Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Biografías » Zimmermann, Bernd Alois
14 compartidos Comentarios

Zimmermann, Bernd Alois

Biografías

Zimmermann, Bernd Alois

Nacionalidad: Alemán

Las composiciones de Zimmermann ocupan un lugar clave en la historia musical germana de post-guerra. Si bien su actividad creativa fue relativamente tardía, Zimmermann no sólo absorbió las disciplinas del serialismo y los rigores de la vanguardia de Darmstadt, sino también mezcló tales influencias con el jazz y con citas de compositores antiguos de una manera que anticipó notablemente las técnicas post-modernas.

Nacido cerca de Colonia, Zimmermann estudió en la Academia de Música de esa ciudad a partir de 1939. En 1942 continuó su formación con emacher y Jarnach, mientras que entre 1948 y 1950 conoció la estética serial en los cursos de René Leibowitz y Wolfgang Fortner en Darmstadt. A partir de 1950 realiza cursos en el Instituto de Musicología de la Universidad de Colonia y desde 1957 es profesor de composición en la Musikhoschule de Colonia. Durante ese periodo tuvo a su cargo del departamento de radio, cine y música escénica, géneros en los que produjo bastante.

Sus primeras obras publicadas, que datan de fines de los 40 y comienzos de los 50, reunieron elementos de Schoenberg, Bartok, Stravinsky y algo de jazz a la manera de Henze, pero Perspektiven para dos pianos (1955-56) se acerca mucho más a los patrones simétricos de Webern. Además fue una de sus varias partituras descritas como “ballets imaginarios” en donde las necesidades de caracterización involucraron citas a música de otros compositores de distintos períodos. Una cita, según Zimmermann, no era un simple ornamento sino un signo de simultaneidad real de sucesos musicales.

Con su obra maestra, la ópera Los Soldados (1965), logró un pleno manejo de la extrema complejidad de la escritura serial y consiguió concretar en escena un tiempo esférico unificando el pasado, el presente y el futuro, todo con una gigantesca tensión expresiva. Los Soldados es considerada como la más importante ópera alemana desde aquellas de Berg y marcó una evolución trascendente en la estética “pluralista” de Zimmermann, con el empleo de citas musicales, una deliberada diversidad de estilos y simultaneidad de acciones en distintos escenarios.

La estética pluralista culminó en el Réquiem para un Joven Poeta (1967-69), una conmovedora evocación de la historia europea entre 1920 y 1970. Sobre el texto litúrgico se citan y condensan extractos literarios y selecciones de discursos de figuras públicas, todo bajo criterios musicales y fonéticos. Durante este momento de “tiempo suspendido” la mitad de un siglo aparece comprimida en una hora e incorpora, además, música de The Beatles y una banda de jazz.

Otras partituras notables de Zimmermann fueron la cantata Omnia Tempus Habent (1957-58), Antiphonen para viola y orquesta (1961-62), Canto di Speranza para cello y orquesta (1953, 1957), el Concierto para Trompeta (1954), el Concierto para Cello “en forme de pas de trois” (1965-66), las sonatas para instrumentos solistas, Presence para trío (1961), Monologue para dos pianos (1964) y la Acción Eclesiástica para narradores, barítono y orquesta (1970). Además hay muchas obras de Zimmermann ligadas a la radio y al teatro.

Artículos Relacionados