*
Estás leyendo: El gran final de Cassini (y las obras maestras de la ciencia ficción)
32 compartidos Comentarios

Cassini se desintegra en la atmósfera de Saturno: el final de una expedición extraordinaria que nos recuerda algunas obras que han acompañado a la ciencia ficción

Poco antes de las 9 de la mañana (hora de Chile continental) de este viernes 15 de septiembre la sonda Cassini terminó su misión en Saturno.

Cuando volaba cerca de su desintegración, Mike Watkins, director del Laboratorio de Propulsión a Reacción (JLP) de la NASA, comentó: “una de las razones de que el final de Cassini sea dulce es que ha hecho descubrimientos tan fascinantes que nos empujan a regresar”.

Han pasado veinte años desde que la sonda comenzó su viaje por el espacio, y su gran final se selló al convertirse en una gran bola de fuego que se desintegró en la atmósfera de Saturno.

Bajo el evocador nombre de “Grand Finale”, esta última misión de Cassini la convirtió en el primer artefacto creado por el ser humano en adentrarse en la atmósfera de un planeta sobre el que ha estado orbitando desde el 30 de junio de 2004.

El propósito de este viaje suicida es doble, según explicó la propia NASA. Su destrucción permitirá, por un lado, conseguir datos únicos que no sería posible obtener de otra manera y, por otro, evitar que sus restos pudieran contaminar futuros estudios de las lunas de Saturno.

El servicio a la ciencia de esta sonda, que fue lanzada al espacio el 15 de octubre de 1997, ha sido notable desde su privilegiada posición, orbitando entre Saturno y sus anillos.

En su viaje, además, Cassini llevó la sonda Huygens hasta Saturno, donde se separó y viajó durante 20 días hasta descender sobre la mayor luna saturniana, Titán, en la que se posó en enero de 2005, convirtiéndose así en la primera sonda espacial que aterrizaba sobre un planeta del Sistema Solar.

Entre sus principales hallazgos, la agencia espacial destaca el descubrimiento en 2014 de un océano subsuperficial en la luna de Encélado y la presencia de metano líquido en la de Titán.

Precisamente, estas dos lunas de Saturno, que le han valido a la Cassini sus mayores reconocimientos, son la gran preocupación de la NASA y el principal motivo por el que la sonda habrá de desintegrarse en un momento en que su combustible ya escasea.

A raíz de los descubrimientos de la Cassini, la agencia espacial estadounidense llegó a la conclusión de que estos dos satélites podrían albergar ambientes habitables.

Foto: NASA (lo que muestra la flecha es el planeta Tierra)

Después de haber visto extendida su misión en dos ocasiones, la sonda comenzó el pasado mes de abril su gran final, con el fin de consumir la mayor cantidad posible de combustible y de obtener los últimos datos.

Durante estos últimos meses, la Cassini ha estado orbitando a través de los aproximadamente 2.000 kilómetros que separan a Saturno de sus lunas, con el fin de obtener sus últimos datos.

Se estima que la inmensa cantidad de información compilada por la nave sobre el planeta, su magnetosfera, sus anillos y sus lunas permitirá a los investigadores continuar realizando descubrimientos muchos años después de su desaparición.

Para homenajear este gran logro de la ciencia, hemos recordado algunas de las grandes obras que se han usado en el cine de ciencia ficción. Les dejamos una lista y los invitamos a que nos ayuden a ampliarla.

*2001: Una Odisea en el Espacio

—Richard Strauss: Así habló Zarathustra

—Johann Strauss II, El Danubio Azul

*Solaris
—J.S.Bach: Preludio coral en Fa menor “Ich ruf zu Dir, Herr Jesu Christ” BWV. 639

*La Naranja Mecánica

—Beethoven: Sinfonía N°9

*Alien

—W.A. Mozart: Eine Kleine Nachtmusik

*Avengers Assemble

—Schubert, Cuarteto de cuerdas N°13

Comentarios


Artículos Relacionados