*
Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Biografías » Tchaikovsky, Piotr Ilych

Tchaikovsky, Piotr Ilych

Biografías

Tchaikovsky, Piotr Ilych

Nacimiento: Kamsko-Votkinsk, 1840-5-7 Muerte: San Petersburgo, 1893-11-6 Nacionalidad: Ruso

Tchaikovsky comenzó a estudiar piano a los cinco años y, junto con revelar un notable talento musical, demostró una sensibilidad anormal para un niño. A los diez años fue enviado a la Escuela de Jurisprudencia de San Petersburgo. La separación de su madre fue penosa, pero la muerte de ella, cuando Tchaikovsky tenía 14, provocó una verdadera tragedia en el joven y probablemente estimuló la composición de sus primeras obras. A los 19 años aceptó un cargo en el Ministerio de Justicia y lo ejerció durante cuatro años a pesar de efectuar un extenso viaje por Europa occidental y acrecentar su relación con la música. En 1863 ingresó al Conservatorio de San Petersburgo y tres años después se trasladó a Moscú para hacer clases de armonía en el nuevo conservatorio de esta ciudad. Entretanto su música encontraba escasa acogida, tanto entre el público conservador como en el grupo nacionalista, pero su Primera Sinfonía tuvo buena recepción cuando se presentó en Moscú en 1868. Menos exitosa fue su primera ópera, Voyevoda, la que se estrenó en el Bolshoi en 1869 y cuyo material fue reutilizado en parte en la siguiente ópera, Oprichnik.

Un severo crítico de la música de Tchaikovsky era Balakirev y por ello no dudó en aceptar la sugerencia de este último de escribir una obra sobre Romeo y Julieta. El resultado fue una obertura-fantasía que, tras muchas modificaciones que buscaban el comentario más favorable de Balakirev, se constituyó en la primera obra popular del joven compositor. Fue en esta obra programática donde mejor se ajustó la tendencia de Tchaikovsky de unir bloques de material, en vez de proporcionar transiciones orgánicas, lo que le permitió desarrollar temas muy bien definidos para cada personaje y concretar un alto rango de expresividad.

Para cuando la ópera Oprichnik ganó cierto éxito en San Petersburgo en 1874, Tchaikovsky ya había sido aclamado por su Segunda Sinfonía (que incorpora melodías populares ucranianas) y entre sus obras contaba con dos cuartetos de cuerdas (el primero contiene el famoso andante cantabile), parte de la ópera Vakula y el primer Concierto para Piano. Esta última partitura, que contrasta un carácter lírico con otro heroico entre el solista y la orquesta, fue concebida originalmente para Nicolai Rubinstein (director del conservatorio de Moscú y gran amigo del músico), pero terminó siendo dedicada a Hans von Bülow (quien la estrenó en Boston) cuando Rubinstein la rechazó por considerarla mal escrita e intocable (más tarde reconoció su error y se convirtió en uno de sus mejores intérpretes).

En 1875 aparecieron la Tercera Sinfonía y El Lago de los Cisnes, ballet encargado por la Ópera de Moscú, mientras que en 1876 Tchaikovsky viajó a occidente para ver Carmen de Bizet en París y el ciclo completo de El Anillo en Bayreuth. Lamentablemente su retorno a casa acrecentó una profunda depresión causada por su homosexualidad, lo que sin duda afectó la composición de la fantasía Francesca da Rimini y de las Variaciones Rococó para cello y orquesta. En el otoño, y tras ganar un concurso, la ópera Vakula tuvo su estreno, mientras que a fines de año Tchaikovsky entró en contacto con la viuda Nadezhda von Meck, una admiradora de su música que le ofreció apoyo económico y con la que entablaría, por los siguientes catorce años, una íntima correspondencia, a pesar de que nunca llegaron a conocerse.

Creyendo que sería una solución para sus problemas sexuales, Tchaikovsky decidió contraer matrimonio con una joven mujer que admiraba su música, pero una vez concretado, el compositor escapó casi al instante y en un estado de colapso nervioso. Incluso intentó suicidarse y finalmente viajó al extranjero. Por esa época surgieron dos de sus más grandes obras, la Cuarta Sinfonía y Eugenio Oneguin. La sinfonía contiene un motivo recurrente y su primer movimiento es uno de los más originales del compositor con su tono melancólico y una ingeniosa combinación de ideas. Sigue un segundo movimiento lírico y un tercero muy particular, donde el pizzicato de cuerdas es el protagonista, mientras que el finale es apasionado y casi melodramático. Eugenio Oneguin, ópera basada en una historia de Pushkin, trata sobre una joven rechazada por el hombre que ama y el posterior remordimiento de este último. La acción se desarrolla en un ambiente rural que incorpora espectaculares escenas de baile. El brillante Concierto para Violín también data de estos años.

En el aspecto creativo, el período que va desde 1878 a 1884 fue muy distinto. Tchaikovsky decidió retirarse del conservatorio y, torturado por sus problemas, no pudo producir música de real fuerza (la excepción la marcó el Trío para Piano y Cuerdas escrito tras la muerte de Rubinstein). Después de pasar un tiempo en el extranjero retornó a la composición en 1884, esta vez estimulado por Balakirev, lo que dio como resultado la sinfonía Manfredo basada en Byron. Continuó viajando y actuando como director en occidente, en 1888 concluyó la Quinta Sinfonía y en los tres años siguientes los ballets La Bella Durmiente y El Cascanueces, así como la ópera La Reina de Espadas. Esta última, gracias a un ingenioso uso de música rococó (se desarrolla en el reinado de Catalina La Grande), un notable manejo de la tensión emocional y grandes cualidades teatrales, fue estrenada exitosamente en San Petersburgo a fines de 1890. Al año siguiente el músico visitó los Estados Unidos, en 1892 escuchó a Mahler dirigiendo Eugenio Oneguin en Hamburgo y en 1893 trabajó en su Sexta Sinfonía siguiendo un plan: el primer movimiento estaría relacionado con actividad y pasión, el segundo con el amor, el tercero con la desilusión y el finale con la muerte. El carácter de la partitura es profundamente pesimista, mientras que en lo formal es una obra muy poco ortodoxa, con un finale dominado por melodías descendientes decoradas con angustiosas armonías.

La sinfonía, que se conoce como Patética, fue estrenada el 28 de octubre. Nueve días después murió, se dijo y se sigue diciendo que a causa del cólera. Pero las más recientes investigaciones hablan de un “juicio” que una corte de honor, formada por antiguos compañeros de escuela, le hizo a Tchaikovsky tras una relación homosexual entre este y un muchacho de la aristocracia. Esa corte decretó el suicidio y esta habría sido la causa de su muerte. Sin embargo, se trata de una versión todavía no confirmada.

Artículos Relacionados