Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Biografías » Alfano, Franco

Alfano, Franco

Biografías

Alfano, Franco

Nacimiento: Nápoles, 8 de marzo de 1875 Muerte: San Remo, 27 de octubre de 1954 Nacionalidad: Italiano

Después de estudiar piano con Alessandro Longo y tanto armonía como composición en el Conservatorio de San Pedro en Nápoles, se trasladó en 1895 a Leipzig donde completó su formación con Jadassohn. En 1896 viajó a Berlín, desde 1899 a 1905 se estableció en París, luego vivió en Milán y en 1914 se trasladó a San Remo. Desde 1916 enseñó composición en el Liceo Musical de Bolonia, el que dirigió a partir de 1918, y en 1920 ayudó a formar la sociedad Musica Nova, que en alguna medida rivalizaba con la más importante Sociedad Italiana de Música Moderna establecida por Casella.

Alfano fue nombrado director del Liceo Musical de Turín en 1923 y permaneció en el cargo hasta 1939. Entre 1940 y 1942 fue superintendente del Teatro Massimo de Palermo y después se convirtió en profesor de estudios operáticos en el Conservatorio de Santa Cecilia de Roma. Desde 1947 hasta 1950 fue director del Liceo Musicale de Pesaro.,

Aunque conocido fuera de Italia como el compositor que completó Turandot de Puccini, Alfano fue mucho más que un simple discípulo de Puccini. Es cierto que ganó sus primeros éxitos con una ópera en el estilo Puccini-Giordano llamada Risurrezione, la que alcanzó su presentación número 1000 en 1951. Pero las mejores óperas dentro de su posterior producción fueron aquellas obras menos conformistas y menos populares.

L’ombra di Don Giovanni, que recoge los aspectos más complejos y radicales de Debussy y de Richard Strauss sin ser imitativo. La leggenda di Sakuntala, su más importante creación escénica, concretó la mayoría de las promesas mostradas por L’ombra. La influencia de Debussy siguió siendo fundamental pero la rica paleta armónica mantuvo su individualidad.

Las óperas posteriores a Sakuntala muestran una declinación. Alfano pareció perder coraje en sus convicciones y tuvo la tentación de encontrarse con el gran público. Por ende son obras más convencionales aún cuando mantienen una rica imaginación orquestal, como si la influencia de Ravel fuera reemplazando a la de Debussy. Ejemplos de esto aparecen en L’ultimo Lord y Cyrano de Bergerac.

La producción de canciones de Alfano está dominada por cuatro principales grupos sobre poemas de Tagore. Sin ser exitosas, tales canciones mantienen un sitial en el repertorio italiano. Y fue como compositor orquestal que Alfano logró sus primeros sucesos poco antes de la Primera Guerra Mundial con su Suite Romántica y la Primera Sinfonía. Los años de esa guerra y la década del 20 vieron la creación de sus principales obras de cámara, incluyendo las sonatas para violín y para cello.

Con la década de 1930 Alfano retornó a la composición orquestal “pura” mostrando signos de neoclasicismo en la Segunda Sinfonía y el Divertimento. Con ello Alfano logró cierto sitial, un poco menor que el de Casella, Malipiero y Pizzetti, pero casi similar al de Respighi, como uno de los principales compositores italianos de su generación.

Artículos Relacionados