Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar
Estás leyendo: Daniel Barenboim vuelve a Chile: “Estoy muy feliz”
587 compartidos Comentarios
Daniel Barenboim vuelve a Chile: “Estoy muy feliz” Daniel Barenboim vuelve a Chile: “Estoy muy feliz”
Agenda Cultural

Daniel Barenboim vuelve a Chile: “Estoy muy feliz”


Por: - 12 de Junio de 2017
Fecha 9 de agosto Agregar al calendario
Lugar CA 660 Ver mapa

El 9 de agosto el dará un concierto en Santiago junto a su orquesta West-Eastern Divan

Han pasado casi 20 años. El próximo 9 de agosto, Daniel Barenboim regresa a Chile y junto a su orquesta West-Eastern Divan se presentará en el Teatro CA 660 de CorpArtes.

La última vez que el músico estuvo en nuestro país fue en agosto del 2000, cuando se presentó como pianista en el Teatro Municipal.

Este 9 de agosto, la audiencia podrá apreciarlo en su calidad como director de orquesta, una actividad que viene desarrollando desde hace más de 40 años, pero que en los últimos 20 se ha intensificado. Barenboim se ha convertido en uno de los conductores de referencia a nivel mundial.

Director titular de la prestigiosa Staatskapelle de Berlín desde hace 25 años, ganador de siete premios Grammy y Premio Príncipe de Asturias en el 2002 junto a Edward Said, Barenboim es una de las figuras culturales más relevantes salidas de Latinoamérica en la última mitad del siglo XX. Nacido en 1942 en Buenos Aires dentro de una familia porteña de origen judío, el futuro pianista y director hizo una rápida carrera en los años 60 y 70, registrando una gran cantidad de repertorio pianístico, con especial énfasis en Beethoven y Mozart. Ha grabado dos veces los ciclos de las 32 sonatas de Beethoven, sus nueve sinfonías y sus cinco conciertos para piano.

Barenboim también ha registrado en tres oportunidades las nueve sinfonías de Bruckner y casi todas las óperas de Wagner.

En un larga carrera, es probable que su proyecto más personal sea la West-Eastern Divan Orchestra, una agrupación formada por músicos israelíes y de países árabes (incluyendo los territorios palestinos ocupados). Creada en 1999 junto al intelectual estadounidense de origen palestino Edward Said, la West-Eastern Divan Orchestra funciona como puente cultural entre países políticamente enfrentados. Con este conjunto es que tocará en Chile el poema sinfónico “Don Quijote“ de Richard Strauss (1864-1949) y la “Quinta Sinfonía” de Piotr Ilych Tchaikovsky (1840-1893).

En una entrevista con el diario La Tercera, respecto de su próxima venida a Chile señala que “la comunidad palestina en Chile es muy importante y justamente ésa es una de las razones por las que estoy tanto contento de ir a Santiago con la Orquesta West-Eastern Divan. Estoy muy feliz, después de tanto tiempo sin ir allá. Creo que las comunidades palestinas y judías en Chile, Argentina y otros países de América Latina dan un ejemplo muy valioso de cómo perteneciendo a diferentes orígenes se puede lograr un gran entendimiento”.

Narrando el significado que la Orquesta West-Eastern Divana tiene para él, el músico dice que “la orquesta la fundamos junto a mi gran amigo Edward Said en el año 1999. Está compuesta, sobre todo, por músicos de Oriente Medio, es decir de Israel y de países árabes como Siria, Egipto, Líbano, Irán o Turquía. Gracias al gobierno de Andalucía, que nos acogió muy bien en su región, les pudimos dar becas a los músicos. Fueron subiendo rápidamente de nivel y para mí el año clave de la orquesta fue en el 2007, cuando pudimos tocar en el Festival de Salzburgo, las Variaciones para orquesta Opus 31 de Arnold Schoenberg, que es una pieza muy difícil para cualquiera. Ahí la West-Eastern Divan se transformó en una orquesta adulta en el sentido más profundo de la palabra. Ahora, varios de los músicos incluso tienen posiciones muy importantes en orquestas de primer nivel como la Filarmónica de Berlín, la Staatskapelle de Berlín, la Sinfónica de la Radio de Baviera o la del Metropolitan de Nueva York. Pero siempre nos juntamos y emprendemos nuevos proyectos juntos. Además, se ha transformado en un emblema, pues es la única formación en el mundo donde israelíes y palestinos se reúnen para trabajar en un proyecto en común. Y lo hacen muy bien. Lamentablemente tiene muchos detractores, tanto en Israel como en los territorios palestinos. Supongo que algo bien lo debemos estar haciendo, de lo contrario no tendríamos tantos detractores a ambos lados de la frontera.

Sobre su paso por Chile, Barenboim dice que quiere ” ir a la tumba de Claudio Arrau, a quien siempre admiré. Un músico muy serio, profundo y humilde. Una gran persona”.

Más información en el sitio de CA 660.

Foto: sonbuenasnoticias.com

Comentarios


Artículos Relacionados