*
Estás leyendo: Hasta siempre, Jean Rochefort
25 compartidos Comentarios
Hasta siempre, Jean Rochefort
Noticias

Hasta siempre, Jean Rochefort


Por: - 11 de octubre de 2017 FOTO: WSB Radio

“Hay momentos en que estoy contento de que llegue. El cuerpo me lo pide, la cabeza a veces también. Pero uno tampoco quiere entristecer a los demás”, comentó en 2015 el inolvidable protagonista de "El marido de la peluquera".

La madrugada de este lunes, con 87 años, falleció el actor Jean Rochefort, una de las figuras más importantes del cine francés.

Este actor ecléctico y apasionado, considerado la encarnación del “gentleman” a la francesa, era reconocible por su bigote poblado, sus aires de seductor con sentido del humor y sobre todo por su timbre de voz único, grave y penetrante.

El inolvidable protagonista de “El marido de la peluquera” trabajó en cerca de 150 películas y bajo las órdenes de directores como Bertrand Tavernier, Patrice Leconte y el español Fernando Trueba. Durante su carrera fue galardonado con dos Premios Cesar tras su aparición en “Que empiece la fiesta”, de Bertrand Tavernier, y “El cangrejo tambor”, de Pierre Schoendoerffer. Además recibió un César honorífico. 

Gilles Jacob, expresidente del Festival de Cannes, se refirió al deceso a través de su cuenta de Twitter:

“Oh no! Jean, no. No, Rochefort. Es el fin… qué tristeza. Tan fino, tan divertido, tan caballeresco, tan ‘british’ Adiós Jean!”

Por otro lado, el guionista Jean-Loup Dabadie, comentó a la radio francesa France Inter:

Jean era un hombre elegante en su forma de actuar, de ser, de reír contigo, de soñar contigo”.

Rochefort nació en París en el seno de una familia burguesa y en 1950 ingresó al Conservatorio. Ahí tuvo a Jean-Paul Belmondo, Jean-Pierre Marielle, Bruno Cremer y Claude Rich como compañeros de promoción.

Un papel que se vio frustrado durante su vida artística, fue el de Don Quijote de La Mancha. En el año 2000 el cineasta británico Terry Gilliam le ofreció el rol protagónico de esta cinta hecho a su medida. El problema fue una hernia discal que lo obligó a someterse a una operación que junto con otras eventualidades generó la suspensión del rodaje. 

“Un sueño roto… Un golpe muy duro. Me había implicado enormemente en este cometido y un pequeño nervio de varios milímetros no estuvo de acuerdo (…) Soy un Don Quijote de la realidad, no estoy hecho para un Don Quijote de ficción…He cometido actos ‘cervantescos’ en mi existencia. Muchos. Pero no había cámara”

Tras 17 años, Gilliam terminó el rodaje de la película sin Rochefort en junio pasado. Esta aún no ve la luz.

Rochefort fue padre de cinco hijos de tres mujeres distintas y lamentaba haber sido un “mal padre” dedicado totalmente a su carrera artística. El 2015 se refirió a la muerte que “sentía venir” y señaló:

“Hay momentos en que estoy contento de que llegue. El cuerpo me lo pide, la cabeza a veces también. Pero uno tampoco quiere entristecer a los demás”. 

FOTO: WSB Radio

Comentarios


Artículos Relacionados