Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Biografías » Alkan, Charles Valentin
13 compartidos Comentarios

Alkan, Charles Valentin

Biografías

Alkan, Charles Valentin

Nacimiento: París, 30 de noviembre de 1813 Muerte: París, 29 de marzo de 1888 Nacionalidad: Francés

Su nombre real fue Morhange y fue uno de los principales virtuosos dek siglo XIX, así como uno de sus compositores más originales, notable en técnica e imaginación pero muy ignorado tanto por sus contemporáneos como por las generaciones posteriores.

Hijo de padres judíos, Alkan tuvo cuatro hermanos de los cuales dos también fueron músicos. Su propia carrera en el Conservatorio de París comenzó de manera brillante y ya a los nueve años llamó la atención de Cherubini. Obtuvo primeros premios en piano, armonía y órgano entre 1824 y 1834. Su Op.1 fue publicado en 1828, cuando tenía 14 años, y su prodigioso talento le permitió lograr éxito en los salones parisinos.

Alkan pronto cayó bajo la influencia de Chopin, con quien entabló una cercana amistad y cuya música admiraba enormemente. También fue amigo de George Sand y otros de su círculo. Pero hay largos periodos de su vida que no fueron documentados. Sus publicaciones aparecieron solamente en intervalos y al parecer cada vez fue evitando más y más la compañía de otros. Desde 1829 a 1836 fue profesor de medio tiempo en el Conservatorio pero nunca formó parte del cuerpo docente. En 1848 pudo acceder a un cargo pero el puesto fue ocupado por otro.

Las apariciones de Alkan en conciertos fueron escasas y solía tocar más música de otros compositores que la suya. Después de 1838 desapareció hasta que en 1844 ofreció dos conciertos para La France Musicale, seguidos por dos en 1845 en la Salle Errad. Por esta época atrajo la atención de los principales críticos, incluyendo Liszt, Schumann y d’Ortigue, y definitivamente fue considerado entre los grandes virtuosos de su tiempo.

Pero nuevamente desaparece hasta 1853, cuando ofreció dos conciertos. Pasaron otros veinte años hasta que en 1873 comenzó un ciclo de Petits Concerts conformado por seis conciertos al año tanto en la Salle Errad como en la Salle Pleyel. Ese ciclo se extendió hasta 1880 y Alkan continuó tocando en la Salle Errad dos veces por semana hasta su muerte.

Las publicaciones de Alkan fueron tan intermitentes como sus conciertos. Hay un periodo de su vida del que no se conoce casi nada. Incluso sus obras se hicieron más conocidas como edición que en conciertos. El carácter enigmático de Alkan le atrajo pocos amigos. Se ponía nervioso en público y se preocupaba mucho por su salud. Era un estricto practicante de la fe judía y se vestía casi de una manera clerical.

Como intérprete era un virtuoso pero rara vez tocaba sus obras más difíciles. Dominaba un vasto repertorio y promovía tanto las últimas sonatas de Beethoven como la música de Schubert, no muy famosas en la época. Insistía en que Chopin debía interpretarse a la manera clásica y publicó transcripciones de Bach, Marcello, Gretry, Haendel y otros, así como de vez en cuando compuso en el “estilo antiguo”.

La mayor parte de su producción fue destinada al piano. Hay dos conciertos de cámara y una sinfonía. También tres sustanciales obras de cámara y algunas piezas vocales. Sus primeras composiciones para piano son variaciones y rondós en el estilo de moda, muchas basadas en melodías de óperas famosas pero sin toques de individualidad. La brillantez que le caracterizó apareció en los estudios publicados en 1837 y 1838.

En 1844 siguió un grupo de partituras que reveló su gusto por títulos y contenidos inusuales, como Le Chemin de Fer. En el posterior grupo la escala aumenta considerablemente en obras como los preludios Op.31 (1847), la gran sonata Las Cuatro Edades Op.33 (1848) y los estudios Op.35 (1848). Sus ideas alcanzaron plenitud en su obra más ambiciosa, los estudios Op.39, que comprenden una sinfonía en cuatro movimientos, un concierto en tres movimientos, una serie de variaciones, una obertura y tres piezas misceláneas.

La originalidad de Alkan es evidente en casi toda su música. Sin embargo, se aprecian en su estilo las influencias de Chopin, de la escuela parisina de la década de 1820 y ciertos elementos de Berlioz. Pero Alkan fue mucho más enigmático e impenetrable, con títulos oscuros y elípticos, a menudo con un toque satánico o burlón. También hay motivos militares, religiosos, bíblicos o hebraicos, así como abundan las instrucciones y lo sobrescrito.

Un aspecto sorprendente del estilo de Alkan es su rigor técnico, ya que el escribía no como un pianista con un teclado frente a él, sino con la exactitud cerebral de alguien para quien la notación es más importante que el sonido. En un periodo en el cual el piano estaba sufriendo una exploración universal de nuevas y más sorprendentes sonoridades, Alkan realizaba una positiva contribución a la técnica virtuosa, demandando la máxima capacidad del intérprete en términos técnicos y dinámicos.

Alkan explotaba los extremos del teclado a menudo en deliberado contraste con el rango medio. Le Grillon imita a un grillo y Le Chemin de Fer al tren, La voix de l’instrument evoca al cello y Debut du quatour al cuarteto de cuerdas, etc. Y si bien su talento melódico es variable y poco comparable al de Chopin o de Berlioz, Alkan desarrolló ideas poco convencionales sobre la unidad tonal y la longitud de las estructuras.

Artículos Relacionados