Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Biografías » Schumann, Robert

Schumann, Robert

Biografías

Schumann, Robert

Nacimiento: Zwickau, 1810-6-8 Muerte: Endenich, 1856-7-29 Nacionalidad: Alemán

Hijo de un vendedor de libros, Robert mostró temprana habilidad como pianista e interés por la composición y la literatura. También se entusiasmó con los escritos de Jean Paul, las mujeres y beber champaña, gustos que retuvo. En 1821 viajó a Leipzig para estudiar leyes pero en vez de eso paso su tiempo en actividades musicales, sociales y literarias. Escribió algunas obras para piano y estudió con Friedrich Wieck. Después de un tiempo en Heidelberg, supuestamente estudiando leyes pero realmente aprendiendo música, Robert persuadió a su familia para dejar las leyes y dedicarse a una carrera como pianista. En 1830 fue a vivir con Wieck a Leipzig, pero pronto tuvo problemas en sus manos (al parecer causados por remedios que ingirió para una herida de sífilis). No obstante siguió componiendo para piano.

En 1834 Schumann fundó un periódico musical, Neue Zeitschrift für Musik, siendo su editor y principal escritor por diez años. Era un crítico brillante y perceptivo. Sus artículos contenían los más progresistas aspectos del pensamiento musical de su época y ponía atención en muchos y prometedores compositores jóvenes. A veces escribió bajo seudónimos, Eusebius (que representaba su lado contemplativo y lírico) o Florestan (su lado feroz e impetuoso), los que también empleaba en su música. Sus creaciones de este periodo siguieron siendo principalmente para el piano, entre otras, las variaciones sobre el nombre de una amiga, Abegg, las piezas de carácter Davidsbündlertänze (Danzas de la liga de David, una imaginaria asociación de aquellos que peleaban contra los filisteos), Carnaval (obras con significados literarios o alusivos), Phantasiestücke (una colección de piezas poéticas que describe estados de ánimo), Kreisleriana (piezas de fantasía alrededor de un personaje, un loco Kapellmeister) y Kinderszenen (Escenas de la niñez).

También los amoríos de Robert jugaban un rol importante en su vida. En 1835 se enamoró de la joven hija de Wieck, Clara, y aunque Wieck hizo todo lo posible por separarlos. Aunque intentaron fugarse en 1839, pasaron mucho tiempo separados y Schumann, tras sufrir profundas depresiones, inició acciones legales para inutilizar el consentimiento de Wieck. Finalmente en 1840 la pareja pudo casarse y, comprensiblemente, Robert graficó todo ese momento a través de canciones, escribiendo cerca de 150. El grupo incluyó algunos ciclos como Frauenliebe und-leben (Vida y amor de una mujer) y Dichterliebe (Amor de poeta). Este último, basado en poemas de Heine, narra una historia romántica trágica sobre el surgimiento de un amor, su fracaso y la penosa espera de la muerte. Schumann aprovechó su conocimiento del piano para hacer que este instrumento tomara una parte trascendente en la expresión de tales canciones, a menudo haciendo que la música siguiera hablando después que la voz había terminado.

En 1841, Schumann se interesa en la música orquestal, escribió sinfonías y una hermosa piezas para piano y orquesta para Clara que más tarde convirtió en el primer movimiento de su concierto para piano. Y en 1842, cuando Clara se alejó para realizar una gira de conciertos (lo que a él le disgustaba mucho) se centró en la creación de música de cámara, componiendo tres cuartetos de cuerdas y tres obras con piano. Después de esto, en 1843 se dirigió hacia la música coral, trabajando en un oratorio secular y una musicalización de Fausto de Goethe. También aceptó el cargo de profesor en el nuevo conservatorio en Leipzig donde Mendelssohn era director. Pero no fue un maestro efectivo y tampoco tuvo mucho éxito como director. Junto a Clara se trasladó a Dresde en 1844, pero las profundas depresiones continuaron y mermaron su creatividad. No fue hasta 1847 que volvió a componer, escribiendo entonces la ópera Genoveva (estrenada en Leipzig en 1850), música de cámara y canciones.

En 1850 aceptó el cargo de director musical en Dusseldorf y, contento con sus deberes, escribió el elocuente Concierto para Cello y la Sinfonía Renana (N°3). Pero su salud comenzó a deteriorarse y, consciente de que no podía continuar en el cargo, renunció. En 1854 sufre de alucinaciones, intenta suicidarse e ingresa a un asilo, donde fallece dos años después, bajo los cuidados de Clara y el joven Brahms.

Artículos Relacionados