cerrar
Ahora al aire Concierto de apertura Escuchar
FIALA Joseph
Concierto para corno inglés y orquesta 11'15
en Mib My
Heinz Holliger, corno inglés
Orquesta de Cámara Inglesa
Raymond Leppard, director

GRIEG Edvard
Sonata para cello y piano Op.36 32'15
Patricio Barría, cello
Elvira Savi, piano

DELIUS Frederick
Escenas nórdicas campestres 28'45
Orquesta Ulster
Vernon Handley, director

STRAUSS (Jr.) Johann
El tren del placer 02'45
Orquesta Sinfónica de Chile
Mika Einchelholz, director

TCHAIKOVSKY Piotr Ilyich
Fantasía de Concierto para piano y orquesta, 30'10
en Sol My, Op.56
Bernd Glemser, piano
Orquesta Sinfónica de Radio Polonia
Antoni Wit, director

Comentario de la semana

Cumbre musical en el norte

OSA 1

La Orquesta Sinfónica de Antofagasta cerró su temporada de la mano del afamado trompetista venezolano Pacho Flores.

Dentro del amplio trabajo que realiza la Corporación Cultural de Antofagasta, que incluye teatro, danza, música de raíz, cine y muchísimo más, ha habido una tendencia a potenciar a su principal cuerpo estable, la Orquesta Sinfónica de Antofagasta. Dirigida por Christian Baeza, cuenta con toda la materia prima para convertirse en un referente en el norte del país. Con mejoras en la infraestructura acústica de su casa (el Teatro Municipal de Antofagasta), más dedicación y disciplina, y desafíos mayores en cuanto a repertorios e invitados, podría llegar a ser hacia el norte de Santiago, lo que es la Sinfónica U.Concepción hacia el sur de la capital.

Ya se están dando pasos al menos en el último punto mencionado, ya que el próximo año abordarán dos sinfonías de Mahler (1 y 4), vara que la propia orquesta se había impuesto para incrementar su nivel. E igual en importancia es la posibilidad de que la OSA pueda trabajar con músicos de primer nivel, y es por eso que la nortina ciudad sorprendió y dio un golpe al poder contar con la presencia del trompetista venezolano Pacho Flores para su cierre de temporada 2016. Se trata de un solista que vive un gran momento, altamente cotizado en los circuitos mayores, y que se encuentra grabando para el sello Deutsche Grammophon.

Inteligentemente el concierto lo tuvo a él como gran protagonista interpretando una selección de obras de mediana y corta duración de su repertorio. El concierto se inició con la orquesta a solas, interpretando “Una Noche en el Monte Calvo”. La misma pieza de Mussorgsky había cerrado la temporada de la OSA de hace dos años, concierto que pudimos presenciar, y comparativamente se nota un incremento en el nivel de la agrupación. Los músicos respondieron a la gestualidad enfática de Baeza, pudiendo dar vida a una interpretación con el grado adecuado de fuerza.

Solo la sección de cuerdas se quedó en escenario para recibir a Flores, quien abrió los fuegos con el Concierto en Mib de Johann Baptist Neruda, compositor checo del período clásico cuya presente pieza es vehículo obligado para los solistas en trompeta. Eso sí, Flores lo interpreta con una versión moderna del antiguo corno de caccia, instrumento a medio camino entre trompa y trompeta. Aunque el grupo de arcos pareció amenazar con resquebrajarse a momentos, el sonido brillante de Flores resonó con total presencia y claridad en el teatro. Solo basta escuchar un poco de su arte para entender el porqué del sitial que ha alcanzado. Las cadenzas fueron una delicia musical que por sí mismas se encumbran entre lo más granado que se ha oído en Chile en este año.

Más virtuoso aun se palpó con la adaptación de los “Aires Gitanos” Op.20 de Pablo Sarasate. Trompeta en mano, Flores dio luces de su apabullante técnica, con un sensible acompañamiento de la OSA, forjando una necesaria complicidad necesaria. De aires españoles pasamos a aires bonaerenses, ya que con el delicioso timbre del fiscorno, el músico cautivó a los presentes en un vívido “Invierno Porteño” de Astor Piazzolla, transformándose en el punto más aclamado del concierto.

Finalmente un salto hasta el presente con una breve pieza del compositor venezolano Efraín Oscher, constante colaborador de Flores en cuanto a arreglos y composiciones originales. “Soledad” es un pastiche neobarroco, sensible y bien escrito, que cumple en cuanto a cautivar a la audiencia a través de la evocación y la emocionalidad. Tal como Piazzolla. Del compositor argentino Flores echó mano a su “Oblivion” como el obligado encore que cerró una velada histórica para la capital de la segunda región. Y que esperamos sea el primer paso para el fortalecimiento de una temporada sinfónica que puede entregar mucho más.

 

Álvaro Gallegos M.

04/12/2016

Fotos: Cortesía Corporación Cultural de Antofagasta

 

Otras Noticias

Comentarios

Biografías

Nacidos en esta semana