cerrar
Ahora al aire Concierto de apertura Escuchar
TANEYEV Sergei Ivanovich
La Orestiada, Obertura Op.6 17'50
Orquesta Filarmonía
Neeme Jërvi, director

DVORAK Antonin
Obertura Op.93 "Otello" 14'25
Orquesta Sinfónica de Chile
Mika Einchelholz, director

CLEMENTI Muzio
Concierto para piano y orquesta en 22'40
Do My
Pietro Spada, piano
Orquesta Filarmonía
Francesco D'Avalos, director

WILLIAMS John
Marcha de Midway 04'10
Orquesta Boston Pops
John Williams, director

DVORAK Antonin
Sinfonía Nø9, en Mi Mn, Op.95, "Del Nuevo 43'30
Mundo"
Orquesta Sinfónica RCA Víctor
Leopold Stokowski, director

Archivo maestro

Finlandia, En Saga y Rey Christian II de Jean Sibelius

maestro_sibelius_jarvi02

En Saga Op.9 (18.00)
Finlandia Op.26 (9.00)
Rey Christian II Op.27 (23.40)

En la década de 1890, y contagiado por el movimiento independentista que imperaba en su país, Sibelius decidió profundizar su conocimiento de la cultura finlandesa y capturar parte de su poesía, literatura, mitología y leyendas a través de una serie de partituras que incluyó la sinfonía coral Kullervo y el ciclo de cuatro poemas sinfónicos colectivamente titulado Leyendas de Lemminkäinen.

Sin embargo, Sibelius también fue capaz de componer música sin recurrir a contenidos, personajes o hechos específicos, como lo demostró en el poema sinfónico En Saga, una partitura escrita en 1892 y revisada en 1902. Se trata de una obra cuyo título en sueco y música sugieren claramente algún tipo de leyenda escandinava que tiene un catastrófico clímax y un espectral epílogo.

El compromiso nacional de Sibelius no sólo se tradujo en partituras basadas en leyendas o mitos finlandeses, sino también, en música abiertamente política que protestaba contra el dominio zarista. Dentro de este contexto nació su obra más famosa, Finlandia, poema sinfónico concebido originalmente con coros para acompañar una retrospectiva histórica presentada en 1899 con el título de Finlandia Despierta.

La partitura se convirtió en un símbolo de patriotismo y su contenido musical se basó en episodios que aludían a la subyugación política, el despertar inesperado, el conflicto y la esperanza de la libertad futura, esto último incluyendo la cita a una melodía nacional. Es por ello que el poema sinfónico Finlandia se transformó, y sigue siendo considerado, un segundo himno nacional finlandés.

Otro faceta del nacionalismo de Sibelius se tradujo en su aporte musical a exposiciones, obras de teatro y otro tipo de espectáculos artísticos, como la música incidental de 1898 para Rey Christian II. Este drama histórico de su amigo Adolf Paul cuenta la relación de este monarca de Dinamarca, Suecia y Noruega con la joven “plebeya” Dyvecke, a quien tuvo como amante incluso después de casarse con Isabel de Austria.

La suite que Sibelius estructuró tuvo tanto éxito en Finlandia que la editora Breitkopf & Härtel se contactó con él y adquirió los derechos de publicación en el extranjero. Si bien no fue la obra ideal para introducir al autor en Alemania, ya que revelaba el lado liviano de su arte como él mismo reconoció después, anticipó el tipo de sonoridades que pronto florecería de manera mucho más brillante en su primera sinfonía.

Partes de la suite Rey Christian II Op.27 son nocturno, elegía, musette, serenata, balada.

Otras Noticias

Comentarios

Biografías

Nacidos en esta semana