Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: “Robar a Rodin”, un episodio emblemático hecho documental
48 compartidos Comentarios

La cinta que que relata la sustracción de "El torso de Adèle" desde el Museo de Bellas Artes ya ha sido premiado en Sanfic, FICViña y DocsBarcelona.

El pasado jueves 2 de noviembre se estrenó el documental “Robar a Rodin”, película que reconstruye, a través de varias voces, el episodio que “enlutó” al Bellas Artes el año 2005.

En este se relata el hurto artístico que mejor final ha tenido en Chile: se trata de la sustracción de “El torso de Adèle”, escultura que se exhibía en el Muse de Bellas Artes y que había llegado desde París. Si bien apareció en 24 horas, el hecho no dejó de afectar en la imagen internacional de Chile además de generar gran sorpresa por el extraño comportamiento de su autor, el estudiante Luis Emilio Onfray Fabres.

Onfray aseguró que su acto no era más que una performance para comprobar que “una obra estaba más presente no estando”. Doce años después, el robo sigue siendo uno de los más recordado del país y ahora el cineasta Cristóbal Valenzuela y la productora María Paz González han llevado el suceso al documental “Robar a Rodin”, que se estrenó en 22 salas del país.

La película abarca, además del estudiante -que por primera vez se refiere en extenso a su acción-, los testigos más cercanos del robo, como el guardia que descubrió que la escultura no estaba, el entonces director del Museo de Bellas Artes, Milan Ivelic; el ministro de Educación, Sergio Bitar; la directora de la Dibam, Clara Budnik, y el fiscal Andrés Baytelman.

Con imágenes y declaraciones históricas, el documental reconstruye el caso con una cuota de humor:

“Desde que empezamos este proyecto nuestra aproximación fue neutral. Teníamos la idea de hacer una película con tintes de policial y de comedia. Pero que sirviera sobre todo para hablar de temas de fondo, como la definición del arte y sus límites”, señaló Valenzuela a El Mercurio. 

Por su parte, González agrega que:

“Este caso, que fue siempre tratado como policial, jamás se había tomado en cuenta como una instancia para generar un debate en torno al arte. Fue óptimo que los participantes estuvieran abiertos a reflexionar ahora sobre el estado del arte, la precariedad, el actuar de los espectadores frente a una obra, y más. Así, en el documental se abren una serie de preguntas, y también momentos de risa, cuando se contrastan, por ejemplo, nuestras expectativas de país jaguar con cómo funcionamos en la práctica”.

“Robar a Rodin” ya ha sido premiado en Sanfic, FICViña y DocsBarcelona.

Trailer:

VIDEO:  Youtube

Comentarios


Artículos Relacionados