Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Biografías » Saracini, Claudio

Biografías

Saracini, Claudio

Nacimiento: Siena, 1 de julio de 1586 Muerte: Siena, Después de 1649 Nacionalidad: Italiano

Compositor, cantante y laudista italiano, Saracini provenía de una distinguida familia de nobles y de músicos en Siena. Se le conocía como “Il Palusi” en la academia y en la dedicación de su Seconde Musiche (1620) afirmó que desde su juventud había viajado por muchos países. Y como dedicó una canción de su Musiche (1614) a la duquesa de Brunswick, puede asumirse que Alemania fue uno de esos países. Y debido a que algunas de sus canciones estróficas parecen haber sido influidas por la música popular balcánica, también es probable que haya estado en los países del sureste europeo.

Saracini conoció a aristócratas y otras eminentes figuras en Italia. Por ejemplo, al dedicar su Quinte Musiche (1624) al Arzobispo de Bolonia, explicó cómo escribió las obras en la residencia del arzobispo en Frascati y que algunas se cantaban por orden de la hermana del arzobispo, la duquesa de Rufano. Y dedicó su Seste Musiche (1624) al Príncipe Alfonso d’Este de Modena. Entre las distintas canciones de los primeros libros de Musiche inscribió a otros dedicatarios y una de ellas, el fino madrigal al comienzo del segundo libro, Udite lagrimosi spirti d’averno, fue dedicado a Monteverdi, a quien probablemente también conoció.

Saracini es un notable ejemplo del hombre cultivado que no tenía necesidad de ser comparado con los profesionales que practicaban el arte. Dado el tamaño, rango y cualidad de su producción, puede ser considerado junto a Sigismondo d’India como uno de los dos más finos compositores de monodia en Italia a comienzos del siglo XVII. Con excepción de muy escasas piezas, toda su música es monódica y la mayoría emplea textos italianos, abarcando desde textos famosos de la época a otros escritos especialmente para él.

Saracini abordó todos los tipos de canción solista de su época, desde extensos recitativos y ariosos hasta madrigales, tanto cromáticos como diatónicos, pasando por sonetos y canciones. En cada grupo hay excelentes obras, ya que era un maestro de la declamación y respondía de manera expresiva como meticulosa al texto, soportando líneas vocales flexibles. Tal música pudo ser influida por Monteverdi y no fue accidente que el poeta al que parece haber recurrido más veces haya sido Marino, con sus versos eróticos y muy cargados.