

Finalmente, respaldando su creencia en el poder del arte para la resolución de este tipo de conflictos, aseguró haber visto “al hijo de un ministro y a la hija de un líder político que se opone al gobierno, sentados ambos en un concierto escuchando a sus hijos tocar juntos”.

FOTO: Los Angeles Times

Comentarios


Artículos Relacionados